Una Mujer, Madre ancestral a la que se honra todos los años.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

El 1º de Agosto es el día en que se honra a la PACHAMAMA (Madre Tierra)

Es la más popular de las creencias del ámbito incaico que aún sobrevive con fuerza en algunas regiones del Noroeste Argentino, y muy especialmente en la Provincia de Jujuy. Se la venera con rituales que recuperan ritos ancestrales y que la evangelización no ha podido borrar en la vida espiritual de las comunidades aborígenes, que usan como vehículo de difusión, las lenguas quichua y aimará.
El día 1º de Agosto es el día de la PACHAMAMA, es la Madre Tierra, la representación del bien, nos demuestra generosidad en todo sentido, y se la venera agradeciéndole los favores obtenidos a través de ella: desde las lluvias y los vientos, los frutos de la tierra y los animales, hasta los días y las noches. Ese día se entierra en un lugar cerca de la casa, una olla de barro con comida casera, también se pone coca, Yicta, alcohol, vino, cigarros y chicha para alimentar a la Pachamama. Ese mismo día hay que ponderse unos cordones de hilo blanco y negro, confeccionados con lana de llama hilando hacia la izquierda, que se atan en los tobillos, las muñecas y el cuello, para evitar el castigo de la Pachamama, en afán de reparar con este rito la acción humana de hollar en su seno.
El mito de la PACHAMAMA, que los aborígenes lo cuentan como Verdad Sagrada, es que el Dios del Cielo, Pachacamac, esposo de la tierra Pachamama, engendró dos hijos gemelos; varón y mujer, llamados Wilcas. El Dios Pachacamac murió ahogado en el mar y se encantó en una isla. La Diosa  Pachamama sufrió con sus dos hijitos muchas penurias, y fué devorada por Warón el genio maligno que luego engañado por los mellizos, muere despeñado. Su muerte fué seguida por un espantoso terremoto, salvándose los mellizos trepando por una soga al cielo donde los esperaba el Gran Dios Pachacamac. Así el Wilca Varón se transformó en El Sol, y la Wilca Mujer en La Luna, sin que termine la vida de peregrinación que llevaron en la tierra.
La diosa Pachamama quedó encantada en un cerro. Pachacamac la premió por su fidelidad con el Don de la Fecundidad Generadora y desde entonces, desde la cumbre ella envía sus favores. A través de ella, el Dios del Cielo envía las lluvias, fertiliza las tierras y hace que broten las plantas, y por eso los animales nacen y crecen.
La Pachamama es por lo tanto la diosa femenina de la Tierra y la fertilidad, una divinidad benigna concebida como la Madre que nutre, protege y sustenta a los seres humanos.                                             Susana Giosa

Etiquetado en Mitos y Leyendas

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post