Ecuador: Campesinas se transforman en Guardianas para asegurar la defensa de la Amazonia.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

dia-da-amazonia.jpgLa minería y sus efectos negativos afectan a varios países de América Latina, entre ellos el Ecuador. Para hacer frente a la actividad de explotación y contaminación la población está organizando y resistiendo. Un ejemplo de esta lucha por preservar el medio ambiente y garantizar un futuro saludable para las generaciones futuras es el Frente de Mujeres Guardianas de la Amazonia, formado por campesinas de la provincia de Morona Santiago. Ellas decidieron abordar los problemas ambientales para asegurar la subsistencia de sus familias y la conservación de los ríos, bosques y otros bienes naturales de la región.

 

Conscientes de que sólo la participación activa y la movilización dan resultados concretos, mañana (14), las Guardianas de la Amazonia se reúnen en Gualaquiza para efectuar el Encuentro "Mujer, Derechos Humanos y de la Naturaleza, en el contexto de Conflictos Socio-ambientales" con el objetivo de reforzar su papel de defensoras de derechos y dar continuidad a la lucha contra los intereses desmedidos de gobiernos, Estado y empresas transnacionales en los recursos naturales de Morona Santiago.

Para conocer más sobre la lucha de las mujeres, ADITAL conversó con Inés Fajardo, miembro del Directorio de Guardianas de la Amazonia. Vea la entrevista.

 

Adital -En este contexto de conflictos socio-ambientales, ¿cuál es el papel de las mujeres ante estos problemas?

 

Inés Fajardo: Antes de contestar la pregunta quiero dar un agradecimiento a ADITAL por esta entrevista, y hacerles conocer que el Frente de Mujeres Guardianas de la Amazonia agrupa a mujeres de comunidades campesinas afectadas por la minería en la provincia de Morona Santiago que está al sur de la Región Amazónica de Ecuador. En nuestra zona estamos afectadas directamente por mega proyectos de cobre como lo son Pananza-San Carlos y Mirador, ambos pertenecen a la corporación chino-canadiense Corriente Resources, la cual se ha apoderado de miles de hectáreas en nuestros territorios, en especial al sur de nuestra provincia de Morona Santiago y norte de la vecina Zamora Chinchipe.

Contestando a la pregunta diría que las mujeres hemos sido protagonistas de los procesos de resistencia que se dan en torno de estos conflictos desde hace más de una década en nuestra provincia. Las mujeres tenemos conciencia y sentimos los problemas socio-ambientales de una manera particular porque lo que está en riesgo es la vida misma, la supervivencia de las futuras generaciones y de nuestro planeta. En el caso de la Amazonia, siendo ésta "el pulmón del mundo”, las mujeres sabemos lo importante que es defenderla y por eso participamos de manera activa en resistencia a todos los proyectos de muerte que van a dañar nuestros frágiles ecosistemas amazónicos, como lo son los grandes proyectos de minería.


Adital - ¿Cómo afectan directa o indirectamente estos conflictos a las mujeres? ¿Y cómo se están organizando ante estas amenazas?

I

nés Fajardo: Estos conflictos afectan de manera directa a las mujeres porque ponen en riesgo las fuentes de supervivencia de nuestras familias. Nosotros vivimos a base de agricultura y ganadería, pero al gobierno sólo le interesa la minería, la cual contaminará el suelo, el agua y el aire, y será imposible que podamos vivir en esas condiciones. Ya no podremos producir alimentos sanos como lo hacemos ahora y nuestros niños serán los más afectados por todas las enfermedades que trae la minería, eso lo sabemos bien porque hemos investigado mucho, incluso hemos ido a Cajamarca en el hermano país de Perú, para mirar allá cuál es la realidad de esas comunidades afectadas por la minería, y es algo inhumano, por eso ahora en Cajamarca están luchando duro contra el proyecto Conga.

El gobierno en lugar de apoyar al campesinado lo que hace es imponer políticas de control, como por ejemplo, el famoso areteo de nuestro ganado.

Por todas estas razones las mujeres no dudamos en salir a defender nuestra Amazonia, pero cuando lo hacemos somos encarceladas, enjuiciadas, perseguidas, mal vistas por las autoridades. Hemos tenido casos de compañeras acusadas hasta de "terroristas” por el único delito de defender la vida.

Frente a esto hemos visto que organizarnos es una necesidad indispensable, para conocer nuestros derechos, para exigir protección al Estado para nuestras comunidades y familias. De esta manera nos convertimos en Defensoras de Derechos y eso nos coloca en una situación de mayor responsabilidad con nuestros principios, pero al mismo tiempo de vulnerabilidad ante los grandes intereses económicos y políticos, y por ello necesitamos comprometernos más con nuestra propia organización y buscar unirnos con otras organizaciones que tienen los mismos objetivos de luchar por nuestra Amazonia, por la soberanía de nuestro país y por el planeta en general. Es por ello que somos parte de la Coordinadora Nacional por la Defensa de la Vida y la Soberanía de Ecuador y a nivel regional de la Unión Latinoamericana de Mujeres – ULAM.


Adital - En el Encuentro del 14 de julio, el tema será "Participación de las Mujeres en defensa de los Derechos Humanos y de la Naturaleza en el contexto de los conflictos socio-ambientales”. ¿Qué motivó la realización de este Encuentro?

I

nés Fajardo: Primero el hecho de que en nuestras comunidades existe este problema permanente, que nos tiene todos los días ocupando tiempo, ánimo e incluso recursos familiares para hacerle frente. Las empresas mineras llegaron cargadas de dinero y apoyadas por el Estado y los gobiernos, ¿qué teníamos nosotros?

Así aprendimos que sólo nuestro involucramiento activo en reclamos y movilizaciones, da frutos efectivos, y eso nos hizo en muchos casos abandonar nuestra vida "normal” y convertirnos en Defensoras de Derechos. Esto es todo un proceso de cambio importantísimo en la vida de muchas mujeres campesinas, algunas casi analfabetas que hemos tenido que capacitarnos para reclamar por nuestros derechos. Que hemos tenido que aprender a darnos tiempo para la organización y la lucha además de ser madres de familia y trabajadoras del campo.

Entonces queremos hablar sobre esto, sobre cuán difícil es nuestra participación, de lo que implica a veces tener que dejar solos a nuestras/os hijas/os, de los conflictos incluso intrafamiliares que se generan por nuestra decisión de ser parte de la lucha.

Queremos compartir con otras mujeres lo difícil que es tener que afrontar un juicio sin recursos económicos, con el riesgo de ir años a la cárcel, y con la empresa y el gobierno presionando en nuestra contra.

Pero también queremos hablar de que a pesar de todo eso estamos firmes en nuestra decisión de defender la Amazonia, la Vida, la Soberanía del país, ya que los gobiernos vendepatrias no lo hacen, más bien ya están dando luz verde al nefasto proyecto Mirador de Ecuacorriente, con el que firmaron el primer contrato minero.


Adital - ¿Podrían ustedes enumerar algunos de los principales conflictos ambientales de la región?

I

nés Fajardo: En nuestra provincia de Morona Santiago el conflicto principal que tenemos es con los megaproyectos mineros. Los que nos afectan más directamente son el de Pananza-San Carlos que está en los cantones Limón Indanza y San Juan Bosco, y el de Mirador que está en la vecina provincia de Zamora Chinchipe. Pero también tenemos una invasión de pequeños mineros ilegales que rondan nuestros ríos en busca de oro. Conjuntamente con las mineras vienen las hidroeléctricas, ya que las mineras necesitan mucha energía eléctrica, y así hay algunos proyectos propuestos para estrangular nuestros ríos, en especial el río Zamora.

En ese contexto las comunidades campesinas e indígenas que habitamos en esta provincia, salimos sobrando. Para las grandes corporaciones, el Estado y el gobierno somos un estorbo para sus "planes estratégicos”, y por eso hacen de todo para sacarnos de nuestro territorio, para dejarnos sin ningún derecho y sin posibilidad de reclamar.


Adital - ¿Cómo ha actuado el gobierno ante estas demandas?

 

Inés Fajardo: Ha actuado poniéndose de lado de las grandes corporaciones mineras transnacionales, declarando el proyecto Mirador y Pananza San Carlos como "proyectos estrellas”, a pesar de que jamás han sido ni siquiera consultados con las comunidades. Ha actuado desacatando el Mandato Minero que extinguió las concesiones de todas aquellas empresas que no habían realizados procesos de consulta, que estén en áreas protegidas y bosques protectores, y que tengan más de 3 concesiones vigentes. En el caso de Panaza-San Carlos no se ha hecho efectiva esa extinción a pesar de que nunca se ha realizado procesos de Consulta Previa y se mantienen 13 concesiones vigentes de esta empresa en nuestra provincia.

Ha actuado persiguiendo y criminalizando nuestra lucha y nuestra labor como Defensoras de Derechos Humanos, y montando una campaña permanente de desinformación sobre la supuesta "minería responsable”, y de que el proyecto Pananza-San Carlos será la segunda mina de cobre más grande del mundo y que con ello se acabará la pobreza en el país.

Ha actuado con engaños y total incongruencia con lo que pregona. En 2007, el recién electo Presidente Rafael Correa dijo en Gualaquiza: "Entendamos que nuestra mayor riqueza no es el petróleo, no son las minas, es nuestra gente y nuestra tierra y conservemos esa naturaleza… se dará privilegio, un lugar privilegiado a los derechos ancestrales y colectivos de nuestra gente, y si hay una nacionalidad indígena habitando en la tierra y queremos una explotación minera en esa tierra, tenemos que pedir autorización de esa comunidad indígena, sino sencillamente no se podrá explotar…” Eso lo dijo ante tanta gente, que se tenía la esperanza de que este gobierno iba a estar del lado del pueblo.

Ahora dice que en los proyectos de los sectores estratégicos el pueblo nada tiene que opinar, dice que sin minería ya no es posible la vida, que debemos apostar todo a la minería, incluso el futuro de nuestras generaciones, y hasta dice el Presidente Correa que dada la importancia que tendrá la minería, su binomio para la reelección podría ser un experto en minería.

Frente a esta posición del gobierno nuestro camino es la resistencia y lo que esperamos es que en este Encuentro logremos salir fortalecidas para continuar nuestra dura pero indispensable labor.

 

Artículo publicado por:  ADITAL - Ecuador - 16/07/12 -

Etiquetado en mujer y medio ambiente

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post