Los Derechos Humanos y la perspectiva de género.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Es necesario  comenzar haciendo un breve repaso de la doctrina de los derechos humanos. Los derechos humanos son atributos inherentes a toda persona por su sola condición de serlo, sin distinción de edad, raza, sexo, nacionalidad o clase social. Los derechos humanos tienen las siguientes características:
* UNIVERSALES: son inherentes a todas las personas en todos los sistemas políticos, culturales y económicos.
* IRRENUNCIABLES: no se pueden trasladar a otra persona ni renunciar a ellos.
* INTEGRALES, INTERDEPENDIENTES e INDIVISIBLES: se relacionan unos con otros, conforman un todo (civiles, políticos, sociales, económicos y culturales) y no se puede sacrificar un derecho para defender otro.
* JURIDICAMENTE EXIGIBLES: al estar reconocidos por los Estados en la Legislación Internacional y Nacional, permite exigir su respeto y cumplimiento.
Eso dice la doctrina, y eso dice la norma. Pero hay una gran brecha entre la norma y la práctica. Las reglas del ordenamiento social responden a patrones socioculturales y por ello, la concepción y aplicación de los derechos humanos se concibió desde sus inicios en clave masculina: el hombre como centro del pensamiento humano, del desarrollo histórico, protagonista único y parámetro de la humanidad. Los derechos de las mujeres fueron pensados como un particular del universal masculino, y bajo una concepción de las mujeres como minoría. Hay que recordar por ejemplo, que durante mucho tiempo, las mujeres se beneficiaron  de algunos derechos por extensión, al ser cónyugues de un ciudadano hombre; o les fueron negado derechos, como el sufragio, reconocido hasta inicios del siglo XX. Ello provocó la exclusión histórica de las mujeres, la invisibilización de las diferencias, diversidad, especificidades y necesidades de esta población.
La perspectiva de género nos remite a las características de mujeres y hombres definidas socialmente y moldeadas por factores culturales, razón por la cual son susceptibles de transformación. La discriminación hacia las mujeres ha sido parte de la historia de la humanidad y utilizar la perspectiva de género, permite entender por qué la doctrina de los derechos humanos (en constante evolución y desarrollo), ha contemplado ampliaciones conceptuales y reconocimientos explícitos de los derechos de las mujeres.
Es por ello que la declaración y el plan de acción de la Conferencia Mundial sobre Derechos Humanos (Viena, 1993), señala expresamente que : "los derechos humanos de la mujer y la niña, son parte inalienable e indivisible de los derechos humanos universales", y que la plena participación de la mujer en condiciones de igualdad (en la vida política, económica, social y cultural) y la erradicación  de todas formas de discriminación basadas en el sexo, son objetivos prioritarios en la comunidad Internacional.
Fuente consultada: LOS DERECHOS HUMANOS DE LAS MUJERES: Fortaleciendo su promoción y protección Internacional. Publicado por Instituto Interamericano de Derechos Humanos y Centro por la Justoco y el Derecho Internacional.

Etiquetado en derechos humanos

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post