América Latina: En 20 años la participación laboral femenina aumentó 15 puntos. ¿Qué falta?.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

De acuerdo con los datos entregados por la última encuesta Casen, la participación de la mujer en el mercado laboral paso de 32,5% en 1990 a 43,5% en 2011. Este año alcanza a 47,7%, medida por el INE. Sin embargo, sigue siendo una de las más bajas de América Latina.

CHILE se ubica en el noveno lugar, entre los 13 países de América Latina que mide la Cepal, en cuanto a su participación laboral femenina. El país mejor posicionado es Perú, donde el 61% de las mujeres está en el mercado laboral. A pesar de que nuestro país está en la parte final de la tabla, es el segundo que más ha avanzado en los últimos 10 años en la región, siendo sólo superado por Colombia. Sin embargo, aún estamos muy por debajo del promedio de la zona, que alcanza al 50,7%, y mucho más alejados del promedio de los países de la OCDE, que supera el 60%.

Según los datos de la encuesta Casen 2011, el camino que ha emprendido la mujer para tener mayor relevancia en el área laboral en Chile ha sido positivo. En 1990 las cifras apuntaban a una participación de 32,5%, mientras que en 2011 ésta se elevó a 43,5%. Ahora, si se consideran los datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en base a la Nueva Encuesta Nacional de Empleo (Nene), se observa un aumento en la participación a 47,7% en el trimestre móvil julio-septiembre.

Las estadísticas son relevantes y cobran mayor importancia al desglosar qué ha ocurrido con la participación laboral femenina según el nivel de ingreso. Mientras en el decil más rico, es decir el X, la tasa de participación femenina en el mercado laboral subió de 31,5% en 1990 a 39% en el año 2000 y a 43,3% en 2011, el panorama es muy distinto entre las de menores recursos. En efecto, en el decil más pobre en 1990 la participación laboral alcanzaba a18%, en 2000 subió a 27%, pero en 2011 retrocedió hasta un 25%.

También la encuesta Casen reveló que los hogares donde la mujer es la principal sostenedora económica se han triplicado en los últimos 20 años, pasando de un 20,2% en 1990 (641.588 hogares) a 38,8% en 2011 (1.925.544 hogares).

Desde 2010 a la fecha se han creado más de 680 mil empleos, según datos del INE, de los cuales casi un 60% ha sido destinado a las mujeres. De hecho, la ministra del Trabajo, Evelyn Matthei, ha destacado estos datos como un hito de la administración Piñera, asegurando que “hemos bajado la tasa de desempleo femenino desde un 10,8% a un 8%, pero queremos seguir haciendo más”.

Otro dato relevante en cuanto a la participación laboral femenina son las cifras desplegadas en el último informe del Centro de Microdatos de la Universidad de Chile, que muestra que la desocupación de la mujer en el Gran Santiago bajó de 7,8% en junio a 7,5% en septiembre. Sin embargo, esta tasa todavía es muy superior a la de los hombres, cuyo desempleo se encuentra en 5,9%, y a la del promedio regional, que alcanza un 6,6%.

Pese a todas las buenas estadísticas, hay un grupo etario entre las mujeres que ha quedado fuera de este crecimiento: las jóvenes de entre los 18 y 29 años.

Qué pasa con las jóvenes

Aparentemente, y según la visión de expertos, las jóvenes no habrían sido capaces de absorber el dinamismo de la economía chilena. De acuerdo con el estudio “Mujer y Trabajo, tres arios en perspectiva”, de ComunidadMujer, el dinamismo en la participación laboral femenina se aprecia en mayor medida entre las mujeres que superan los 40 años. Sin embargo, esto no fue igual en el segmento etario denominado como “edad fértil”. “De acuerdo con encuestas Casen, el único grupo que no aumentó su ocupación es el joven. Al mismo tiempo, sólo el segmento de mujeres entre los 18 y 29 años registró un retroceso en su participación laboral entre 2009 y 2011″, señala el estudio.

El informe de Comunidad Mujer indica que desde 2009 a 2011 la reducción de la participación femenina, en el tramo 18 a 29 arios, fue de 2 puntos porcentuales, llegando a cifras de desempleo en torno al 18%; mientras que las mujeres de más de 40 años aumentaron su participación entre 2y5 puntos porcentuales. Esto se evidencia en la Casen 2011, donde se revela que en dos décadas el desempleo juvenil se ha agudizado en todos los tramos de edad: en 1990, la tasa de desocupación de los jóvenes de 15a 19 años llegó a 27%; en el de 20 a 24 años, alcanzó a 20% y en el de 25 a 29 años se elevó a 14%.

Para expertos en el tema, la poca participación de las jóvenes en el mercado laboral podría deberse a que las empresas buscarían contratar a mujeres adultas, con menos riesgos de embarazo, para evitar el pago de subsidios y beneficios maternales, que generalmente son crecientes en “edad fértil”. Otra de las razones sería los bajos sueldos, dado a que se relaciona la juventud con poca capacitación.

Mujeres en puestos de responsabilidad

Entre los desafíos que tiene Chile respecto a la inserción de la mujer en el mercado laboral está también la participación femenina en cargos de alta responsabilidad. De acuerdo con un estudio realizado en 2011 por el Servicio Nacional de la Mujer (Sernam), sólo 31 de los 155 directorios analizados tienen a lo menos una mujer. Esto representa un 20% del total y se conforma por: 4 empresas IPSA, 15 empresas IGPA y 12 empresas del Estado. La distribución de mujeres en sus directorios representan 10%,18% y 35%, respectivamente, del total de empresas. El estudio del Sernam, además, señala que “las empresas IPSA, Banco Santander, Cencosud, Falabella y Masisa son las únicas que tienen presencia femenina en sus directorios. Sólo Banco Santander tiene más de una directora”. A pesar de que existen avances de las mujeres en puestos de responsabilidad, de los 31 directorios con presencia femenina, hay en total 34 directoras, lo que representa un 3% de los casi 1.200 cargos de directores analizados. Si se desglosa esta participación, 5 directoras corresponden a empresas IPSA, 17 a empresas IGPA, y 12 a empresas del Estado.

Desigualdad de género

A fines de octubre, el Foro Económico Mundial reveló que Chile bajó 41 puestos en el ranking de Igualdad de Género en el mundo. Pasó de ser uno de los países que más se acercaba al grupo de las 10 naciones latinoamericanas con mayor igualdad de género, ubicándose en el puesto 46 del mundo en 2011, a ser uno de los perores en 2012, al caer al puesto 87, siendo el más desigual de Sudamérica.

Según este estudio, la caída se debe a la mala evaluación que tuvo en el ítem “participación y oportunidades económicas”, donde baja del puesto 106 al 110.

Además, el informe apunta al bajo número de mujeres ocupando altos cargos. De esta manera, se refiere a Chile como “parte de los cinco países peor evaluados en América Latina en cuanto a igualdad de salario percibido”. Es así como nuestro país ocupa el puesto 127 de 135 países respecto a la brecha salarial entre hombres y mujeres . “Se calcula que el ingreso per cápita estimado para las mujeres es de US$11.256 al ario, versus los US$23.127 de los hombres”, indica el informe.

En septiembre de 2011 ingresó un proyecto de ley al Congreso que establece la igualdad de remuneraciones entre hombres y mujeres, a través de un cambio constitucional. Desde esa fecha a la actualidad esta iniciativa se encuentra estancada en primer trámite en la Cámara de Diputados.

¿Qué ha pasado?

La participación de la mujer en el mercado laboral chileno ha aumentado en 15 puntos porcentuales en los últimos 20 años. Sin embargo, esto se ha revertido en las mujeres entre 18 y 29 años. A su vez, Chile sigue siendo uno de los países de América Latina con menor participación femenina en el trabajo y mayor desigualdad de género.

¿Qué consecuencias tiene?

La menor paticipación de la mujer en el mercado laboral tiene su causa principal en el cuidado de los hijos y en la brecha salarial. De no avanzar en esto, los niveles de desigualdad se mantendrían y sería difícil sostener el desarrollo económico.

¿Cuáles son los desafíos?

Según los expertos hay que avanzar en cambios políticos y culturales, y dejar atrás la visión de “hombre proveedor y mujer cuidadora”.

Los hogares donde la mujer es la principal sostenedora económica se ha triplicado en los últimos 20 años.

Chile ocupa el puesto 127 de 135 países en el mundo respecto a la brecha salarial entre hombres y mujeres.

El desempleo femenino bajó de un 10,8% a un 8% durante los años 2010 y 2012. La desocupación nacional alcanza un 6,5%.

Publicado por: sitio web de Las Humanas – Chile – EL PULSO – Pía Toro M. - 28/11/12 -

Etiquetado en Trabajo

Comentar este post