Jubilarse tiene un costo para la salud mental.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

JUBILARSE, O NO JUBILARSE . . . .2287586773_c3266f465b.jpg El retiro de la vida laboral puede no ser la respuesta al cansancio que generan los años de actividad obligada . . . . . . . . .

 

Muchas y muchos esperan con ansiedad el retiro. Incluso algunos quisieran adelantar ese momento para gozar del ocio y no volver a cumplir horarios ni rendirle cuentas a nadie. Pero según un estudio publicado por el Journal of Economic Perspectives; jubilarse tiene un costo para la salud mental. Según Susana Rohwedder de la Rand y Robert Willis de la Universidad de Michigan, autores del trabajo, el retiro laboral temprano, es decir antes de los 65 años, parece tener un impacto negativo en la habilidad cognitiva.

A esta conclusión llegaron luego de comparar datos de EE.UU, Inglaterra y 11 países de Europa en los que se observaron el puntaje de pruebas psicológicas hechas a personas de más de 60 años. Rohwedder y Wills encontraron que en aquellos países donde los hombres tienden a permanecer más tiempo en la fuerza laboral, como en EE.UU y Dinamarca, dichos resultados eran sustancialmente mejores, casi el doble, que de las personas de países donde el retiro se hace antes, como en Francia y Austria. Lo anterior parece confirmar la hipótesis de que lo que no se usa se atrofia.

De hecho, los médicos han dicho durante años que seguir activos mentalmente luego de la jubilación es crucial para retardar enfermedades que pueden afectar la capacidad del cerebro, como el mal de Alzheimer. Sin embargo, en el estudio los autores advierten que las actividades intelectuales que siempre han recomendado estos especialistas para ello, como jugar cartas y resolver crucigramas, no producen el resultado deseado. Según ellos, sólo el trabajo lograría ese efecto protector.

Felipe Sierra, director de la división de Biología del Envejecimiento del National Institute on Aging, afirma que ya había sido demostrado antes que la jubilación temprana tiene un impacto negativo en la salud física y mental. Un trabajo realizado por el Hadassah Hospital Mount Scopus en Jerusalén con 1.000 hombres y mujeres nacidos en 1920, reveló que quienes habían seguido vinculados al trabajo hasta los 70 años tenían 2,5 más probabilidad de estar vivos a los 82 años que quienes se retiraron y no desempeñaban ningún  oficio formal. A finales de 2009, otro estudio, hecho en la Universidad de Maryland con más de 12.000 hombres y mujeres de 51 a 61 años, mostró que quienes se emplean luego de la jubilación tiene mejor salud que quienes no lo hacen. El beneficio se vio sin importar si el trabajo era de medio tiempo o tiempo completo, lo que indica que lo importante no es la cantidad de horas laborales, sino estar vinculado a un oficio.

El trabajo de Maryland, publicado en el Journal of Occupational Health Psycology también aportó un dato relevante: los jubilados/as con mayor salud mental eran aquellos que se dedicaban a actividades relacionadas con su carrera y que probar suerte en una nueva actividad, podría generar mayor estrés, lo que aruinaría la salud mental de estas personas. Sierra destaca la importancia de cualquier actividd después de jubilarse. "Ser empaquetador no es un trabajo intelectual pero aún así aporta el beneficio del contacto social y el sentimiento de tener un objetivo de vida". Sin embargo, no está de acuerdo en que resolver rompecabezas o hacer crucigramas no ayude, pues señala que hay mucha evidencia sobre el beneficio de estas actividades, así como de tener una vida social y hacer trabajo voluntario para evitar la depresión y el alcoholismo a esta edad.

 

Fuente: artículo publicado por Diario de Panamá: LA ESTRELLA.com.pa - Ego - Carrusel - 30/03/10

 

 

Etiquetado en Adultos Mayores

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post