Las Mujeres de Malawi reclaman participar en su modelo de desarrollo.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Hasta 27 por ciento de la población femenina del país nunca asistió a la escuela, una cifra que entre los hombres es de apenas 16, según el censo de población y vivienda 2008. La Organización de las Naciones Unidas sostiene que los indicadores en materia de salud siguen siendo peores para las mujeres. La mortalidad materna en el país es de 807 muertes por cada 100.000 nacimientos, lo que ubica al país entre los peores en África.

 

La primera Estrategia de Desarrollo y Crecimiento, que pautó la agenda del país desde 2006 y que expira este año, intentó traducir los Objetivos de Desarrollo de la ONU para el Milenio –en particular los referidos a las mujeres, la educación y la salud– a un contexto local.

Sin embargo, el plan hizo énfasis en las inversiones, especialmente en el desarrollo agrícola e industrial, por lo que actualmente muchas mujeres están en una situación más precaria que hace cinco años. “Las mujeres continúan muriendo a un ritmo alarmante, especialmente al dar a luz, dado que no tienen acceso a centros de salud.

Viven principalmente en comunidades rurales ubicadas muy lejos de las clínicas. Cuando se enfrentan a complicaciones tienen pocas posibilidades de sobrevivir. La mortalidad materna representa la mayor desigualdad sanitaria en el mundo“, planteó Faustace Chirwa, directora ejecutiva del no gubernamental National Women’s Lobby Group (NWLG).

La baja alfabetización de las mujeres empeora las cosas, según Chirwa. “Muchas mujeres, especialmente en las áreas rurales, no pueden participar en las tareas de desarrollo porque nunca fueron a la escuela. Su voz es excluida de las decisiones que en última instancia las afectan. No participan en las iniciativas de desarrollo comunitario porque no tienen poder y tampoco reclaman sus derechos”, dijo.

Ganizo Makwiti, de 39 años, vive en el sureño distrito de Machinga y se siente frustrada por las dificultades de acceso a la educación que padecen las niñas. “Nunca recibí educación porque a mis padres les incomodaba enviarme a la escuela, que, caminando, está a una hora y media de distancia de nuestra casa. Hay un bosque en el medio y ellos decían que eso no era seguro para mí“, relató. “Mis dos hermanos todavía pueden ir porque a los hombres se los considera más fuertes y más valientes que a las mujeres. Ahora ambos trabajan como maestros y están mejor que yo económicamente”, explicó Makwiti.

Ella terminó casándose a los 16 años y ahora tiene seis hijos, cuyas edades oscilan entre los siete y los 22 años. Su esposo falleció hace tres años y ella se esfuerza por cuidar a cuatro de sus hijos. “Mis cuatro hijas abandonaron la escuela porque estaba muy lejos. Desde entonces, dos se casaron. Sé que terminarán siendo tan pobres como yo. Necesitamos ayuda del gobierno para acercar las escuelas”, dijo Makwiti.

Chirwa cree que invertir en mujeres y niñas sentará las bases para un crecimiento económico a largo plazo que terminará reduciendo la desigualdad entre hombres y mujeres, así como la pobreza. El NWLG trabaja con otras organizaciones de la sociedad civil y con el Ministerio de Género para hacer oír las voces de las mujeres mediante la participación, las redes y las asociaciones comunitarias, y su principal objetivo es darles poder y mejorar su estatus. “Ayudamos a las mujeres de áreas rurales a reclamar sus derechos, para que el gobierno priorice sus necesidades. Los asuntos de educación y salud se ubican en un puesto alto entre las necesidades de las mujeres”, afirmó.

NWLG también culpa de la situación negativa que enfrentan las mujeres a la ausencia de concejales en los gobiernos locales. Desde la administración multipartidaria en 1994, el país ha realizado elecciones de gobiernos locales solamente una vez, en 1995, y el mandato de los concejales expiró en 2005.

La Constitución de Malawi estipula, en la sección 147, subsección 5, que las elecciones de gobiernos locales tendrán lugar la tercera semana de mayo el año posterior a los comicios generales. Como estos se realizaron en mayo de 2009, los locales debían tener lugar en mayo de 2010.

El presidente Bingu wa Mutharika los postergó para abril de este año, pero desde entonces destituyó a la Comisión Electoral, argumentando que, según una auditoría, no era capaz de responsabilizarse por los millones de dólares que implicarían las elecciones de 2011.

Mientras, el secretario del Tesoro, Joseph Mwanamvekha, declaró esta semana a los medios locales que no estaba seguro de cuándo se realizarían los comicios, dado que los preparativos se habían retrasado debido a la suspensión de la Comisión.

“Todo indica que no tendremos concejales en lo inmediato, y nuestra única esperanza es que la segunda Estrategia de Desarrollo y Crecimiento aborde los asuntos femeninos”, dijo Chirwa. Se espera que ese plan incorpore las necesidades de las mujeres a través del Ministerio de Planificación y Cooperación para el Desarrollo, que desde septiembre viene efectuando consultas en todo el país sobre qué debería contener y priorizar el proyecto.

Muchas organizaciones no gubernamentales, entre ellas la Coalición sobre los Derechos Infantiles, presionan para que haya más escuelas y por la mejora de las instalaciones sanitarias, a fin de que más niñas sigan estudiando. El ministro de Planificación y Cooperación para el Desarrollo ha asegurado a la prensa que el dinero para implementar la Estrategia se asignará en el presupuesto nacional 2011/2012, que se dará a conocer en junio.

 

Fuente: AmecoPress/IPS - Malawi - CLAIRE NGOZO - 07/02/11

Etiquetado en derechos de las Mujeres

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post