Argentina: Mendoza: Adolescentes desprotegidos frente a las adicciones.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

drogados.jpg

Un estudio realizado a nivel nacional determinó que los chicos de entre 13 y 14 años de edad son quienes se encuentran más desprotegidos frente a los peligros de adicciones. Especialmente porque atraviesan una etapa de construcción de su identidad por la que sienten la necesidad de experimentar por sí mismos. La sociedad toda debe ayudarlos para que la forja de su identidad no vaya por el camino de la autodestrucción.

La siguiente sentencia de una profesional del área de Capacitación, Docencia e Investigación del Plan Provincial de Adicciones, constituye una alerta más que preocupante: “No se trata de un problema de los jóvenes sino que ellos son el producto de una sociedad.

En una sociedad de consumo todos somos vulnerables a consumir, desde el juego, a la ropa u otros objetos y la droga es una mercancía más”. Tal opinión no hace más que fortalecer una encuesta del Observatorio Argentino de Drogas, que indica que los jóvenes, de entre 13 y 14 años, son quienes más desprotegidos se encuentran frente a las adicciones, entre las que el tabaco y el alcohol aparecen en los primeros lugares, superando ampliamente a la marihuana y la cocaína. Se trata, además, de un fenómeno sociocultural en aumento, que no distingue estratos sociales ni género.

Según los profesionales, la vulnerabilidad de los adolescentes surge del hecho de que atraviesan una etapa de construcción de su identidad, a partir de cuestionar lo que ellos vivencian como imposición, agregando que en esa búsqueda se generan espacios en los que no se percibe el riesgo sino la necesidad de probar y experimentar por sí mismos.

Aparece también una actitud irresponsable de muchos padres que no sólo no controlan el accionar de sus hijos sino que adoptan actitudes incomprensibles, como sucedió meses atrás cuando se tomó conocimiento de que eran los progenitores quienes incentivaban los concursos de consumo de alcohol en los boliches o fiestas juveniles. Algo que tomó estado público cuando dos jóvenes -en distintas provincias- debieron ser internados por presentar signos de coma alcohólico.

Ese problema de falta de responsabilidad también se presenta en Mendoza. La ley de diversión nocturna estableció penas severas a los dueños de los locales bailables y a los padres de los chicos en infracción.

Pero como consecuencia de la decisión de los dueños de los boliches de profundizar el control de ingreso de los chicos, aparecieron las denominadas “fiestas nómadas”, que consisten en realizar reuniones en lugares absolutamente inadecuados que no cuentan con instalaciones eléctricas ni sanitarias, a las que concurren chicos menores de edad y donde el consumo de alcohol es prácticamente libre. Lo grave del caso es que son los padres los que llevan a los chicos a esos lugares. A punto tal llegó esa repetición de celebraciones fuera de todo contexto que la comuna de San Martín aprobó una reglamentación en la que se establecían severas penas si no se cumplían determinados requisitos.

Así como en su momento la ley de diversión nocturna ingresó en la discusión pública, con la participación de todos los actores involucrados, resultaría oportuno que ahora desde los niveles oficiales se iniciaran campañas de concientización destinadas a los padres, para que ejerzan un control más adecuado sobre sus chicos.

En este aspecto, hay que tener en cuenta lo afirmado por especialistas, que señalan que el comienzo temprano del consumo de alcohol o tabaco -sin mencionar a drogas aún más peligrosas- aumenta el riesgo de una conducta adictiva y que esa situación potencia la posibilidad de la aparición de una generación de adultos jóvenes que se caracterizan por presentar mayor propensión al riesgo y a conductas impulsivas, con una mínima consideración de las consecuencias negativas de sus acciones.

Publicado por: Diario Los Andes - Mendoza (Argentina) 16/08/12 -

Etiquetado en Adicciones

Comentar este post