Argentina: 11 de setiembre "Día del Maestro" (Homenaje).

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

wp81525856_0f.jpgLas maestras importadas de Estados Unidos.

 

Gracias al sueño de Sarmiento, una legión de educadoras llegó al país desde 1868. Muchas enseñaron en Mendoza. en el Día del Maestro, las recordamos.

           
Con el impulso del visionario Sarmiento, un grupo de educadoras norteamericanas llegó al país en 1868. Algunas de ellas, como Mary Olive Morse y Margaret Collord, enseñaron en Mendoza.

 

Imaginemos una tarde a fines de 1847, en East Weston, Boston: tres personas conversan sobre uno de los temas más importantes que tiene la sociedad. Se refieren indudablemente a la educación.

Los tres, hablan acerca de lo trascendental que es la educación, como progreso para la humanidad y vía de salvación para la sociedad y el individuo. Pero, ¿quiénes eran estas personas que conversaban apasionadamente este profundo tema?.

El primero era Horace Mann, considerado “el padre de la educación norteamericana". La segunda persona era su esposa, Mary Peabody Mann, y... ¿el tercero?. El tercero era un caballero llegado de un lejano país de América del Sur, llamado Domingo Faustino Sarmiento.

Este trío plasmó un sueño que después de muchos años habría de tener una importante incidencia en nuestro país.

El sueño de una mejor educación

El joven Sarmiento tenía un sueño, el de cambiar la educación de Argentina. Recorrió el mundo en busca del mejor modelo educativo y lo encontró en los Estados Unidos de América.

Durante la presidencia de Mitre, fue nombrado representante diplomático en ese país y en 1868, cuando viajaba hacia la Argentina, se enteró que había sido nombrado Presidente de la Nación.

Días después de recibir la banda presidencial, se puso en contacto con su vieja amiga estadounidense, Mary Mann, para comentarle la noticia y encargarle un especial pedido: traer educadores de aquella nación.

Inmediatamente, la viuda de Mann realizó una búsqueda exhaustiva de maestras y maestros aptos para enviar a nuestro país. Fue así que cuatro hombres y sesenta y una mujeres partieron rumbo a una tierra desconocida, en el extremo sur.

Maestras made in USA

Varias fueron las maestras que llegaron a Mendoza.

Hacía pocos años que nuestra provincia se había levantado de los escombros, luego de aquel fatídico terremoto de 1861. La mentalidad conservadora de los mendocinos había cambiado.

Existía en ese momento otra, totalmente progresista, en la que la educación era una de las prioridades.

Se sabe que, a principio de 1878, se establecieron en la ciudad las primeras maestras estadounidenses llamadas Sarah Boyd, Frances Nyman y Miss Allyn, quienes habían viajado primero desde Panamá por el Pacífico en barco hasta Valparaíso. Desde Chile habían cruzado la Cordillera de los Andes en mula, para llegar a la capital mendocina.

Al poco tiempo, Frances Nyman sufrió un ataque cerebral y tuvo que ser trasladada hacia la provincia de Santa Fe, ya que no había un médico en Mendoza que tratara esta grave dolencia. Murió al poco tiempo de un tumor.

La señorita Sarah Boyd se asentó en la ciudad y fue comisionada por el gobierno de la Nación con la misión de organizar la Escuela Normal, que estaba en construcción. Al inaugurarse la escuela, Miss Boyd fue nombrada directora fundadora del Normal (este establecimiento educativo estaba ubicado en la entonces calle San Nicolás, hoy San Martín).

Uno de sus primeros desafíos fue luchar contra la perpetua burocracia del gobierno y las promesas que nunca se cumplían. A pesar de esto, siguió adelante con la idea de que la escuela formara nuevos docentes. Después de dos años, Sarah regresó a su país y murió en 1919.

Miss Boyd, fue remplazada por otra maestra del mismo país, llamada Sarah Cook, quien estuvo en nuestra provincia nueve años ejerciendo no solamente como directora de la Escuela Normal, sino también, dictando clases como profesora de historia, pedagogía, filosofía, anatomía, fisiología e higiene entre otras materias. Era una persona muy dinámica y expeditiva.

También pasaron por las escuelas mendocinas varias maestras como Miss Arvilla Cross, quien estuvo trabajando como docente en varias provincias del noroeste argentino. Miss Katherine Grant, Miss Ruth Wales, Miss Louise Daniels y Rose Dark, estas últimas se radicaron en nuestro país por más de 15 años y estuvieron en Mendoza desde 1888. Otra de las educadoras que llegaron fue Sarah Eleonor Lobb, quien estuvo como directora en 1890 del jardín de infantes.

También se incorporó en 1892, Harriet E. Jenness quien fue profesora de música. Sin olvidar a Sarah Chamberlin-Eclesston, que fue invitada a trabajar por el gobierno mendocino en 1910.

Las últimas hijas de Sarmiento

Con los sucesivos cambios de gobierno, se adoptaron nuevas políticas educacionales, que culminaron con aquella que fuera implementada por Sarmiento. A ellos, sobrevivieron pocas maestras que vinieron a fines del siglo XIX.

Las últimas que se quedaron fueron dos, fallecidas en esta provincia: Mary Olive Morse y Margaret Louise Collord.

La joven Miss Mary Morse vino desde Buenos Aires en tren a Mendoza en 1890. Era sobrina y compatriota de Sarah Boyd, integrante de la primera oleada de mentoras extranjeras radicadas en esta provincia.

Morse fue directora de la Escuela Normal durante más de diez años y muy pocos saben que ella organizó, juntamente con autoridades del Colegio Nacional -hoy Agustín Álvarez- una colecta para recaudar fondos con el objeto de erigir un monumento al General José de San Martín.

Había nacido en Waldboro, Main, en 1864 y pertenecía a la célebre familia de Samuel Morse, inventor del telégrafo. Se quedó en Mendoza y vivió en Chacras de Coria hasta su muerte, producida el 22 de agosto 1945. Fue enterrada en el cementerio de la Ciudad.

En tanto, Margaret Louise Collord, había nacido en Ohio en 1863 y se radicó en Mendoza apenas un tiempo después que su amiga Miss Morse.

También Collord se encariñó con este suelo. Vivió muchos años en Chacras de Coria y falleció el 21 de diciembre de 1945, unos meses después que su amiga Mary Morse.

Estas últimas maestras destinaron las pensiones que les dio el gobierno a los niños pobres. Hicieron, hasta el fin, una verdadera misión.   

 

Publicado por: Diario Los Andes - Mendoza (Argentina) - 09/09/12 -Carlos Campana -

Etiquetado en Historia de Mujeres

Comentar este post