Derechos Humanos ¿por qué no se cumplen?(3)

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Consejo de Derechos Humanos

La creación el pasado año del Consejo de Derechos Humanos, que sustituye a la Comisión de Derechos Humanos, cuenta con defensores y detractores. Para Xavier Guerrero, ésta fue una decisión "muy positiva" puesto que el trabajo de la Comisión "había llegado a unas cotas de desprestigio muy grandes". El Consejo es ahora el máximo organismo de defensa de derechos humanos. Está formado por 47 miembros, cuya elección requiere mayoría absoluta, es decir, los votos de todos los miembros de la Asamblea General. Otra novedad es que esta Asamblea puede suspender los derechos y los privilegios de cualquier miembro de Consejo si considera que ha cometido "graves y sistemáticas" violaciones de los derechos humanos durante su mandato. "Tenemos una esperanza importante en el trabajo de este organismo", señala Guerrero.

 

Sin embargo, no todas las opiniones son favorables. Para José Antonio Gimbernat, el Consejo "no ha quedado consolidado adecuadamente". Reconoce que la Comisión de Derechos Humanos "tenía sus déficits", pero lamenta que las ONG estén "peor integradas" en el Consejo que en la Comisión. "Hay que esperar algún tiempo para ver si se consiguen avances, porque creemos que todavía no se ha mejorado el trabajo de la Comisión", precisa. Los resultados de este trabajo se tienen que ver en todo el mundo, pero sobre todo en aquellos países en los que la democracia brilla por su ausencia. "África, por ejemplo, es un continente en el que existe un déficit muy importante de democracia y garantía de derechos humanos, pero también hay otros países de Latinoamérica que tienen constituciones democráticas, pero cuyas instituciones tampoco funcionan y los ciudadanos no tienen garantizados los derechos humanos", subraya.

Amnistía Internacional describe como "frágil" la situación de los derechos humanos en África, aunque los conflictos armados disminuyeron en 2006. El continente cuenta con numerosos casos de limitación a la libertad de expresión y se han denunciado ejecuciones extrajudiciales y detenciones arbitrarias. Asimismo, tampoco se garantizan los derechos económicos, sociales y culturales, ni los derechos a la alimentación, al alojamiento y a la educación. En cuanto a América Latina, se la considera una de las zonas del mundo con mayores desigualdades económicas y una importante limitación en el acceso a servicios básicos como la salud y la alimentación. "El Estado no atiende las necesidades de extensas zonas rurales, sumiendo en el aislamiento y en la inseguridad a un gran número de personas", censura la ONG.

"Nos preocupa que nuestra sociedad se esté acostumbrando a las violaciones de los derechos humanos, tanto en nuestro contexto como en otras latitudes"

Es difícil fijar una fecha que marque el momento en el que, como dice el artículo 2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, toda persona tenga todos los derechos y libertades proclamados en este texto, porque esa fecha depende del modo de actuar de cada estado. Ni siquiera se considera que los estados considerados democráticos garanticen los derechos a sus ciudadanos y ciudadanas al cien por cien, aunque el porcentaje sea muy elevado. Según Guerrero, mientras no se elimine la barrera de la discriminación por razón de sexo será difícil superar el resto de obstáculos, "porque ésta es una discriminación absolutamente básica. No elegimos ser hombre o mujer".

En 2008 la Declaración cumplió 60 años, un tiempo en el que se ha avanzado mucho, pero que ha demostrado que es necesario avanzar más. El hecho de reconocer la universalidad de los derechos humanos ya es un gran paso, aunque no suficiente. "Nos preocupa que nuestra sociedad se esté acostumbrando a las violaciones de los derechos humanos, tanto en nuestro contexto como en otras latitudes", afirman desde el Instituto de Derechos Humanos de Cataluña.

 

Artículos 1, 2 y 3 - Fuente: AZUCENA GARCÍA - Boletín EROSKI -

Etiquetado en derechos humanos

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post