Bolivia: Los avisos de servicios sexuales.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Los avisos publicitarios de oferta de servicios sexuales en la prensa pueden ser prohibidos, según instituciones que promueven un proyecto de ley.

En los argumentos principales para esto es que esta publicidad es ofensiva a la dignidad de la mujer y un estímulo a la trata y tráfico de personas.

El tono de estos avisos es cada vez, no sólo más explícito, sino más grosero, al describir y ofrecer a mujeres como objetos de venta.

La autorregulación de los medios puede “adecentar” estos avisos y hasta evitarlos totalmente. Esto tiene que ver con las normas éticas de cada empresa.

La prostitución es legal en nuestro país y esto sirve de premisa justificativa para la inserción de estos avisos, sin los que medios, pero también las personas se verían con pérdidas económicas.

Existe en nuestro medio una organización que reúne y defiende a mujeres dedicadas a esta profesión. Ésta podría contribuir, con los medios de comunicación, a la redacción de avisos respetuosos y desprovistos de elementos ofensivos y motivadores del tráfico de personas.

Ésta es una discusión menos económica que moral. Por un lado, está una visión que abomina la existencia de la prostitución, profesión que denigra a la mujer. Por otro, un convencimiento de que el servicio que prestan estas mujeres se debe a su propia necesidad y muchos consideran que contribuye a evitar abusos sexuales. Esta polémica tiene siglos sin resolverse.

Curiosamente, este asunto ético está íntimamente ligado al instinto. Los avisos en los diarios pueden tender a desechar cualquiera de estos componentes en desmedro del otro.

En las páginas de anuncios se ve que la tendencia, cada vez más atrevida, es la de dejar de lado cualquier consideración moral, para entregarse de lleno a la oferta de satisfacer los más elementales instintos.

Cómo si no explicar la redacción de publicidad que sugiere servicios de menores de edad, atributos anatómicos explícitos tácitamente dirigidos a potenciales clientes carentes de respeto a la mujer.

Si existiera una ley para detener esta forma de publicidad, desaparecería el efecto, pero continuaría la causa, es decir, esa penosa cultura que ve a la mujer como un objeto sexual.

 

Fuente:opinión.com.bo - (Subeditorial) - 28/10/11 -



Etiquetado en Prostitución

Comentar este post