¿Podemos contestar lo que preguntan nuestros hijos? (5)

Publicado en por Susana Giosa

Siguiendo con el artículo anterior de revisar la educación que recibimos de nuestros mayores, hoy veremos algunas situaciones:

¡ DE  ESTO  NO  SE  HABLA !

MENSTRUACION
: muchas de nosotras la "sufrimos" con miedo y vergüenza. ¿Qué era "eso"? Había que acultarlo sobre todo de los varones, y era un "estigma" que de por vida teníamos que padecer hasta los 50 años, o más. ¡Prohibido bañarse, lavarse la cabeza y hacer ejercicios físicos en la escuela!
NO NOS EXPLICARON que era la situación más natural en todas las mujeres, aunque la época del desarrollo podía producirse a partir de distintas edades, generalmente entre los 12 y los 16 años.
Esta evolución debido al despertar de hormonas en nuestro cuerpo, significaba que el mismo estaba empezando a tener un cambio, que preparaba el comienzo del camino que nos llevaría a la adultez, creciendo, cambiando nuestra estructura física y biológica, y preparándonos si así lo decidíamos a concebir.
MASTURBACION: si analizamos que desde nuestro nacimiento hasta el fin de nuestros días, la Sexualidad está siempre latente porque es parte biológica de nuestro cuerpo, debemos aceptar que la misma se manifiesta sin márgenes de edad, porque la autoestimulación es algo natural, y nó se limita a mera exploraciones de nuestro cuerpo.

Es el descubrimiento del placer a través de los genitales; que en muchos casos se manifiestan a edades muy tempranas. Es natural si no se convierte como única forma de resolver ansiedades, si sale de la esfera privada y si se muestra como un obsesión.
Pero sin embargo, la represión que recibíamos en cuánto a la masturbación, era casi demente. ¡Las mujeres se podían volver locas! ¡A los varones les crecían pelos en las manos!. Y si algún familiar encontraba en esa actitud "reprochable" a un varón ó a una mujer, el repudio sistemático, los comentarios peyorativos y la penitencia o el castigo  por esa conducta, generaba en nosotros un rechazo y una vergüenza a una parte importantísima de nuestro cuerpo: LOS GENITALES.
HOMOSEXUALIDAD: esta palabra prohibida, tiene muchas acepciones sociales humillantes, discriminatorias y fachistas: marica, maricón, tortillera, degenerado/a, promiscuo/a, enfermo/a. Y si por casualidad algún grupo familiar se entera que cualquiera de su entorno, y fatalmente de su familia es gay o lesbiana; se produce un derrumbe en la parentela, y súbitamente todos están abocados a encontrar una "cura" para esa enfermedad.
La homosexualidad no es una "enfermedad", ni se contagia, ni se hereda, ni se aprende, ni tampoco es una "anormalidad". En la homosexualidad no existen problemas de identidad sexual, es una elección de vida. Simplemente se trata de mujeres que se sienten atraídas por mujeres, y de varones que sienten lo mismo por varones.
EL ORGASMO: quizás esta palabra es la más engorrosa de explicar a nuestros hijos, porque nosotros tampoco hemos recibido grandes comentarios sobre ella. El orgasmo es PLACER, es la culminación del acto sexual, que se manifiesta en un estremecimiento intenso y culminante que sigue a una acumulación concentrada en la zona genital, y que precede a un estado total de relajamiento y satisfacción. En muchas parejas el placer del orgasmo, no forma parte activa en la relación sexual de la mujer.
Por eso es importante que dialoguemos con nuestros hijos, enseñarles que el palcer se hace de a dos, pero también tienen que sentirlo de a dos. Así la pareja debe saber que hay que esforzarse para lograr una sexualidad plena, pensando también en el otro.


Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post