Argentina: Una MUJER llamada Susana Trimarco. CONOCELA.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Marita Verón tenía 23 años cuando en la mañana del 3 de abril de 2002 había dejado a su hija con su marido para ir a hacerse un estudio. Nunca regresó a su casa, pero esa misma tarde sus padres hicieron la denuncia e iniciaron una búsqueda que continúa. La joven esperaba terminar la licenciatura en arte

 

Tras no recibir de la comisaría la ayuda esperada, siguieron con la investigación por su cuenta. Así dieron con una pista que los llevó hacia La Rioja. Desde entonces se toparon con las huellas de redes de trata de mujeres para el tráfico sexual.

 

Susana Trimarco, madre de Marita, hasta se disfrazó de prostituta para infiltrarse en ese ambiente. Ingresó con policías a prostíbulos, intervino en allanamientos y ha logrado liberar a más de un centenar de chicas que se encontraban en situación de esclavitud.

 

Las bandas organizadas operan mediante un entregador que secuestra o recluta chicas prometiéndoles cosas, aprovechándose de una situa ción de vulnerabilidad social o de ruptura familia.

 

En Argentina, la ruta parte del noroeste, pero hay nuevas redes en la Patagonia. Se estima que en unos mil prostíbulos porteños encubiertos se explotan a unas ocho mil chicas secuestradas forzadas a prostituirse.

Susana creó la Fundación María de los Angeles para organizar la lucha contra la trata de personas.

Por su trabajo recibió en 2010 el Premio al Compromiso Social, entregado por el Centro de Integración Libre y Solidario de Argentina (Cilsa).

 

La fundación asiste a las víctimas recuperadas de la trata y realiza charlas informativas para la prevención de secuestros. También cuenta con una línea para realizar denuncias o aportar datos para rescatar a las chicas.

Susana logró la creación de organismos nacionales y provinciales, divisiones especiales de las policías Federal y provinciales para luchar contra la trata de personas, y la aprobación de la ley antitrata.

 

INCANSABLE:Susana Trimarco tuvo que hacer el trabajo sucio, el trabajo a pulmón, sin un centavo, disfrazarse de prostituta, meterse en todos y cada uno de los prostíbulos y whiskerías tucumanas, riojanas y santiagueñas. Liberó, con la ayuda del comisario retirado Jorge Tobar, a más de cien jóvenes y niñas secuestradas y esclavizadas por proxenetas.

 

Fuente: Diario La Capital - Rosario (Argentina) - 28/09/11 -

 

Etiquetado en Historia de Mujeres

Comentar este post