Informe a nivel europeo señala la penalización del cliente para acabar con la prostitución.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

 Esta tarde, el Ateneo de Madrid acogerá la conferencia de Malka Marcovich, delegada para Europa de la Coalición Internacional contra el Tráfico de Mujeres. En ella, presentará los principales resultados de un informe sobre legislación y sus efectos en el terreno de la prostitución en diferentes países de la UE, elaborado por una comisión francesa formada al efecto. Los resultados apuntan a la penalización del prostituidor y el cuestionamiento social como instrumentos imprescindibles para acabar con la prostitución y la trata.

 

 

Durante la presentación del acto, esta mañana, Marcovich recordaba que la ley española contra la violencia de género constituye un ejemplo para el resto de Europa. Sin embarog, la parte menos reflejada en el texto es la referente a la prostitución y la trata. El Parlamento Francés creó una comisión formada por cuatro partidos para reflexionar acerca de la problemática. Este grupo visitó diferentes países comprobando la legislación y analizando sus efectos. Solo en España llevaron a cabo doscientas entrevistas a asociaciones, personalidades políticas, personas a título individual, etc. tanto de la postura que defiende la prostitución como trabajo como de la que la define como violencia contra las mujeres.

El resultado son cuatrocientas páginas de un informe “único y pionero” en Europa, aseguraba Marcovich. La conclusión es que las leyes van dirigidas a penalizar al cliente. A este respecto, Rosario Carracedo, de la Plataforma de Organizaciones de Mujeres por la Abolición de la Prostitución, insistía en la penalización como instrumento pedagógico, como la “expresión de la reprobación colectiva y social”. Aunque no el único. El informe presentado contempla treinta recomendaciones para acabar con la prostitución y tan solo una de ellas hace referencia a la penalización del prostituidor.

 

Estas organizaciones de mujeres, sin embargo, sí consideran fundamental poner sobre la mesa el debate en torno al cliente o prostituidor ya que “sin demanda no habría prostitución”, insistía Susana Martínez, de la Comisión para la Investigación de los Malos Tratos. Martínez reprochaba que, mientras que el debate público se ha abierto en torno a los malos tratos, el trato de la prostitución sigue siendo normalizador, justificador y legitimador. Carracedo aseguraba que “necesitamos una nueva mirada en el examen de la prostitución”.

El paralelismo establecido con la violencia de género quiere decir que, al igual que se intenta apartar el foco de la mujer maltratada como culpable de su situación, la prostitución debería ser vista como un problema de hombres que consumen mujeres mercantilizadas. “Es un atentado contra la dignidad, la integridad física, la libertad sexual y demás derechos fundamentales de las mujeres que se ven vulnerados”, denunciaba Martínez. La conclusión de Marcovich, que esta tarde expondrá de manera más extensa los datos del informe, es que la prostitución no debe ser separada de la violencia contra las mujeres.

Recomendaciones

Estas organizaciones consideran necesario que se realicen campañas de sensibilización dirigidas a la sociedad señalando al prostituidor como único responsable de la expansión de la prostitución y la trata, medidas de prevención para que los varones jóvenes dejen de ver normal la prostitución y acudir a ella, que se trabaje con verdaderas políticas públicas que garanticen la igualdad de oportunidades también en cuanto a la sexualidad de las personas así como, en consonancia con otros países europeos, que se incorporen medidas punitivas contra el prostituidor. Carracedo insistía, además, en la importancia de activar la penalización de los intermediaros ya que así se acabaría “con el 90 por ciento de las formas de prostitución en España”.

Medios de comunicación

En cuanto a los anuncios de contactos presentes en la prensa generalista española, a excepción de Público, La Razón y 20minutos, las organizaciones señalan a España como una excepción en Europa y recuerdan que el compromiso público del gobierno para retirarlos que deberá cumplir antes del fin de la presente candidatura. Aunque el informe francés no incluye un punto concreto a este respecto sí que analiza el uso de las nuevas tecnologías y concluye que absolutamente todas son usadas por los clientes. Dentro de estas “nuevas formas de proxenetismo”, Marcovich destacaba el uso de foros para puntuar a través de la Red las aptitudes de las mujeres en distintas habilidades. De esta manera, explicaba, el cliente se convierte en proxeneta y la prostituta, en objeto.

 

Fuente: AmecoPress - Madrid - ANA R. CRESPO - 20/06/11

Etiquetado en Prostitución

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post