Epidemia silenciosa.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

LA SUPLEMENTACIÓN DE TERAPIAS CON VITAMINA "D" REDUCE EL RIESGO DE FRACTURAS ÓSEAS POR OSTEOPOROSIS EN LA TERCERA EDAD.

int-293534
Al igual que la hipertensión arterial y la arteriosclerosis, la OSTEOPOROSIS SE CONOCE COMO UNA EPIDEMIA SILENCIOSA. Pese a que no se manifiestan síntomas al inicio, se la considera como una de las enfermedades más comunes en nuestro país. Afecta a los huesos, sobre todo A LAS MUJERES, y debido al aumento en la expectativa de vida se ha convertido en los últimos años en un verdadero problema de salud pública. No obstante, pequeños cambios en el estilo de vida y un control médico en personas con riesgo de sufrir este trastorno metabólico, ayudarían a prevenir y a mejorar el resultado de los tratamientos, sin olvidar el papel que juega un aporte suficiente de vitamina "D". Se estima que la OSTEOPOROSIS afecta a 3,5 millones de personas solamente en España, y a más de 200 millones de personas en todo el mundo.
En nuestro país, cada año es responsable de, al menos 100.000 fracturas óseas."Constitutye un problema de gran magnitud por su prevalencia, por la morbimortalidad que ocasiona y por el consumo de recursos sanitarios que conlleva", especifica Manuel Díaz Curiel, presidente de la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO). Para luchar contra sus consecuencias, esta asociación ha impulsado una campaña, en colaboración con la industria farmacéutica, que hace incapié en la necesidad de mantener unos niveles adecuados de vitamina "D" y calcio para conservar la buena salud de los huesos.
La suplementación de terapias que eviten la resorción de hueso (desaparición total o parcial del tejido óseo) con vitamina "D" reduce de manera drástica el riesgo de FRACTURAS ÓSEAS en la tercera edad como consecuencia de la osteoporosis.Seguir unas simple medidas higiénico-dietéticas y generalizar las pruebas que miden la densidad ósea en pacientes de riesgo, no sólo ayuda a prevenir su desarrollo, sino que minimiza las complicaciones asociadas, entre las que se destacan, ante todo, las fractura óseas.
Debido a que tanto hombres como mujeres viven cada ves más años, los trastornos derivados de una mala salud en los huesos crecen en número y aumenta su complejidad. El ENVEJECIMIENTO, una disminución de las hormonas sexuales o un estilo de vida inadecuado, son los principales factores de riesgo que apuntan a una baja densidad de masa ósea y que, por tanto, están detrás de buena parte de las fracturas osteoporóticas.
La inactividad física, los cambios dietéticos y los cambios hormonales debidos al envejecimiento, redundan a menudo en una acusada reducción de la masa ósea. Es fundamental detectar de manera precoz a los pacientes asintomáticos, aunque con factores de riesgo para el desarrollo de osteoporosis, pues la labor preventiva es la mejor terapia, sobre todo, en las personas que tienen factores de riesgo y tal vez ignoran al peligro al que exponen sus huesos.
Las prubas que se realizan para un diagnóstico precoz son incruentas y permiten tratar al paciente con el fármaco más adecuado para sus circunstancias personales. En algunos casos, la osteoporosis se debe a factores genéticos que no se pueden modificar, pero hay otros factores que sí se pueden y se deben corregir: el sobrepeso u obesidad, el tabaquismo, una menopausia prematura en el caso de las mujeres, el sedentarismo o un déficit dietético de calcio y vitamina "D".

Fuente: artículo publicado por JORDI MONTANER en CONSUMER EROSKI - Salud ósea: ante todo la prevención -

Etiquetado en Adultos Mayores

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post