La sistemática violación de los Derechos Humanos. (7)

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

                                                                                                      LA  APROPIACIÓN  DE  NIÑOS.bebes.jpg                                              
Durante el Golpe de Estado perpetuado por la Fuerzas Armadas se llevó a cabo una política de terror y avasallamiento de los derechos sociales e individuales del pueblo de la República Argentina. El saldo de este accionar fué la desaparición de miles de personas. Pero esta metodología tan aberrante también se ensañó con los hijos de los prisioneros, algunos de corta edad, otros nacidos en los centros clandestinos durante el cautiverio de sus padres.

Los que se apropiaron de estos menores desaparecidos, usaron dos caminos supuestamente legales para borrarles la identidad y su historia familiar:
a) o fueron adoptados como hijos propios.
b) o fueron adoptados con adopción plena, la que en nuestro país borra el vínculo con la familia de sangre y el menor pasa a integrar la familia adoptiva.

Según testimonios, se logró conocer cómo eran tratadas las mujeres embarazadas que eran secuestradas: cuando llegaban a la ESMA, eran tiradas en colchonetas en el suelo, encapuchadas y boca abajo. No se salvavan de las torturas pese a su estado. Al principio, cuando faltaban pocos días para el alumbramiento, eran llevadas a una pieza con ventanas herméticamente cerradas; recién ahí le sacaban los grilletes, que eran vueltos a poner cuando iban al baño. Eran "atendidas" por un médico del Hospital Naval, un enfermero de la ESMA, y ayudadas por otras prisioneras. Una vez nacida la criatura, la madre era "invitada" a escribir una carta asus familiares, a los que supuestamente les llevarían el niño o niña. Inmediatamente la secuestrada era "trasladada", mientras el bebé quedaba en la habitación atendido por otras embarazadas. Luego se lo llevaban. Desde que la embarazada llegaba, yá sabía cuál sería el destino de su hijo y el suyo: a ella le esperaba el TRASLADO, y a su pequeño la seguridad de que nunca conocería su verdadera historia y menos a su verdadera familia.
El ex marino Scilingo reveló el "modus operandus" del horror, ante la Cámara Federal de Buenos Aires. "Alegando razones humanitarias" la Armada habría dispuesto que las embarazadas detenidas deberían dar a luz, pero para evitar que los mismos niños se contaminasen con ideas extremistas, éstos se darían en adopción a familias "normales": marinos allegados a ellos que, a través de haber tomado contacto con el Grupo de Tareas 3.3.2,  habrían expresado el deseo de adoptar un niño.
El procedimiento que se llevaba a cabo era el siguiente: el entonces director de la ESMA, contraalmirante Rubén Chamorro, el jefe del G.T.3.3.2, capitán de navío Jorge Vildoza, y el jefe de Inteligencia capitán de fragata Jorge Acosta, resolvían a quién correspondía el futuro bebé, todo con el visto bueno de quien ejercía la conducción directa del Grupo, el Comandante en Jefe de la Armada, almirante Eduardo Massera.

CONTINUAMOS EN EL PRÓXIMO ARTÍCULO . . . . . . .

Etiquetado en derechos humanos

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post