Derecho a decidir sobre nuestro cuerpo.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

 En Argentina se realizan 500 mil abortos al año, según cifras del propio Ministerio de Salud de la Nación. La prohibición de esta práctica no ha disminuido el número de aborto y sí aumenta el impacto en la salud física y psíquica de las mujeres y en muchas de ellas ocasiona la muerte.

 

Esta situación la sufren las mujeres de todos los sectores sociales, aunque con mayor impacto en la salud de las mujeres pobres, jóvenes y con menos educación, profundizando así las brechas de desigualdad e injusticia.

El debate sobre el aborto nos enfrenta a numerosos dilemas.

Hace apenas unos escasos días, el doctor Aníbal Faundes compartía en nuestra ciudad algunas reflexiones en torno a uno de ellos. La pregunta instalada socialmente acerca de si se está a favor o en contra del aborto es una pregunta equivocada; por el contrario, un punto en el que llegaríamos a un consenso es que “nadie quiere el aborto”.

 

Desde esta afirmación compartida es posible comenzar a dialogar. Y a tener la capacidad de escuchar a las mujeres que han debido pasar por esta situación.

El debate sobre la despenalización del aborto se viene desarrollando desde hace años en nuestra sociedad, es lo que ha permitido la presentación de proyectos de ley que desde hace meses se han instalado en el Congreso de nación.

Hay siete proyectos de ley que pretenden modificar el artículo 86 del Código Penal en relación con el aborto, cinco de ellos intentan definir lo que hoy ya existe, es decir los abortos no punibles, cuando existe riesgo para la vida o la salud de la mujer o en casos de violación, situación vigentes desde hace más de 90 años.

 

Modificar la redacción del actual artículo 86 del Código Penal es un sinsentido, que no generará ningún cambio en la situación efectiva de la salud de las mujeres y niñas que realizan esta práctica, así como tampoco modificará las interferencias provocadas por sectores de la Justicia o del sistema de salud, que incumplen con la normativa.

Existen dos proyectos que pretenden avanzar hacia la interrupción voluntaria del embarazo, por la sola decisión de las mujeres en las primeras 12 semana de gestación, siendo este proyecto el que cuenta con la firma de más de 50 diputados y diputadas de todos lo bloques presentes en el congreso.

 

Inhumano y degradante.

Forzar a una mujer o niña a continuar con un embarazo que no desea es cruel, inhumano y degradante.

El aborto es una decisión que a ninguna persona le hubiese gustado tomar, llega casi siempre como el último recurso para evitar un embarazo que no desea, que no es parte del proyecto de vida en ese momento.

Como sociedad y como Estado debemos hacer los esfuerzos para que se cumpla en todo el territorio nacional con las leyes y políticas que permitan educación sexual para poder decidir, anticonceptivos para no abortar y acceso al aborto legal para no morir.

Los países que han legalizado el aborto y aplicado políticas serias de educación sexual y anticoncepción han avanzado en disminuir la muerte de mujeres y asegurar el acceso a los derechos humanos para todas y todos.

 

Fuente: La Voz del Interior - Córdoba - Argentina - ALEJANDRA DOMÍNGUEZ - Coordinadora del Programa de Género de la Secretaría de Extensión Universitaria - Universidad Nacional de Córdoba - 07/10/11 -

Etiquetado en ABORTO

Comentar este post