Una MUJER ¡ con los pantalones bien puestos !

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Lubna Ahmed al-Hussein, periodista y agente de prensa en las oficinas de Naciones Unidas en Khartoum, se negó a que se le aplicara la ley que en su país castiga con latigazos el uso de pantalones (y otras ropas supuestamente indecentes) por parte de las mujeres.

La escena es una que se repite millones de veces en cada rincón del planeta (aunque pocas desatan un escándalo internacional). Un grupo de amigas aprovechan la hora del almuerzo para salir a comer juntas, elijen un restaurante en el centro de la ciudad y se preparan para pedir, cuando más de 20 policías entran en el local y arrestan a 14 de ellas. Su crimen: USAR PANTALONES. El castigo: 40 LATIGAZOS EN PUBLICO. El país en cuestión es SUDAN.
Lo cierto es que Lubna seguramente nunca imaginó que la decisión que tomó esa mañana  frente a su placard, le cambiaría la vida y la convertiría, por su valiente actitud en una personalidad internacional, yá que su determinación abrió un fuerte debate sobre la racionalidad de algunas normas y la división real entre Estado y religión en grandes partes de Africa, Asia y el Medio Oriente.Diez de las mujeres arrestadas, incluyendo varias que no eran musulmanas, fueron juzgadas casi automáticamente y condenadas a 10 latigazos cada una (suministrados sin demora) además de tener que pagar una "multa" de 100 Dólares, cuando el promedio de ingreso en Sudán es de 1.000 dolares por año y per cápita.La periodista sudanesa imprimió 500 invitaciones para su azotamiento y renunció a su puesto como agente de prensa en la oficina local de Naciones Unidas, para perder la inmunidad que la organización internacional le brindaba.
"Los latigazos no son lo que duele, los latigazos son un insulto a los humanos, a las mujeres y a las religiones. Si la Corte decide que me deben dar los latigazos, quiero que sea en público" dijo Lubna.Y el día de la primera audiencia llegó. Y junto con Lubna entraron en la Corte cientos de periodistas, activistas de derechos humanos, diplomáticos, miembros de Naciones Unidas y sudaneses que se solidarizaban con su causa. Fuera de la sala, cientos de mujeres (muchas vistiendo pantalones) participaban de una manifestación de las que no se ven todos los días en la capital del país Africano.
"Quiero cambiar esta ley, porque pegarle a alguien no es humano, y además porque no está en línea con la ley islámica, gritaba Lubna junto con las activistas frente a la Corte y detrás de una manada de policías que custodiaban a las manifestantes, TODAS VISTIENDO SU PANTALON.
El juicio contra Lubna que está programado para comenzar en el mes de setiembre, es uno de los procesos de más alto perfil de los últimos años.
Mientras tanto, Lubna continúa con su campaña, y cada día le recuerda a su gobierno, que cuando aquellos policías entraron en el restaurante y decidieron detenerla, SE ENCONTRARON CON MUCHO MAS QUE UNA CIUDADANA CON SU PANTALON ! ! ! !
Extracto de la nota escrita desde Londres por JOSEFINA SALOMON, publicada el 14 de Agosto 2009 en el Suplemento LAS12, (Internacionales) Página 12.

Etiquetado en derechos de las Mujeres

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post