Agata Galiffi.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

En 1939, el país era gobernado por Roberto Ortiz, el pueblo aún lloraba la muerte de Carlos Gardel, su ídolo popular más importante y el mundo estaba totalmente convulsionado; eran los prolegómenos de la Segunda Gran Guerra que se inició el 1 de septiembre de 1939 con la invasión de Polonia por parte del Ejército alemán comandado por Adolf Hitler. Pero Rosario de Santa Fe, también se convulsionaría: las autoridades policiales detuvieron a una joven mujer que pasaría a la historia como “La Flor de la Mafia”, Agata Galiffi de tan sólo 23 años, hija del mítico mafioso Juan Galiffi, un siciliano agata-galiffi.jpgque llegó a la Argentina cuando tenía 18 años y se radicó en Gálvez, provincia de Santa Fe.

 

La capomafia argentina

Juan Galiffi alias “Chicho Grande”, fue el alma máter de la mafia de Rosario, más conocida como “la Chicago argentina” por aquellos años. Sin embargo su hija, Agata Cruz Galiffi, lo superó en audacia e inteligencia, pero como a muchas mujeres en la historia, la traicionó el amor por un hombre. Ella quiso defenderlo y por eso se autoinculpó. El, que no era muy agradecido, no se conformó con eso y declaró pestes sobre ella. Esta jovencita, que a los 21 años se convirtió en la capomafia, de particular belleza, que concurría a los teatros y salones más encumbrados de la época, se transformó en un dolor de cabeza para Scotland Yard, más que el mismísimo Al Capone, ya que sus delitos cruzaban la frontera, en tanto Capone limitaba su accionar a Chicago (Estados Unidos).

Tal vez por ser mujer, bella e inteligente, cuando cayó en desgracia, todos se ensañaron con ella.

Cuando Agata era apenas una niña, su padre la casó con un abogado que formaba parte de su entorno delictivo, Rolando Lucchini, mucho mayor que ella. Agata o “La Gata”, como también la llamaban, sabía manejar armas con destreza y comandaba una banda de falsificadores de moneda nacional y extranjera a gran escala. Mantenía vinculaciones con encumbrados políticos y controlaba una red de espionaje internacional que le permitía la falsificación de acciones. Entre una de sus hazañas más recordadas está la construcción de un túnel de 94 metros de extensión y de 80 centímetros de diámetro, que contaba con instalación eléctrica y oxígeno, que comunicaba directamente con la bóveda del Banco de la Provincia de Tucumán. Este túnel, que unía las calles Rivadavia y Laprida, tenía como fin ingresar al tesoro para cambiar billetes falsos por auténticos.

 

Su captura en una pensión

Sin embargo, no es por las falsificaciones que fue detenida, sino por un tiroteo que había ocurrido el 30 de diciembre de 1938 en el que habían muertos dos agentes de policía y un integrante de la banda que comandaba. La detención fue en Rosario, un 23 de mayo de 1939, a la madrugada, cuando después de un frustrado allanamiento en la casa de la curandera Margarita Iturbide de Jovita, que había refugiado a Agatha y a su amante, Arturo el “Gallego” Pláceres, uno de los policías se quedó “chamullando” a la mujer y le sacó información clave.
Y poco después la pareja fue aprehendida en la vivienda del obrero ferroviario Tomás Clarke. Allí estaban ocultos bajo los seudónimos de “Doña María” y “Don Antonio”.

La prensa de la época la estigmatizó y su amante y su ex marido la “vendieron” a la Justicia para salvarse.

El fiscal que estaba a cargo de la causa era un abogado de apellido Fontanarrosa, antecesor del famoso humorista y dibujante rosarino. Al ingresar al inmueble, encontraron al “Gallego” afeitándose, mientras “La Gata”, estaba a su lado. Lo primero que atinó a decir fue: “No lo vayan a matar, él no hizo nada”. Una vez detenidos, y siguiendo el hilo de la investigación se logró establecer la responsabilidad de la banda de Agata en las falsificaciones y en la construcción del túnel. En esos momentos ya estaba detenido un tal Agustín Fernández.
La operatoria de los billetes apócrifos la había empezado su padre 12 años antes.

 

Fuente: Diario EL TRIBUNO - Salta - Febrero 2011



Etiquetado en Historia de Mujeres

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

vito 08/11/2011 05:44


doña agata fallecio en rosario, hilarion de la quintana al 100, no hay ninguna duda al respecto.