Argentina: Entre Ríos: Siguen aguardando la sanción de una nueva Ley: Empleadas de casas de familia.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

El trabajo en casas de familia es una de las actividades laborales con mayor índice de discriminación, según un estudio del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi). El relevamiento hecho por el organismo da cuenta de esa realidad y también de la falta de valorización social hacia el trabajo femenino.

Esto, en relación al importante aporte económico y la sobrecarga horaria de dobles o triples jornadas de actividad que tiene la mayoría de las mujeres.

“Reconocemos el valor del trabajo doméstico, labor no remunerada, que no participa en el producto bruto interno, aunque es fundamental para la economía de nuestro país”, sentenciaron en un documento difundido la semana pasada.

El servicio de empleadas en casas de familia es una de las actividades más importantes entre las mujeres, ya que agrupa el 22,7% de las asalariadas. Según datos del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, esta ocupación se desarrolla con un alto grado de precariedad laboral. De hecho, al 94,5 % del total de las empleadas que brindan este servicio, y que trabajan seis horas o más, no se les descuentan los aportes jubilatorios y sólo un porcentaje muy reducido cuenta con otros beneficios sociales tales como aguinaldo, vacaciones pagas, días por enfermedad u obra social.

En el Gran Paraná, una investigación dio cuenta de que el empleo doméstico representa la octava actividad en cuanto a ocupación de mano de obra, con el 6,4% del total de personas ocupadas, que suman 102.762. Pero a pesar de esa incidencia, es bajísimo el índice de blanqueo de la actividad: apenas el 18,9% tiene aporte jubilatorio, y el 1,4% tiene obra social.
A la espera
El Poder Ejecutivo Nacional envió al Congreso un proyecto de ley que modifica la Ley de Contratos de Trabajo, incluyendo a las empleadas de casas particulares como una categoría.

Este proyecto busca igualar los derechos laborales básicos: jornadas de 48 horas laborales por semana, salario mínimo vital y móvil, prohibición de contratar a menores de 16 años, regímenes de licencias de vacaciones y embarazo, entre otros.

El objetivo final es equiparar el marco laboral de estas empleadas a las que cualquier otro trabajador de las esfera privada. No obstante, la secretaria general del Sindicato de Empleadas en Casa de Familia de Entre Ríos - CTA, Manuela Muñoz, le manifestó a EL DIARIO su preocupación por la falta de tratamiento de la iniciativa legislativa.

“El proyecto de ley quedó congelado, primero dijeron que debían esperar los informes de la Afip, pero no hubo mayores avances”, esgrimió.

“Esperamos que no se olviden de la iniciativa, porque la aguardamos con ansias, ya que sería un avance sustancial para todo nuestro sector, que aguarda mejoras en las condiciones de trabajo desde 1956”. Ese año, el 20 de enero, se emitió el decreto ley 326/56 que delineó las características y alcances de esta actividad.

En la Argentina aún rige ese antiguo decreto ley, que regula la actividad, pero que “nunca fue respetado ni muchos menos aplicado”, advirtió, y que ahora la Nación pretende derogarlo para generar un nuevo marco regulatorio.

En consecuencia, las expectativas están puestas en que la Legislatura nacional avance en el proyecto que apunta a regularizar definitivamente esta actividad.

“Cuando supimos de la nueva iniciativa sentimos que finalmente se estaba dando atención a nuestro sector”, insistió Manuela.
Dedicación
Se estima que las mujeres destinan un total de 1.700 millones de horas al año a este trabajo por el que no reciben retribución económica que, además, tiene escasa valoración social.

El 22 de julio ha sido establecido como el Día del Trabajo Doméstico; fecha estipulada para destacar las problemáticas que esta labor conlleva en la vida de las mujeres, donde muchas padecen la falta de reconocimiento e invisibilización de las tareas, mala remuneración y carencia de cobertura previsional y de salud, entre otros aspectos que hacen a la calidad de vida de los trabajadores.

La división del trabajo entre varones y mujeres está intrínsecamente relacionada con los roles de género socialmente asignados. El trabajo doméstico dentro de la esfera de lo privado es desarrollado en su gran mayoría por mujeres, tradicionalmente estuvo ligado a la labor reproductiva y ha sido reconocido como “trabajo” hace relativamente poco tiempo.

Estas actividades contemplan la higiene, alimentación, salud y educación de los niños y cuidado de los ancianos, así como también la organización general de los hogares, que conllevan una sobrecarga de tareas para las mujeres.
Mejoras
Si bien no hay un registro formal de la cantidad de empleadas que desarrollan tareas en casas de familias, desde la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) filial Paraná, estiman que el 60% de ellas no están registras.

En este sentido, Manuela Muñoz confirmó a EL DIARIO que entre 2009 y 2010, la contratación de este servicio creció un 11%; y de este total, el 9% fueron registradas por sus empleadores.

“Si bien la situación sigue siendo muy irregular, en los últimos cuatro años hemos logrado mejorar nuestra situación”, admitió. En consonancia, hizo hincapié en que buena parte de ello se debe a las capacitaciones que vienen desarrollando, donde les ofrecen a herramientas “para defenderse”, esto es: exigir las condiciones laborales que les corresponden.

Paralelamente, según admitió Muñoz, la actitud de los contratantes también está cambiando. “El empleador tiene menos recelo, se acerca al sindicato y nos consulta, se interesa por saber cuánto les corresponde pagar y de qué manera pueden inscribir a las empleadas y formalizar su trabajo”, subrayó.
Escala salarial actualizada a noviembre de 2010
Primera Categoría. Institutrices, preceptores, gobernantas, amas de llaves, mayordomos, damas de compañía y nurse. Personal con retiro 8 horas diarias: $2.037,77. Sin Retiro: $2.271,44
Segunda Categoría. Cocineros/as especializados, mucamos/as especializados, niñeras especializadas, valets y porteros de casas particulares. Persona con retiro 8 horas diarias: $1.891,17. Sin Retiro: $2.107,43
Tercera Categoría. Cocinero/ra, mucamos/as, niñeras en general auxiliares para todo trabajo, ayudantes/as, caseros y jardineras $1.847,63
Cuarta Categoría. Aprendices en general de 16 a 17 años de edad $1.657,50
Quinta Categoría. Personal con retiro que trabaja diariamente 8 horas: $ 1.657,50. Por hora: $ 12,63
Claves de la ley que aguarda sanción definitiva
Aportes y contribuciones. No se prevén cambios respecto del régimen actual, salvo la obligación, hasta ahora no vigente, de registrar al personal que trabaja menos de 6 horas semanales.

Montos. El aporte mensual a la seguridad social es de $ 20 si la jornada semanal es de hasta 12 horas; de $ 39, si se trabaja de 12 a 16 horas, y de $ 81,75, por más cantidad de tiempo trabajado.

Indemnización. El despido supondrá la obligación del empleador de pagar una prestación equivalente al sueldo de un mes por cada año trabajado o fracción mayor de tres meses. El monto se duplica si existió una relación laboral no registrada.

Licencia. En el caso de maternidad, el personal gozará de un período de tres meses, durante los cuales el Estado se hará cargo del salario.

Menores. Se permitirá el trabajo de menores de 16 a 18 años, pero si se garantiza que se cumple con el ciclo secundario obligatorio.

Riesgos del trabajo. El proyecto de ley prevé dejar sujeto a una reglamentación un régimen de cobertura de accidentes para el personal doméstico.
En negro
En el Gran Paraná, existen 134.645 personas de entre 18 y 65 años en condiciones de trabajar, aunque efectivamente solamente trabajan 102.762 (el 76,3%).

El sector que más absorbe empleados es el comercio, con el 19,7%, seguido por la Administración Pública, con el 17,5%.

El servicio doméstico se ubica en el 8º lugar, y representa el 6,4%, por encima, por ejemplo, de hoteles y restaurantes, que constituyen el 3% sobre el total de la población empleada.

Los datos se explican a partir de una investigación que llevó adelante el área de Investigación de la Facultad Teresa de Ávila de la Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA) sede Paraná, en el marco del convenio celebrado con la Municipalidad de Paraná.

La investigación se basó en datos de la Encuesta de la Deuda Social Argentina que se aplica en Paraná, más un relevamiento desarrollado a fines de 2010 sobre una muestra representativa de los sectores de la industria, el comercio, los servicios, la manufactura, industria metalúrgica, maderera, textil, prensa y medios, gastronomía y turismo.

Del total de personas que se desempeñan en el servicio doméstico, apenas el 18,9% tiene aportes jubilatorios o realiza aportes previsionales de manera autónoma. Y el 1,4% tiene obra social.

El informe de la UCA da cuenta del nivel de vulnerabilidad que afecta a distintas actividades laborales, situación que, destaca, “se profundiza en los trabajadores cuentapropistas no profesionales, las empleadas domésticas, los trabajadores de la construcción, los changarines, los trabajadores eventuales y los beneficiarios de planes sociales”.

Pero además destaca que “existiría una tasa de trabajo no registrado en los trabajadores en relación de dependencia, principalmente en el sector privado que estaría dada por formas de contratación a través de agencias de empleo (tercerización) que se desempeñan en grandes hipermercados, call centers y empresas públicas privatizadas. También hay alta incidencia de falta de registración en el empleo en relación familiar”.

La construcción es el segundo sector de la economía paranaense de mayor informalidad en el mercado laboral, superado solamente por el servicio doméstico.
Organización
Cuando se conformó el Sindicato de Empleadas en Casa de Familia de Entre Ríos-CTA, hablar de este sector era una apuesta muy grande desde el punto de vista laboral, debido a que no estaban contempladas como trabajadoras. Por ende, debieron instalar las reivindicaciones del sector y lograr la aceptación entre las mismas empleadas, para que se afilien y exijan mejores condiciones de trabajo.
 
Actualmente, la asociación cuenta con 600 afiliadas, que el año pasado participaron de los talleres de capacitación, donde no sólo las instruyeron sobre cómo mejorar sus servicios, sino que, fundamentalmente, las asesoraron sobre los aspectos vinculados al reconocimiento de sus derechos.
 
Fuente: Argenpress.info - PAOLA PONROY - (El diario de Paraná - ACTA ) - 24/08/11 -

Etiquetado en Trabajo

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post