La geografía del desamparo.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

2914794125_d97a493941.jpgEstiran los bracitos como queriendo abrazarse a la vida, pero demasiadas veces no llegan. Frágiles, vulnerables, endebles. Viven en lugares que les son hostiles por decisión sistémica. Como si un monstruo abriera sus fauces y los devorara en un gesto de desmedida ferocidad. No es casualidad. En modo alguno podría serlo. Cómo se explica, sino, que el 90% de la muertes infantiles en el planeta se concentre en 42 países, pero que el 50% del total se ubique en India, Nigeria, China, Pakistán, República Democrática del Congo y Etiopía. Son 6.000.000, y los números abruman. ¿Cómo se escribe seis millones de veces angustia, muerte, desesperación, calvario, suplicio? No bastan las palabras para definir la muerte de un hijo. "Te parecerá que el mundo se acaba, que algo adentro se rompío .... el brillo de sus ojos yá se apagó, canta Víctor Heredia.
¿Qué nombres tendrán esos seis millones? Juan, Hamid, Rocío, Hassani, Keisha....., la lista es extensa seis millones de veces. Así cada año. En diez años, serán sesenta millones los bebés que se llevará de un zarpazo la malaria, la diarrea, el tétano o la neumonía. Ciento veinte millones en veinte años. O sino, 17.000 cada día. 700 por hora.
¿Qué mañana hubieran tenido cada una y cada uno de ellos si la muerte ponzoñoza del sistema no les hubiera marcado una cruz roja sobre su frente? ¿Hubieran sido carpinteros, enfermeros, médicos, maestros, albañiles o adivinadores del futuro? O tal vez hubieran sido tiernos portadores de utopías o hubieran abierto sus brazos para cobijar u proteger a todos los perseguidos del desconsuelo.
Pero los señores que dividen al mundo en parcelas de amor y desamor, de abundancia y pobreza, decidieron que ellos nacerían en la geografía del desamparo. Y que allí crecerían si es que la mala vida los dejaba sobrevivir. NI SIQUIERA UN MES vive el 40% de los seis millones. Es decir: hay dos millones cuatrocientos mil que tienen el reloj del final de sus días marcado en los 30 días. Apenas eso. Cuando el científico Leonardo Moledo afirma que el ser humano está preparado para vivir 30.000 días, ellos llegan escasamente a los 30. Sobreviven apenas el 0,1% de ese total por exclusiva decisión de los manejadores de los hilos del mundo. Los científicos de la Escuela de Salud Pública de Bloomberg de EE.UU; junto con miembros de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres dicen que las dos terceras partes de esas vidas "se podrían preservar". Sólo es cuestión de dinero. Lo que para los grandes señores de las riquezas representa unas pocas migajas.
Los investigadores concluyeron que bastaría cuatro millones de dólares para el tratamiento mundial de las enfermedades infantiles, y sólo dos y medio millones para la prevención de la malaria. ¿Es tan difícil de comprender cómo se debe establecer la estructura de las prioridades del mundo? Para entenderlo: cada año, estadounidenses y europeos gastan 17 millones de dólares en alimento para sus mascotas. El tráfico de armas ligeras representa anualmente más de seis millones de dólares. Los ingresos operativos anuales de Coca Cola llegaron en 2008 a 31.944 millones de dólares. La Exxon reportó sus ganancias anuales en 19.300 millones de dólares. Eso sí, las más bajas de los últimos siete años
Para prevenir la malaria bastarían apenas dos millones y medio de dólares. Jennifer Bryce, una de las especialistas y autora de los informes, definió que "los recursos están disponibles, pero no se están utilizando".
Seis millones de pequeños cachorros barridos por los vientos poderosos. Niños engendrados para el mañana con ojos rientes y sus pies descalzos a quienes los dioses de la inequidad les borraron demasiado pronto su huella sobre la tierra. 

Fuente: artículo publicado por CLAUDIA RAFAEL - MONSTRUOS VORACES - en al Boletín PELOTA DE TRAPO - 05/03/10

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post