La otra cara de la prostitución. (2)

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

El trabajo sexual femenino es una actividad productiva, porque posibilita a algunos grupos sociales desfavorecidos, en este caso las mujeres de bajo estrato social y de baja calificación profesional, superar los niveles de vida más elementales y obtener ingresos superiores a los de cualquier trabajo marginal o no calificado. La situación laboral de la trabajadora más marginal frente a la de un asalariado medio, es privilegiada, dado que necesita una menor dedicación para conseguir ingresos equivalentes. Además disfruta de flexibilidad de horario, y de no estar sujeta (en teoría), a ningún patrón. De esta manera, la trabajadora sexual se ha definido como un trabajador autónomo, libre de servidumbres y único dueño del producto de su trabajo. Por lo tanto, el trabajo sexual permite participar de las pautas de consumo imperantes en la sociedad.
Tomando en cuenta, que cualquier aspecto de la profesión en el pasado, aparece enjuiciado favorablemente, la situación de estas mujeres ha variado a través de las épocas y régimenes sociales. Hoy, todo el discurso que hace referencia a la descripción del trabajo sexual, está teñido de valoraciones negativas. Es importante destacar que el trabajo sexual, además de sufrir la discriminación de ciertos sectores de la sociedad, también sufre las consecuencias de la crisis económica, que ha provocado un empobrecimiento relativode las personas dedicadas a esta actividad.
La prostitución es un fenómenos social, que necesariamente debe ser abordado por el Estado. Es un problema social y de seguridad prioritario, que el Estado no ha enfrentado con voluntad política. Las modalidades de explotación sexual que eran exclusivas a determinadas regiones del mundo para la industria del sexo, han sido atomizadas para convertirlas actualmente en una gran nube que cubre a todos los continentes. el cielo que abriga a las naciones latinoamericanas, está nublado por la densa violencia del patriarcado hacia la población femenina.
En definitiva, la prostitución es un fenómeno social que va en aumento, debido al crecimientode la pobreza, a la falta de oportunidades laborales y a la creciente desigualdad social que vive la región.

El presente artículo y el anterior fueron consultados en:
Artículo "Configurando el papel de la trabajadora sexual en la sociedad del consumo" de KARLA URZUA AJRAZ publicado en ALMEDIO-CINEP "Integration régionale, résistance culturelle, identité collective, organisation de femmes, psotitution. - Chili, Amérique Latine, Santiago du Chili - 
www.almedio.fr-info@almedio.fr   www.cinep.org.co  

Etiquetado en Sexualidad

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post