FEMINICIDIO (La violencia máxima) Parte 1

Publicado en por Susana Giosa

En esta primera parte dónde comenzaremos a analizar la Violencia contra la Mujer, veremos conceptos y definiciones que nos permitirán una mejor comprensión de esta situación que es la generadora de miles de muertes y suicidios de Mujeres en todo el mundo. La visibilidad de las muertes violentas de Mujeres como resultado final de vivir continuos actos de violencias diversas, que las afectan en distintas etapas de su vida, y con distinta intensidad, sin diferenciar su condición social, edad, opción sexual, nivel educativo, raza/etnia, ó cualquier otra variable, ha puesto de relevancia una nueva forma de identificar la Violencia máxima hacia la Mujer: FEMICIDIO ó FEMINICIDIO.
No existe país ni región en todo el mundo, dónde nó se origine el fenómeno de la muerte de Mujeres por razón de su sexo.
La Violencia contra la Mujer, se produce y reproduce en un sistema de relaciones de género socialmente construído y aceptado, que establece un desequilibrio de poder entre los sexos a partir de una supuesta "superioridad" de los hombres, quedando las Mujeres en condición de dominadas y los varones en dominadores, ejerciendo control sobre el cuerpo y las decisiones de las Mujeres, teniendo como sustento básico la discriminación y desigualdad social de las Mujeres.
La idea de la dominación masculina, y de las Mujeres como "propiedad" del hombre, está ampliamente instaurada y enraizada en nuestras sociedades de forma tal que la Violencia es aceptada por la mayoría. En amplios sectores aún persiste la firme creencia de que las Mujeres pueden y deben ser castigadas cuándo no realice aquello que se espera de su identidad de género, por lo que los hombres tiene derecho a ejercer su dominio sobre la Mujer, incluso a base de la fuerza y la violencia explícitas.
De esta forma, y sobre la base de considerar a las Mujeres como dependientes de alguien "superior" - esposo, pareja, padre, hijo, hermano, patrón - se toma como NATURAL el hecho de que sean "castigadas" por no cumplir con los roles de su ser femenino que les impone la cultura y la sociedad. Pero esta actitud social constituye ni más ni menos QUE  EL  ENCUBRIMIENTO  DE  UN  DELITO.
En nuestro próximo encuentro, seguiremos reflexionando sobre estas terribles situaciones (que pueden ser revertidas) y que nos afligen a mujeres adultas, jóvenes, ancianas y niñas.
Fuente consultada:Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe

 

Etiquetado en violencia

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post