Diversidad y sexualidad entre avances y retrocesos.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Aunque algunas iniciativas legislativas han ido mejorando su situación en América Latina, la vida de lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros sigue permeada por la discriminación y la intolerancia, según una información de la agencia internacional Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe (SEMlac).4113775192_9e6a628134.jpg

"Muchas veces se les niegan servicios prioritarios como salud y educación, posibilidades de empleos, o se llega al extremo en que son víctimas de acoso, múltiples agresiones y hasta se atenta contra su vida", dijo a Sara Más corresponsal de SEMlac en Cuba, el Doctor en Salud Pública Mario Bronfman, secretario regional del Forum Social Internacional de las Ciencias de Salud. Entre los crímenes vigentes de la homofobia, Bronfman mencionó la intimidación, el encarcelamiento, las amenazas y los asesinatos, "que son, desgraciadamente, cada vez más frecuentes". Invitado al V Congreso cubano de Educación, Orientación y Terapia Sexual, celebrado en la capital cubana del 18 al 22 de enero pasado, el experto impartió una conferencia magistral sobre diversidad sexual y cooperación internacional en la región.
Durante su disertación, señaló que hay países donde la situación es particularmente crítica, como en varios de Centroamérica. En el caso de Honduras, el nuevo contexto político ha agravado la situación, bajo el amparo de una ley de 2004 que prohibe las relaciones entre personas del mismo sexo.
Además de ser una región de grandes desigualdades en cuanto a riquezas, América Latina lo es también respecto a los marcos legales relativos a la sexualidad, insiste el experto. Mientras Brasil, Chile y Colombia detentan legislaciones relativamente progresistas; en otras naciones son muy restrictivas. "En El Salvador, Nicaragua y Honduras no hay ninguna razón que permita a una mujer abortar. Ese acto es criminalizado y penalizado tanto para ella como para el que lo efectúe, bajo ningún tipo de atenuantes, ni siquiera cuando corre riesgo la vida de la mujer. Vivimos una situación esquizofrénica en la región", sentencia, a la par que interroga: "¿por qué siempre es el cuerpo de la mujer la pieza de negociación?"
Dentro de los países también hay diferencias. "En Brasil, por ejemplo, 10 Estados, más de 150 ciudades, tienen leyes contra la discriminación por motivos sexuales; sin embargo, el país carece de una ley general que combata la discriminación". A riesgo que parezca una herejía, el sociólogo sostiene que "si bien al VIH/sida hay que reclamarle mucho por el drama que generó, visibilizó a las personas y sus opciones sexuales diferentes, las legitimó, salieron del closet, estan ahí, son ahora interlocutores válidos que nadie puede negar". "Eso pudiera ser un avance que, seguramente, tendrá su retroceso, porque siempre habrá gente que vea un riesgo en eso", reflexiona.
De cualquier manera, Bronfman sostiene que establecer las políticas de la comunidad LGBT como derechos humanos básicos "es una agenda no terminada", pues la idea es "instalar esos derechos de las personas LGBT, no como exclusivos de grupos minoritarios y vulnerables, legítimos en sí mismos, sino como un mecanismo por la ampliación general de derechos por un mundo mejor".
Mario Bronfman nació en Buenos Aires, Argentina. Se licenció en Sociología en la Universidad Nacional de esa ciudad y se doctoró en Salud Pública en Brasil. Es además, representante para México y América Central de la Fundación Ford, institución que tiene un compromiso histórico con los grupos y personas de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros), y promueve el pluralismo y la diversidadm entre otros valores.
Fuente: extracto del artículo publicado por VOCES comunicación alternativa -IPS Corresponsalía Cuba - 13/02/10

Etiquetado en Diversidad Sexual

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post