ABORTO ¿ Derecho ó Delito ? (1)

Publicado en por Susana Giosa

El título de este artículo, nos pone a pensar y reflexionar sobre un tema muy caro a las mujeres, muy discutido, muy cuestionado y muy bastardeado por mentes estrechas y retrógradas que en nombre de una supuesta " moral " se arrogan el derecho de enjuiciar los actos de otra persona que lamentablemente (para ellos) no comparten ni el pensamiento ni las normas que dictan un sector de la sociedad conservadora y falaz.
Voy a dar mi opinión personal sobre este tema, pero también quisiera instalar un debate entre las/los que lean estos artículos, sobre el título del mismo: ABORTO ¿Derecho ó Delito?

Cómo mujer solidaria con nuestro género, creo que tenemos que plantearnos una nueva perspectiva de lucha y concientización sobre la tan cuestionada y debatida despenalización y legalización del aborto.Porque si esperamos que la misma se constituya en una herramienta de sensibilización, información y combate a los mitos y prejuicios que emergen de esta propuesta, falta una mirada abarcativa desde todos los sectores y especialmente de las MUJERES, para las MUJERES.

No todas estamos o están decididamente "a favor del aborto", pero se hace necesario unificar voluntades para mostrar a la sociedad toda una realidad que aunque es permanente y angustiante, no logra captar la totalidad del apoyo necesario para que esta medida se implemente, y a través de ella se logre disminuir la cantidad de muertes por abortos clandestinos, que sufren las mujeres que por distintas razones no pueden hacerlo en condiciones de seguridad y gratuidad.

Las propuestas son:  mejorar y aumentar la información a jóvenes, adolescentes y adultos sobre EDUCACION SEXUAL para una vida plena y sin riesgos; acceso gratuito y con el seguimiento profesional de ANTICONCEPTIVOS, para planificar la cantidad de hijos que deseamos tener, y para evitar embarazos adolescentes y nó deseados, y ABORTO LEGAL para que las mujeres que no han podido evitar el embarazo, por cualquier situación médica, social, ó económica; tengan la posibilidad de llegar a esa última y dolorosa instancia, con la seguridad de que su vida no corre riesgo alguno.

Todo lo que pasa en el cuerpo y la mente de una mujer previo a la difícil desición de abortar, es algo que no se tiene en cuenta y que aparentemente no tiene importancia. El sólo hecho de manifestar su determinación de abortar, pone a la mujer y a su cuerpo en boca y opinión de algunos y algunas, generando discursos e interpelaciones surgidas de la "moral", de la "defensa a la vida", del derecho que tiene "el niño por nacer", con connotaciones deliberadamente sexistas, racistas, discriminatorias y xenofóbicas.

Surgen de inmediato calificaciones hacia la mujer como: "asesina", "homicida", "criminal", "desnaturalizada", etc. que ponen de manifiesto la intolerancia, el agravio, la exclusión y la negación extrema a una situación dolorosa, difícil y por sobre todas las cosas, personal e íntima.Además están las declaraciones de aquellos y aquellas que con hipocresía y falacia se declaran defensores de la vida y de los derechos del niño, proponiendo a la mujer que lleve a término su embarazo y posteriormente dé en adopción a su bebé, pero que son incapaces de alzar la voz en defensa de los que yá nacieron y que sufren todo tipo de exclusión en nuestra sociedad: desnutrición, desamparo, analfabetismo, pobreza, mendicidad, abuso, violencia y discriminación.Cabe entonce preguntarnos con nuestra mente y nuestro corazón abiertos a la objetividad ¿con qué derecho se arrogan estos/as ciudadanos/as la autoridad de prejuzgar y enjuiciar el derecho que tiene esa mujer como persona, a decidir con libertad de conciencia interrumpir su embarazo?

Es en este álgido punto que propongo una aceptación humana y solidaria del derecho que tiene cada mujer a decidir con total libertad de conciencia sobre su vida y su situación en particular,teniendo en cuenta que esa decisión también conlleva la aceptación y el sufrimiento de todas las consecuencias físicas y psíquicas que pueden sucederse,y aunque no estemos totalmente de acuerdo con esa determinación, debemos tratar de cambiar nuestra subjetividad, para pensar objetivamente y sin apasionamiento, que podemos entender y aceptar una desición del otro, que no se encuadre dentro de nuestras opiniones y creencias. ¿Quienes tenemos la verdad absoluta?

El derecho a decidir en libertad y sin condicionamientos, es un DERECHO HUMANO. Si podemos entender y aceptar que cada uno de nosotros/as tiene derechos y responsabilidades, y que en las determinaciones que cada persona tome, están también implícitas las consecuencias que ese acto impone, empezaremos a pesar de las diferencias a ser más humanos con el otro, y tendremos máscautela para juzgar actitudes, aunque las mismas estén en contra de nuestros principios.                          SUSANA GIOSA       

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
M

Bibi,
¡VIVE!,
¡Y DEJA VIVIR!.
VIVA LA MADRE QUE TE PARIÓ, AIDO.
VIVA LA MUJER QUE NO TE INTERRUMPIÓ VOLUNTARIAMENTE DURANTE SU EMBARAZO!
¡¡¡No a la violencia de género;
También NO a la VIOLENCIA DE EDAD!!!
MATAR NO ES UN DERECHO:

Se puede estar a favor o en contra del futbol, de Las Meninas de Velázquez o de la "interrupción voluntaria del embarazo", lo que no se puede negar es el futbol es un deporte, que Las Meninas es
una pintura, y que el "I.V.E." es MATAR. La finalidad de este comentario no es que tanto que cambies tus gustos y preferencias, sino que NO DESCONOZCAS la realidad, el sustrato material, la base de
fondo, el presupuesto de partida verdadero y real a partir del cual te posiciones como en buena gana te venga: QUE ROMPER UN EL A.D.N. NUEVO Y ÚNICO RECIÉN FORMADO POR FUSIÓN DE ÓVULO Y
ESPERMATOZOIDE, ES MATAR, gobierne "el Felipe", "el Aznar" o zETAp. A partir de ahí, toma partido por lo que te parezca: defender la vida en abstracto y en concreto, o atacarla.

Lo que es descabellado es que una IDEOLOGÍA NECRÓFILA esté ocupando el Parlamento y Gobierno (y parece que también desbordando la república asaltando una vez más el Judicial), y nos esté llevando
decidida y abiertamente a apostar por la MUERTE y el asesinato de los humanos más indefensos de todos, los que están en las barriguitas de sus madres.
Es deprimente saber que tengo compatriotas tan cobardes como para justificar la alevosía que conlleva el ASESINATO de menores.
Igual que la ley de la gravedad no se puede cambiar por mayorías parlamentarias, donde hay un ser humano es imposible negar su existencia por igual mayoría parlamentaria. Cuando los parlamentarios
que defienden este GENOCIDIO SILENCIOSO estén cerca de la muerte, habrán de saber que sobre sus espaldas pesan miles de VIDAS SESGADAS por la avaricia y codicia socialista. Millones de mujeres que
han matado, se han arrepentido amarga y desconsoladamente cuando más tarde han sido conscientes del CRÍMEN al que el MOVIMIENTO NECRÓFILO le ha achuchado a cometer.
El ABORTO es la
DESPENALIZACIÓN,
LEGALIZACIÓN,
AMPARO JURÍDICO O DERECHO SUBJETIVO
AL ASESINATO POR CUESTIÓN DE LA EDAD DE LA VÍCTIMA.
El PARTIDO NECRÓFILO en el Gobierno nos quiere vender la moto de que MATAR es un derecho. Un derecho de la mujer. MATAR no es un derecho, sea cual sea la edad de la VÍCTIMA.
Es lamentable que sea considerado una “conquista social” el hecho de despenalizar el ASESINATO por cuestión de la edad de la víctima. ¿La próxima “conquista social” cual será, despenalizar el
asesinato de los mayores de 60 (¿disfrazándolo bajo el eufemismo ”derecho a la muerte digna”?)porque no son 100% productivos?.
Esto es PROGRESAR, con todas sus letras.
Esto es lo que nos prometían con su IMPLEMENTACIÓN DEL SOCIALISMO.
Esto son las “conquistas sociales” de zETAp, un mejor matar.
Este es el preámbulo de la decadencia y de la Camboya socialista:
MATAR, MATAR, MATAR, MATAR, MATAR (y la tentativa de ASESINATO SILENCIOSO MASIVO es tan burda que ni la contínua PERVERSIÓN DEL LENGUAJE de la que la RELIGIÓN NECRÓFILA hace gala puede esconder
esta vez sus crueles e intrínsecas intenciones).
Y es que es necesario alzar la voz por aquellos que por circunstancias de la vida, aún no pueden dejarse oir, y que tal vez nunca les dejen ver la luz del sol, pese a que ya han nacido a la
vida.
¿Y por qué no aborto con carácter retroactivo?
Si hombre, es muy sencillito. Como madre, yo me puedo arrepentir de haber tenido un hijo, que me ha salido socialista por ejemplo. ¿Por que cambiarle el nombre y llamarle asesinato?
Curioso el empeño que ponen muchos en su afán por despenalizar la muerte por cuestión de la edad de la víctima, cuando todos ellos pasaron a su vez por el estado de adolescente, niño, y el de
embrión antes que éstos.
Me gustaría saber si muchos de los que aquí hablan, seguramente PADRES, ABUELOS O HERMANOS, son capaces de mirar a los ojos a sus personitas cercanas y queridas y decirles que su conciencia estaría
tranquila en el caso de haber decidido en su momento ELIMINARLOS (y encima con una ley que les amparara y que ellos mismos apoyaron).
Incluso a la PROFETA DE LA MUERTE (y vergüenza de su madre), la señora ministra Bibiana Aído, le deseo lo mejor, y me partiría la cara porque a ella nunca la hubiesen podido MATAR mientras estaba
ya viva en la barriguita de su madre. Igual que ella, todos los que vienen por detrás también tienen el DERECHO A VIVIR!!!!
Sentados los NECRÓFILOS en Consejo de Ministros, recuerdan la Última Cena, pero no la de la piedad y la misericordia, sino la de la avaricia y la PLANIFICACIÓN DE LA ELIMINACIÓN SISTEMÁTICA POR LA
EDAD DE LA EDAD DE LA VÍCTIMA, una última cena satánica, en la que no se corta el pan y el vino sino pequeños huesecitos y frágiles membranas celulares DE VIDA HUMANA.
No hace falta ser católico para respetar la ciencia y defender la vida. ¿No es ciencia que un espermatozoide o un óvulo por separado son una cosa, y que ambos combinados son otra muy distinta?
Dogma cruel es repetir hasta la saciedad que eso que la evidencia científica muestra como vida humana, no lo es.
Doctrina antihumanista es profetizar la doctrina de que se puede pactar sobre lo que es vida y sobre lo que no. Igual que no se puede cambiar por decreto ley la ley de la gravedad, tampoco qué es
vida y qué no lo es no se puede cambiar por decreto ley.
Allá usted, señor/a socialista con su conciencia si puede cargar con la complicidad moral de apoyar la despenalización del asesinato por cuestión de la edad de la víctima. Yo seguiré prestando mi
voz a aquellos a los que aún no la tienen y que tal vez no le dejen nunca alcanzarla, porque usted, como yo, igual que una vez fuimos adolescentes, es más, mocosos de pocos años, aún antes de todo
eso fuimos fetos de apenas un segundo de vida (recién concebidos).
Matar al vecino porque hace ruido no es un derecho, y matar al indefenso porque no se le puede ver la cara, tampoco es un derecho.
Yo creía que después de 2 Guerras Mundiales, y varios regímenes totalitarios de varios colores pero idéntica esencia criminal, ya habíamos aprendido a valorar la vida humana.
Saludos esperanzados en que cambie de postura, señor/a socialista.
Basta con conocer el dato de que el concebido ya está vivo. No dejes que te confundan con artimañas como que esa criatura es inviable: si a ti o a mi nos sacan de nuestro espacio natural, el aire
libre, y nos sumergen en el agua o bajo tierra, también nos convertimos en inviables para la vida (por cierto, luego le dan caña a los católicos con el tema de que siempre están con los ricos. Pues
no se yo qué beneficio económico puede obtener esa Iglesia de defender la vida).
Todo parte de “La Gran Estafa” (Eudocio Ravines): Ahí radica la trampa Wyoming-iana, el embaucamiento Gabilondiano, la perorata ”bienintencionada” de LA SECTA, la razón de SER del seudo lenguaje
más radiofónico, la SANTILLANA (a modo de Santo y Seña) de los profetas de los ”mira que lo hago por tu bien”, la kantilena kultureta de los intelektuales de ”a tanto el kilo de
seudoperiodismo-pelíkula manipuladora y oskurecedora”, derrochadores de derechos(-trampa) a lo largo y ancho de la geografía peninsular, esa perversión del lenguaje, esa neolengua 1984ntera, ese
derecho-trampa de 3ªgeneración que confunde el sentido común de los sufridos trabajadores, la que pervierte el sentido de las cosas, la que convierte los puros conceptos en ”conzzettos
pepiño-blanqueros-ferrazianos” (de cuyos conzzettos concienzudamente reniego a incluirlos en mi vocabulario), la que a base de mil repeticiones (Lenin: ”una mentira mil veces repetida hasta la
saciedad machaconamente sobre la cabeza del obrero hasta que la tenga por verdad”) asienta como verdad un dogma indemostrable (o según se mire, bien demostrable en los extensos gulags fascistas,
siberianos, maoístas, castristas, mussolinianos… en las amplias bolsas de pobreza y desempleo de las socialdemocracias, en la falta de republicanismo y democracia en las Repúblicas Democráticas
Socialistas, en los Cortijos, en los Señoríos y demás kacikadas universitarias de provectos hombres de infinitas ansias de paz y progreso), la que rebaja a los hombres a
comebocadillos-subeautobuses-meneapancartas-agitabanderas-repiteconsignas-apaleadisidentes-vendetuculoytuconcienciaporcuatrodurosqueademássontuyos (léase “Rebelión en la Granja”), la que asienta la
doctrina de la masa informe y de la anulación de diferencias entre los individuos, la que conforma el sentir de los hombres sobre premisas malintencionadamente falsas, falseadoras, ocultadoras de
datos relevantes (joder, la dictadura perfecta, ya la quisieran para sí Largo Caballero, Pablo Iglesias, Sabino Arana, la Nelken, Pilar Bardem y Carrillo entre otros profetas de las chekas del
Bienestar –léase “Un Mundo Feliz” de Aldous Huxley).
La ciudadanía mundial y la española en particular debe alzarse en urnas, tomar las urnas, aprovechar su OPORTUNIDAD, seguir por el camino que ATENAS y sus griegos a duras penas abrieron y en
gloriosa, inmortal e imperecedera herencia nos dejaron, revolucionarse cívicamente (no mediante el Terror, no mediante el Socialismo), y RECUPERAR LA PROPIEDAD DE SU DESTINO PARTICULAR, DE SU
INDIVIDUAL BÚSQUEDA DE LA PROPIA FELICIDAD empezando quizás por recuperar su poder en los entes locales, ese sería un buen primer paso.
Ya está bien de provincionalismos y de aupar a las públicas magistraturas a los más catetos, cínicos y gusanos desperdicios de la socie


Responder
L


Estimados lectores: en primer lugar quiero agradecer el hecho de haber enviado un comentario hacia uno de los artículos de mi Blog. Tengo por norma que los que son de mi autoría LLEVAN MI FIRMA,
los que nó, simpre está la fuente de información referida al mismo. Muy importante habría sido que este comentario llevara la identificación de quién o quienes lo escribieron. No es mi intención
polemizar los conceptos vertidos por Uds. pero  quiero detenerme en algunos párafos del mismo, cuando dice:"la finalidad de este comentario no es que tanto que cambies tus "gustos y
preferencias" sino que no DESCONOZCAS LA REALIDAD" PRECISAMENTE PORQUE NO DESCONOZCO LA REALIDAD, y a pesar que mis "gustos y preferencias" NO ALIENTAN EL ABORTO, no puedo dejar de aceptar, que
miles de mujeres mueren por año a consecuencia de abortos inseguros. No soy ABORTISTA, pero refiriéndome a lo que Uds. citan NO A LA VIOLENCIA DE GENERO, creo (y sé que no es la verdada
absoluta)  que obligar a una mujer a llevar a cabo un embarazo no deseado ( y sería tedioso ennumerar las múltiples causas para que eso suceda) ES VIOLENCIA DE GENERO. En cuanto a la
"evidencia científica" no existe una claridad irrefutable en las distintas versiones de los mismos científicos. En cuanto al ABORTO CON CARACTER RETROACTIVO, me parece una referencia impensable y
falta de sustento. Además quisiera que me aclaren cuando se refieren "allá usted señor/a socialista" si me están reclamando en forma personal, grave erorr si es así, porque no soy socialista y nó
incluyo en mis artículos ninguna referencia de partidos políticos, ni mía ni de los que escriben los artículos de los cuales me nutro para poder INFORMAR DEBIDAMENTE SOBRE AL TEMA QUE
TRATO. Por último creo firmemente que no podemos arrogarnos la facultad de cambiar la manera de pensar de los que no están de acuerdo con nosotros. Lo que es altamente productivo, es el
intercambio de opiniones sin avasallar las opiniones de otros. Buscar el consenso es muy difícil, más aún en este tema tan polémico, pero sin tratar de convencer al otro, y sin tratar
peyorativamente los pensamientos de otras personas, es muy gratificante poder compartir  conceptos en la seguridad de que en algunos de ellos podamos estar de acuerdo. Voy a seguir
publicando aobre el ABORTO, y voy a tratar de ser objetiva y dar a conocer también opiniones en contra de esta práctica. Espero que sigan leyendo mis artículos, y nuevamente les agradezco la
oportunidad que me han dado, de conocer opiniones y posturas que evidentemente nos son las mías. Nuevamente GRACIAS y espero haber entendido en toda su dimensión este comentario tan elocuente, y
que propone una revisión a conceptos que tal vez no sean los apropiados. Espero que estos comentarios me sigan llegando. Susana Giosa.