Día Internacional por la No Violencia contra la Mujer

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Mucho se ha publicado, discutido y polemizado referente a la Violencia contra la Mujer.
Todavía existe el silencio y la no denuncia de los casos de Violencia por parte de las mujeres, en la convicción de que son culpables en los casos de Violencia Familiar, de generar el maltrato. Los abusos físicos, psíquicos, sexuales, económicos, jurídicos e Institucionales, siguen en muchos casos sumidos en el silencio por vergüenza, desconocimiento
y "status social" en la creencia de que es un problema privado y no público.
Ningún ser humano, independientemente de su sexo, etnia, condición social y orientación sexual, debe permitir ser violentado, discriminado y avasallado en su condición de persona.
Las Mujeres, también somos HUMANAS, y como tales debemos exigir que respeten nuestros derechos a vivir sin violencia. Debemos denunciar cualquier intento de ejercicio de la violencia, por cualquier persona o Institución. No debemos caer en la desesperación y el miedo, debemos buscar ayuda, y tratar de empezar a reconocer la violencia ejercida hacia nosotras, revertirla y erradicarla. Todo se puede, todo se consigue, con perseverancia, autoestima, valoración y la seguridad de ejercer plenamente nuestros derechos.
¡ BASTA DE SILENCIO ! ¡ DENUNCIEMOS A LOS QUE EJERCEN LA VIOLENCIA !
Susana Giosa.

Etiquetado en violencia

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
M

Por supuesto que puedes citarme y reproducirlo íntegramente como un artículo (con la debida referencia...). Un afectuoso saludo. Gracias por tu enhorabuena. Mi sitio:
http://miralarima.wordpress.com/


Responder
M

Una mujer que se esconde,
que oculta daños a todos,
evita mostrar los golpes,
se encuentra hundida en el lodo,
acumula las lesiones…
y se hunde más en el foso.

Suena la puerta. La llave.
Entra. Ruido. Se acerca.
Hoy ha bebido. Y lo sabe.
Una puerta que se cierra.
“¡Niña!¡Golfa!¡Mala madre!”
Pasos. Golpes. Ya se acerca.
“¿A dónde fuiste esta tarde?”
“A ningún sitio”- Contestas.
Temblor en la voz. Que pare.
Lloras. Temes. Gimes. Rezas.
“Por favor, que no me mate”.
Ya llegó. Abre tu puerta.
No sabes cómo mirarle.
“¡¿Qué haces?! ¡¿Por qué te encierras?!”
Solo tratas de explicarte.
Primer golpe. No lo yerra.
Huyes. Tratas de escaparte.
Te ha cogido. No te deja.
Y ya ha vuelto a golpearte.
Caes al suelo. Te ves muerta.
Ojalá se canse antes.

Te desprecia. No te quiere.
Siempre quiere controlarte.
No es amor lo que te tiene.
Los celos no son garante.
No lo hagas. Ni lo pienses.
Decídete a denunciarle.
Te echaste atrás otras veces.
Y ya ha vuelto a maltratarte.


Responder
L


Estimada Miralarima: gracias por enviarme este comentario y por interesarte en los artículos de mi Blog. ¿puedo publicar tu comentario como un artículo? ¿Me envías tu nombre completo? ¿Tienes un
Blog? Espero tu respuesta y te agrdezco ese poema que encierra el sufrimiento de muchas mujeres. Un Abrazo. Susana Giosa