Jóvenes en riesgo. (2)

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Entre las/los jóvenes  los estereotipos basados en el género provocan serios problemas. Las adolescentes, por ejemplo, al tratar de cumplir los ideales de belleza que se les ha inculcado y que, supuestamente, las hará más atractivas ante los varones, hacen dietas excesivas y desarrollan trastornos alimentarios, como la anorexia y la bulimia. Las y los adolescentes que se sienten atraídos físicamente hacia personas del mismo sexo pueden ser marcados, rechazados, e incluso físicamente agredidos, si expresan su sexualidad abiertamente, porque no se amoldan a las ideas prevalecientes sobre la masculinidad y la femineidad.
También aprenden que es la mujer o bien el varón el responsable de usar anticoncepción, en vez de ser socios sexuales que comparten la toma de decisiones como pareja. Estudios realizados en América Latina señalan que los varones latinoamericanos suelen delegar en la mujer toda la responsabilidad de la salud sexual y reproductiva, incluyendo los anticonceptivos. Los varones jóvenes pueden llegar a pensar que el sexo coaccionado es permisible. Ciertas espectativas, que surgen de creencias comunes basadas en el género, pueden ser perjudiciales o tener serias falencias, por ejemplo, que el varón debe tener coito sexual con frecuencia para evitar enfermarse, o que la mujer siempre seduce al varón para tener relaciones sexuales. Dichas creencias pueden estar vinculadas a la perspectiva de que la reputación de un individuo y de una familia está basada en el honor. El honor del varón está, tradicionalmente, relacionado con ser valiente, religioso, moral y hospitalario; el honor de la mujer, tradicionalmente depende de la castidad prematrimonial y de la fidelidad durante el matrimonio, Debido a dichas ideas, las mujeres jóvenes suelen toparse con más restricciones cuando llegan a la pubertad, mientras que a los varones jóvenes se les otorga más libertad.
Los límites impuestos a las mujeres jóvenes en muchas sociedades, incluso en Latinoamérica, se da tanto valor a la virginidad de la mujer que las y los adolescentes no consideran el uso de anticonceptivos, puesto que el mero hecho podría interpretarse como parte de la "planeación para tener relaciones sexuales". En algunas comunidades la virginidad es una condición para poder casarse o una recompensa por el precio de la novia (regalos a la familia de la novia). Para separar a las adolescentes de los varones a veces las retiran de la escuela o sólo,le permiten salir de la casa acompañadas de una chaperona. En otras, las adolescentes deben cubrirse el cuerpo entero y usar velos para evitar el contacto visual con los varones. Si una mujer joven sostiene relaciones sexuales antes de casarse o fuera del matrimonio, aun en contra de su voluntad, puede que tenga que afrontar todas las consecuencias negativas, tanto físicas como sciales. En casos extremos, una adolescente puede sufrir lesiones físicas, o incluso ser asesinada si se cree que ha manchado el honor de la familia.
La libertad para los varones jóvenes, en contraste, es que la mayoría de los varones adolescentes son motivados a ampliar sus límites y a adquirir experiencia sexual porque se espera que sean ellos los que tomen las decisiones respecto al sexo. Los asistentes a un Seminario Latinoamericano sobre la participación masculina en la salud sexual y reproductiva, señalaron que los varones adolescentes "prueban" su masculinidad perdiendo su virginidad y demostrando que saben mucho de sexo. En algunas culturas los parientes o amigos de sexo masculino llevan a los hijos a trabajadoras sexuales para su iniciación sexual; en la mayoría de las sociedades, la presión por parte de los compañeros para tener relaciones sexuales es enorme. Las personas con otras preferencias sexuales son consideradas anormales: éstas pueden ser agredidas verbal o físicamente e incluso ser castigadas por la ley. En el caso de las y los adolescentes que están empezando a descubrir su sexualidad y que se sienten físicamente atraídos por miembro de su propio sexo, esta condena puede causarles confusión y problemas psicológicos, que, en algunos casos, puede llevarlos al suicidio.
Las madres adolescentes son responsables del 10% de los partos del mundo, pero no todos lo embarazos son indesados. Muchas de las adolescentes casadas se embarazan porque quieren tener una familia. en algunas comunidades, las madres jóvenes solteras ven la maternidad como una forma de subir de estrato social y ganar reconocimiento como adultas, o creen que las ayudará a mantener una relación estable con el padre del niño. Por tanto, algunas mujeres jóvenes se ambarazan antes de casarse para probar que son fértiles, mientras que algunas mujeres recién casadas garantizan su seguridad concibiendo un hijo lo antes posible despúes de la boda.
El embarazo no planeado entre las y los adolescentes es el producto de la falta de información sobre los anticonceptivos, el sexo sin protección, la falla anticonceptiva o el uso incorrecto de los mismos,que a veces son el resultado de una intoxicación con alcohol o drogas.

Fuente: AGENDA SALUD Nº 23/2001 - ISIS INTERNACIONAL

Etiquetado en Juventud y Adolescencia

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post