La mujer ¿sufre discriminación en el acceso al trabajo?

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

EL PROMEDIO DE INGRESO LABORAL FEMENINO ES UN 15% MENOR EN RELACIÓN A LOS VARONES

52179039_5a1fdc1614.jpg
La participación de las mujeres en la estructura económica e institucional de las sociedades contemporáneas es totalmente distinta y dependiente de concepciones básicamente religiosas o filosóficas. Sin embargo, hay un factor común predominante en todas: puertas adentro del hogar las mujeres cumplen el rol de formar futuras generaciones. En ellas descansa la organización cotidiana de la vida familiar, la formación de hábitos y costumbres, la educación de los hijos y su integración al mundo exterior, el cuidado de los ancianos, la atención de los enfermos, etc. Son, nada menos que el eslabón intergeneracional responsable de transmitir la herencia cultural.
Puertas afuera del hogar las distancias en las formas de integrarse a la vida colectiva van desde la negación casi absoluta de sus derechos (algunas sociedades musulmanas por ejemplo), hasta sociedades occidentales de máxima integración (algunas de las occidentales anglosajonas), pero en ningún caso se ha llegado a lo imaginado por Salvador de Madariaga en su libro La Jirafa Dorada: una sociedad administrada y dominada por mujeres. Con esfuerzo, obstinación y una gran cuota de audacia la historia reporta innumerables casos de mujeres célebres que ocuparon sitios destacados en todas las actividades humanas: la política, la medicina, el arte, el mundo empresario, de las finanzas, deportes, servicios, etc; no han dejado lugar sin incursionar y en lugares destacados; de manera que no es posible afirmar que hayan tenido sitios vedados.
La distinción es que no han sido fenómenos masivos sino individuales, y por lo tanto, relacionados con la fortaleza de la personalidad de esas mujeres. Argentina se ha destacado en el mundo y principalmente en Latinoamérica por ser un país de avanzada en institucionalizar masivamente los derechos de las mujeres. En los años 50 de la mano del peronismo las incorporó como fuerza laboral y política con legislación de punta en el mundo. La historia económica argentina da cuenta de su crucial rol de trabajadoras formales e informales: costureras, obreras de fábricas, telefonistas, zapateras, enfermeras, profesionales, empleadas de comercio, agricultoras, educadoras, etc. Es difícil encontrar una profesión o tarea que no haya sido desarrollada por mujeres. En todo caso en algunas de gran exigencia física, estadísticamente la proporción es menor pero no inexistente. Si hacemos referencia a nuestra zona, el trabajo femenino en la agricultura y la agroindustria frutícola, ha sido y es, de inmensa importancia.
Quizás debido a la institucionalización mencionada gran cantidad de profesiones se "feminizaron" en nuestro país. Ocurre eso con la educación, la medicina, el empleo público, la justicia, o la imvestigación. Diversos analistas fundan las causas de este fenómeno en deterioro de salarios relativos afirmando que, como las mujeres conciben su salario domo "complementario" de los ingresos familiares, ocupan lugares de trabajo que los hombres abandonan porque esos salarios han disminuído en relación a otros.
El múltiple rol de las mujeres en la familia, condiciona que si pueden opten por trabajos de horario corrido, tiempo parcial, de manera de disponer de tiempo diario para la atención de familia e hijos. Mas allá de los cambios del rol del hombre en el hogar, cualquier mujer trabajadora sabe claramente la enorme exigencia de multiplicidad de funciones a la que está sometida.

Fuente: texto extraído parcialmente del artículo publicado por ANAHÍ TAPPATÁ - Economista jefe del IERAL - Comahue- publicado en el suplemento sociedad del Diario RIONEGRO.on line

Etiquetado en Trabajo

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post