Chile: Estudio denuncia abordaje medíatico prejuicioso de niñas y niños víctimas de abuso sexual.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Noticias con un abordaje meramente policial y uso de términos peyorativos, como "menor”, son algunos de los factores que denotan el abordaje prejuicioso contra niños víctimas de abuso sexual en Chile, según el monitoreo de prensa realizado por la ONG Raíces entre enero y septiembre de este año.

 

De las 945 noticias publicadas durante el período observado, el 96,1% se contenta con narrar los hechos, sin contextualizarlos. "La falta de contextualización de las notas sobre violencia sexual es dramática. El desarrollo de las crónicas se reduce, en su mayoría, a detallar el tipo de abuso sufrido por la víctima. No se problematiza sobre aspectos que repercuten directamente en sus vidas, por ejemplo, la cobertura de atención psicológica de las víctimas de abuso sexual o los efectos complejos, producto de una violación, como el embarazo”, se señala.

 

Como ejemplo, la ONG cita que durante los ocho meses de monitoreo, 30 niñas quedaron embarazadas como consecuencia de agresiones sexuales. "Sin embargo, este tema es ignorado, invisibilizando la realidad que las niñas deberán enfrentar, doblemente víctimas”, se puntualiza.

 

Sólo el 9% de los textos periodísticas vincularon las violaciones difundidas en los medios con temas como políticas públicas o campañas de sensibilización.

 

Para la ONG, éste es un problema que no sólo disminuye la calidad del periodismo, sino que contribuye a una aceptación social de la violencia sexual contra niñas/os y adolescentes. "La falta de contexto (…) genera una sensación de 'normalidad'”, se remarca.

 

Otra crítica de la organización se dirige al uso del término "menor”para referirse a niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad. "El término menor es rechazado por las organizaciones promotoras de los derechos de niños, niñas y adolescentes, pues remite a la doctrina de la situación irregular, que pone por un lado a los "menores” (niños, niñas y adolescentes, usualmente en situación de pobreza o en conflicto con la ley) y, por el otro lado, a niños, niñas y adolescentes integrados socialmente”, se explica.

 

A pesar del cuadro negativo, hay varias maneras de esquivar la nota puramente fáctica y presentar un texto más esclarecedor, teniendo en cuenta los múltiples factores sociales que contribuyen a la violencia sexual.

 

"Si además de dar cuenta de la edad y el tipo de violencia sexual sufrida por un niño se agregara información sobre la cobertura actual de apoyo psicológico a las víctimas, el número de delitos de este tipo cometidos hasta la fecha, el tratamiento de las pequeñas víctimas en el interior del circuito judicial, las penas imputadas a los culpables, o se diera cuenta de los avances en políticas públicas sobre prevención o reparación del daño, se permitiría que más que victimizar a la persona que sufrió el abuso, se ponga el énfasis en los aspectos jurídicos, políticos, sociales y culturales que facilitan o contribuyen a la práctica del delito”, se sugiere.

 

Metodología

 

El monitoreo es elaborado a partir del ObservatorioInfancia.cl, una iniciativa de la ONG Raíces para entablar un debate con periodistas y medios de comunicación acerca de la producción de noticias sobre infancia y adolescencia con enfoque en derechos.

 

El observatorio utiliza un sistema de registro de informaciones de los medios de comunicación impresa, radio y TV, agrupando datos cualitativos y cuantitativos.

 

Para leer el informe completo del monitoreo ingrese a:

http://www.ongraices.org//index.php?option=com_docman&task=cat_view&gid=126&limit=8&limitstart=0&order=date&dir=DESC&Itemid=47

Fuente: Adital Joven - Brasil - CAMILA QUEIROZ - 08/12/11 - 

Etiquetado en abuso sexual infantil

Comentar este post