La mujer y la salud mental (1)

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

En muchos grupos de población subatendidos, las mujeres tienen considerables necesidades en lo relativo a la salud mental. Sin embargo, hasta hace pocos años, la concepción de la salud mental de la mujer había sido muy limitada, al igual que los intentos de protegerla y promoverla. Cuando se han tratado asuntos referente a la salud mental de la mujer en estas poblaciones, las actividades se han centrado principalmente en cuestiones relacionadas con la reproducción, tales como la planificación de la familia y la procreacoón, pero apenas se ha prestado atención a la salud mental. (OMS 1993; OMS 1995).
Las mujeres son fundamentales en todas las esferas de la sociedad. Sin embargo, debido a la gran cantidad de funciones que han de desempeñar en la misma, corren un mayor riesgo de padecer problemas mentales que el resto de los miembros de su comunidad. Las mujeres han de asumir la gran responsabilidad que entraña el hecho de ser esposas, madres y cuidadoras de los demás. Constituyen una parte cada vez más esencial de la población activa. De hecho, entre un cuarto y un tercio de los hogares cuentan con ellas como principal fuente de ingresos (OMS, 1995). Además de estar sometidas a múltiples presiones, las mujeres han de enfrentarse a la discriminación por motivos de género y a sus consecuencias, tales como la pobreza, el hambre, la malnutrición y el trabajo excesivo. Una manifestación extrema, pero frecuente, de la desigualdad entre los sexos, es la violencia sexual y doméstica contra las mujeres. Estas formas de violencia sociocultural contribuyen a la elevada prevalencia de los problemas mentales de las mujeres.
Principales trastornos y problemas mentales de las mujeres
Las investigaciones sobre los problemas mentales, de comportamiento sociales más generalizados en la comunidad, han revelado que las mujeres son más propensas que los varones a padecer trastornos mentales específicos. Los más comunes son la ansiedad, la depresión, las secuelas de la violencia doméstica y sexual, y el consumo de sustancias, que está aumentando vertiginosamente.
Trastornos mentales
La tasa de prevalencia de la depresión y de los trastornos de ansiedad, así como del agotamiento psicológico, son más elevadas en el caso de las mujeres que en el de los varones. Estos datos coinciden en una serie de estudios realizados en diferentes países y asentamientos. (Desjarlais, 1995). Además  de ser más propensas a la depresión y a la ansiedad, las mujeres corren una mayor riesgo de padecer trastornos obsesivo-compulsivos, somáticos y de pánico, (Russo, 1990) Entre los varones, en cambio, son más frecuentes el diagnóstico de personalidad antisocial y la adicción al alcohol. La diferencias entre los sexos en lo relativo a los trastornos mentales se aprecian claramente en el caso de la depresión (Russo, 1990).
Los datos obtenidos en un estudio realizado por el Banco Mundial revelan que, en los países en desarrollo, aproximadamente el 30% de los casos de discapacidad por trastornos neuropsiquiátricos en las mujeres se debe a la depresión, mientras que en el caso de los varones la proporción es de 12,6%. La disparidad entre las tasas correspondiente a los varones y las relativas a las mujeres suele ser aún más pronunciada en los grupos de población subatendidos (Banco Mundial, 1993).
Seguimos en el próximo artículo ................

Etiquetado en SALUD

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post