La intervención destacada de una Mujer en "El grito de Alcorta"

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

foto14.jpg

Es de noche. El frío de Junio se adueña de la vastedad del campo. Un grupo de hombres y mujeres discuten un futuro incierto. Saben que aún cuando se los escuche, los cambios no serán fundamentales. El contendiente es poderoso.

 

Una mujer, María Robotti de Bulzani, al ver la indecisión de los hombres, se quita el delantal y dice: “No sé ustedes, pero yo estoy de huelga. No cocino ni cebo más mate”.1

 

Una declaración tan simple, casi pueril es el detonante para que se inicie el movimiento agrario más importante del que se tenga noticia en mi país: aquél que se dio en llamar “El grito de Alcorta”.

 

José Pedroni, el poeta que supo cantar a la “pampa gringa”,2 dice de María:

 

“De pagarés en blanco eran tus manos
en tu quehacer de harina.
Tu sueño despeinado en cama impaga,
de luna blanca y fría.”

“Hasta que en noche de sudor y tierra,
     sola de soledad, vacía,
       con delantal de llanto entre los dientes,
                     diste en un grito el día”.             

 

El Grito de Alcorta no va a modificar la estructura ni la política agraria del país, pero crea ciertas condiciones que permiten a partir de 1916, durante la presidencia de Irigoyen, un acceso gradual de los agricultores a su porción de tierra. Los nombres vascos aparecen en puestos de liderazgo: Alcorta, Iturraspe, el gobernador Menchaca, el presidente Irigoyen.

 

Sin embargo, son los italianos Francisco Bulzani, el abogado Francisco Netri, sus hermanos sacerdotes José y Pascual, quienes se destacan en este movimiento en el que el Dr. Netri deja su vida. Es asesinado en Rosario en octubre de 1916.

Pero cuando de esta gesta se habla, prefiero pensar en María Robotti, que en adelante será María, de Alcorta. Un nombre vasco para quien no lo era.

 

Porque María no provenía de los montes de Euskal Herria pero era una montañesa. Los Alpes fueron el paisaje de su infancia.

 

La imagino cruzando un mar tan inmenso como las llanuras a las que arribó y en las noches, lustrando sus recuerdos a la luz de estrellas desconocidas.

 

Con la fuerza que da el dolor de promesas incumplidas y el coraje de saber que su reclamo es justo, supo luchar por aquello que le pertenecía: su casa, su familia, su futuro.

 

Mujeres como ella, hicieron mi país.

 

Y con la dulzura propia del poeta, Pedroni continúa:

 

“De pagarés en blanco eran tus manos
en tu quehacer de harina.
Tu sueño despeinado en cama impaga,
de luna blanca y fría.”

“Bendito tu dolor que incendió el trigo
por un poco de vida,
por un sauce de paz donde peinarte,
por una nueva espiga.”

 

Fuentes:

 

GRELA, Plácido: “El Grito de Alcorta. Historia de la revolución campesina de 1912” Ed. Tierra Nuestra. Rosario, Argentina, 1958.

 

AAVV: “El Grito de Alcorta. Antecedentes, causas y consecuencias”Ed. FAA. Argentina, 1987.

 

MARRONE, A. V.: “Historia de Alcorta” Editado por la Comuna de Alcorta 1991.

 

PEDRONI, José: Obra poética.

 

1Mate: infusión tradicional argentina.

2Pampa gringa: término acuñado para designar la zona agrícola con epicentro en la ciudad de Rosario. (Provincia de Santa Fe) con gran afluencia de inmigrantes italianos.

Gringo: todo aquél que tiene dificultades para expresarse en español. En Argentina se aplicó especialmente a los inmigrantes italianos.

 

Desde Mujeres en Acción, un especial recuerdo a esta Mujer, cuyas palabras fueron el detonante para el inicio de esta revolución campesina - Susana Giosa-

 

Fuente consultada: eukonews - Zenbokia -

Etiquetado en Historia de Mujeres

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post