25 de abril . Día Mundial de la Malaria.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Sustituir el tratamiento tradicional de quinina contra la malaria por el artesunato supondría evitar la muerte de 200.000 personas cada año y cambiaría el rumbo de la lucha contra esta enfermedad en los niños.

Así lo afirma Médicos Sin Fronteras (MSF) en su informe "Malaria severa: cambio de rumbo. Acceso al nuevo tratamiento en África", hecho público con motivo del Día Mundial de la Malaria, que se celebra hoy.

La ONG propone a los países africanos empezar a utilizar de forma generalizada e inmediata el artesunato inyectable para el tratamiento de la malaria severa en niños.

En este esfuerzo, MSF señala que los gobiernos africanos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los donantes deben apostar con urgencia por nuevos protocolos de tratamiento contra la malaria.

Veronique de Clerck, coordinadora médica de MSF en Uganda, afirmó que la quinina ha sido utilizada durante décadas para tratar la malaria severa, "pero puede resultar complicada de administrar y es peligrosa, por lo que ya es hora de despedirse de ella".

"Con el artesunato, ahora tenemos un medicamento para la malaria severa que salva más vidas y es más seguro, que es más fácil de administrar al paciente y más efectivo que la quinina", añadió.

MSF explica que la quinina debe administrarse mediante una perfusión intravenosa lenta que puede durar cuatro horas y que debe realizarse tres veces al día, un procedimiento farragoso tanto para los pacientes como para el personal sanitario, mientras que el artesunato puede administrarse en sólo cuatro minutos con una inyección intravenosa o intramuscular.

Además, un revolucionario ensayo clínico realizado a finales de 2010 concluyó que el tratamiento con artesunato de niños con malaria severa reduce el riesgo de muerte en casi un 25%.

El estudio, realizado en nueve países africanos, reveló que por cada 41 niños tratados con artesunato en lugar de con quinina se salvaba una vida más.

Una segunda conclusión del ensayo fue que, debido a lo complejo de la administración de la quinina, los niños asignados al tratamiento con esta última tenían casi cuatro probabilidades más de morir incluso antes de recibir la terapia.

 

Fuente: SERVIMEDIA. Gobierno de España - Servicio de Información sobre Discapacidad - 25/04/11 

Etiquetado en SALUD

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post