Campañas de Educación Sexual son más efectivas en hombres que en Mujeres.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

La Sexta Encuesta del Instituto Nacional de la Juventud, realizada en 2009, dice que alrededor del 30% de las jóvenes de entre 15 y 29 años ha tenido un embarazo no planificado. La mayor parte de estos embarazos (60,4%) ocurre en jóvenes menores de 20 años, y el 6,7% de quienes han tenido embarazos no planificados reporta haberse realizado un aborto. No es todo: en Chile nacen todos los años más de 35 mil hijos de madres adolescentes (menores de 20 años de edad), lo que corresponde a alrededor del 15% del total de niños nacidos. Esto, pese a las políticas públicas y privadas para entregarles educación sexual a los jóvenes chilenos. ¿Qué está fallando?

 

Un estudio realizado por Francisca Dusaillant, investigadora de la Facultad de Gobierno de la UDD y publicado en el CEP, revela que la educación sexual chilena, tal como ha sido formulada, “no está teniendo los efectos esperados en el comportamiento preventivo de las mujeres ni tampoco ha logrado retrasar su edad de iniciación sexual, aunque sí muestra impactos en la población masculina.”

De hecho, los jóvenes que reportan haber tenido educación sexual en su escuela tienen una probabilidad de haber tomado precauciones en su última relación sexual 9,8 puntos más que quienes no recibieron esa educación. Y los que tienen menos información sobre métodos de prevención del VIH tienen una probabilidad de haberse cuidado en su último encuentro sexual 18,2 puntos menos que la de aquellos que tienen cultura de prevención del sida. En las mujeres no se da ese fenómeno. ¿Por qué? Dusaillant cree que podría deberse a dos factores: en Chile los programas de educación sexual son más instrumentales -y por lo mismo de extrema simpleza, en comparación con los programas integrales que existen en otros países. Esto significa que se reducen a explicar cómo los jóvenes pueden evitar el embarazo, desechando temáticas que son cruciales para las mujeres, como aprender a negociar, a reafirmar su autoestima y establecer relaciones interpersonales, etc. Lo otro: los hombres son más abiertos para hablar de sexualidad con sus pares e incluso con profesores. “En su sexualidad, los hombres son menos complejos y requieren una educación sexual menos compleja y en Chile las políticas se ajustan a eso”.

Un dato que llama la atención es que los hombres tienen mayor temor de dejar embarazada a una chica que al revés. Evidencia para adolescentes de 15 y 16 años muestra que, en promedio, las mujeres creen que su probabilidad de embarazo en el próximo año es de 8,9% y que su probabilidad de embarazo antes de cumplir 20 años es de 9,4%. Sin embargo, las probabilidades observadas son mucho mayores (20,1 y 25,7%, respectivamente). En los hombres es al revés. Estiman la probabilidad de convertirse en padre el próximo año en 9,4% y su probabilidad de dejar embarazada a alguien antes de cumplir 20 es de 19,1%. Sin embargo, las probabilidades observadas son menores (7,9 y 13,4%, respectivamente).

 

Madre como efecto protector

Lo que sí demostró tener impacto en el retraso de la iniciación sexual, tanto de hombres como de mujeres, es la buena relación con la madre.

Según revela el estudio, un punto más en la nota que los jóvenes ponen a su madre se traduce en una caída en la probabilidad de haberse iniciado sexualmente de 7,4 puntos (9,2 para las mujeres y 5,6 para los hombres). En el caso de la relación con el padre, es determinante, especialmente para las mujeres. En ellas, un punto más en la nota asignada implica una disminución de dos puntos en la probabilidad de iniciación. Pero en los hombres es al revés. Un padre bien evaluado entrega una mayor precocidad en la iniciación sexual de su hijo hombre. “Cuando los adolescentes tienen buenas relaciones familiares, se sienten más contenidos y con más afecto a su alrededor. Entonces, no tienen necesidad ni tanta urgencia por tener relaciones sexuales. No necesitan demostrar nada, no necesitan hacer cosas que no quieren, porque no necesitan buscar un afecto que ya tienen”, dice Dusaillant.

 

Fuente: Sitio Web de Las Humanas - Chile - La Tercera - C. YÁÑEZ - P. SEPÚLVEDA - 23/11/11 -

Comentar este post