Argentina: Córdoba...El Hambre es un Crimen.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

En los últimos días, murieron en la provincia de Salta siete niños, y entre las causas denunciadas se alega: insuficiencia alimentaria, de agua potable y desnutrición, sumado a esto la clara ausencia del Estado en garantizar estos derechos humanos ratificados en los pactos internacionales de los que Argentina es parte.

La CTA Córdoba, con las firmas de Guido Dreizik y Oscar Mengarelli, dio a conocer un documento que señala textualmente:
miseria1.jpg
"Desconociendo totalmente la función de un Estado social, de garantizar no sólo la supervivencia, sino la vida digna y de calidad de las personas -indistintamente si son ciudadanos o no de un país, y partiendo de reconocer que “esa igualdad que bregan los constitucionalistas” es sólo formal y que en la realidad esas desigualdades se materializan en oportunidades de expresarnos, de decirnos, de imponer temas en la agenda, de la exigibilidad de nuestros derechos- el gobernador de la provincia de Salta, quien cumplió funciones como “Representante Argentino de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Latinoamericano” señaló que "no se trata de un problema sanitario... lo que ocurrió tiene que ver con la forma de vida de esas comunidades.
Tenemos comunidades de diversas etnias, hay algunas que son más complicadas, como los Wichis, porque hay cuestiones culturales que hacen difícil abordar una problemática de este estilo adentro de la casa... Aún teniendo infraestructura sanitaria no quieren asistir a los hospitales por una cuestión cultural”. En sintonía con Urtubey, el vicegobernador, Andrés Zottos, responsabilizó a los “hermanos aborígenes por destinar el dinero que perciben en subsidios a otras prioridades menos urgentes que la alimentación”. “El criollo no es lo mismo que el indígena”, agregó el vice gobernador .
En estas declaraciones, se puede observar, una visión claramente colonizadora y de dominación en detrimento de las cosmoviciones campesino-indígenas presentes en nuestro pueblo. Es claramente una re-colonización en nuestras practicas políticas, en la interpretación de nuestras necesidades y la instalación en el imaginario social de discursos racistas que encuentran justificación de las injusticias sociales, en orígenes étnicos, culturales y de clase.
Quizá si tenemos que hablar de relaciones de dominación, el primer paso para la segregación e invisibilidad de un sector, es su no reconocimiento, la negación de su cultura, la criminalización de su identidad, entendiendo como en este oportunidad, la cuestión de la desnutrición como un problema de casos individuales y no como la consecuencia de la ausencia de políticas públicas y la continuación de un modelo que condena a nuestros niños y niñas al arrebato de sus vidas.
En el mismo sentido, definió como “problema cultural y un problema sanitario” las sucesivas muertes por desnutrición y falta de saneamiento básico en la provincia de la que tiene responsabilidad en su administración desde el año 2007. Y aquí el agua es una cuestión central en una provincia de agronegocios donde el agua es un bien de ganancia y no un bien de vida y un derecho a ser garantizado a todos y todas. El régimen de la tierra no es tema aparte, por el contrario, el ordenamiento territorial a cargo de la política viciada, corporativa y lobbysta, termina por entregar los bienes públicos a los negocios transnacionales.
En la regresividad de los derechos humanos como la vivienda digna, el acceso al agua en cantidad y calidad, directamente relacionada con el derecho a la alimentación y a la salud, el pueblo entrega soberanía, las instituciones democráticas se convierten en meros organismos formales de gestión burocrática y la política en un instrumento para la dominación. Hoy más que nunca “El hambre es un crimen”. Hacia una Constituyente Social en la Argentina".

 

Fuente: ArgenPress.info - ACTA - 14/02/11

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post