Colombia: En el marco de los diálogos por la paz, el Estado es denunciado por no solucionar delitos sexuales contra mujeres en el conflicto armado.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

mujeres_victimas.jpg

En el contexto de la inminencia del comienzo de los diálogos de paz, agendados para el 15 de octubre entre la guerrilla y el gobierno, Amnistía Internacional (AI) reitera su pedido a las autoridades colombianas para que elaboren y apliquen un plan de acción efectivo para abordar la violencia sexual hacia las mujeres.

El posicionamiento fue realizado a causa del informe en relación con Colombia y la situación de violencia sexual contra mujeres y niñas en el contexto del conflicto armado interno, divulgado hoy (4). En el documento, titulado Colombia: Invisibles ante la justicia. Impunidad por actos de violencia sexual cometidos en el conflicto, se denuncia la falta de acción de parte de las autoridades para terminar con este delito.

En el informe se hace un análisis de las medidas tomadas por el gobierno de Juan Manuel Santos el último año para averiguar si la violencia sexual contra ellas estaba siendo combatida debidamente y si los acusado estaban siendo castigados por la justicia. Sin embargo, lo que AI detectó fue la ausencia de avances reales.

"Al no investigar efectivamente la violencia sexual contra la mujer, las autoridades de Colombia transmiten a los perpetradores el peligroso mensaje de que pueden seguir violando y cometiendo abusos sexuales sin temor a las consecuencias”, declaró Marcelo Pollack, investigador sobre Colombia de Amnistía Internacional.

Ante esto, Pollack recomienda que el respeto de los derechos humanos esté en el tope de la pauta de los diálogos de paz que el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) van iniciar a partir del próximo día 15. "Sin un compromiso claro de todas las partes del conflicto para poner fin a la violencia sexual y a otros abusos contra los derechos humanos no puede haber una paz duradera y estable en Colombia”,complementó.

De acuerdo con Amnistía, las mujeres son elegidas como víctimas de violencia sexual para esparcir el terror en las comunidades y obligarlas a abandonar sus tierras; para vengarse de enemigos; controlar los derechos sexuales y reproductivos de las combatientes o hacer de mujeres y niñas esclavas sexuales.

En el informe se señala que las defensoras de derechos humanos que actúan contra este delito y se atreven a denunciar terminan siendo blancos de amenazas y ataques. Las propias víctimas se privan de denunciar sus casos a las autoridades. Esto ocurre porque algunas están muy amedrentadas para hablar, otras temen el estigma originado por ser una sobreviviente de violencia sexual, mientras que otras creen que el caso no será investigado con efectividad.

Además de estos factores, la propia justicia colombiana obstaculiza las denuncias. AI investigó que las víctimas no cuentan con seguridad efectiva; además, muchas padecen prejuicio por parte de las autoridades judiciales, y también existe la falta de estrategias para combatir la impunidad. Otros problemas graves señalados por Amnistía se refieren a la falta de fondos y a la infiltración de miembros de grupos armados ilegales en instituciones estatales locales.

A pesar de algunas iniciativas legislativas como la presentación de proyectos de ley y de que el vicepresidente, Angelino Garzón, ha expresado públicamente su compromiso para que se haga justicia en estos casos, todavía hay mucho por hacer. La organización recuerda con preocupación el hecho de que el ‘Marco Legal para la Paz’ (proyecto de ley que permitiría una eventual negociación con los grupos armados ilegales) permite que los autores de abusos contra los derechos humanos se beneficien de amnistía.

Informe completo: www.amnistia.cl/web/prensa/InformeColombia.pdf

Publicado por: ADITAL - Brasil - Natasha Pitts - 04/10/12 - Traducción: Daniel Barrantes -

Etiquetado en abuso sexual

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post