Líbano: dar a las Mujeres los mismos derechos de ciudadanía que a los Hombres.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

En julio de 2010, Igualdad Ya publicó Acción Mujeres 36.1 para pedir al gobierno libanés que reconociera los efectos adversos que tiene la ley de nacionalidad libanesa para las familias formadas por una mujer del país casada con un extranjero. En dicho documento se hacía también un llamamiento al gobierno para que revisara esta ley discriminatoria con el fin de que todos los ciudadanos libaneses tengan el mismo derecho a transmitir la nacionalidad libanesa a sus cónyuges y descendientes. En nuestro llamamiento hablábamos del caso de Hiam Abd El Samad, su esposo egipcio Anwar Hasaneen y sus tres hijas (Nour, de 17 años, ‘Amar, de 12, y ‘Ayia, de 9), que han tenido que sufrir dificultades y privaciones importantes a causa de la ley mencionada.

 

Igualdad Ya se congratula por la nueva normativa adoptada por el Ministro de Trabajo Charbel Nahhas el pasado 23 de septiembre, la cual introducía varias modificaciones en la legislación laboral para erradicar las distintas formas de discriminación contra los cónyuges extranjeros de mujeres libanesas y sus hijos. La normativa ya está en vigor y permite conceder permisos de trabajo a los cónyuges extranjeros sin necesidad de tener un patrocinador, lo que facilita a los empleadores la contratación de mano de obra extranjera. Estas modificaciones mejorarán la situación de la familia de Hiam. Su esposo podrá acceder automáticamente a un permiso de trabajo sin tener que contar con un patrocinio, por lo que tendrá más posibilidades de encontrar trabajo, y de este modo será más fácil que no le exploten, porque ya no tendrá que estar atado a ningún patrocinador. Las hijas de Hiam también podrán optar automáticamente a un permiso de trabajo.

 

De acuerdo con la nueva normativa, los esposos extranjeros de mujeres libanesas y sus hijos podrán renovar el permiso de residencia sin tener que pagar tasa alguna, aunque no tengan trabajo. Sin embargo, si los hijos nacidos de madre libanesa y padre extranjero contraen a su vez matrimonio con ciudadanos extranjeros, no podrán quedarse en el país aunque nunca hayan salido del mismo.

Asimismo, la familia de Hiam continúa sin poder acceder a una atención sanitaria gratuita y otras prestaciones sociales como consecuencia de su condición de extranjeras. Por tanto, las medidas del Ministerio de Trabajo son positivas pero no resultan suficientes para materializar el derecho de las mujeres libanesas a conferir su nacionalidad a sus esposos e hijos y a disfrutar de los derechos humanos fundamentales.

 

La ley de nacionalidad en Líbano únicamente permite a los hombres (y no a las mujeres) transmitir la nacionalidad libanesa a sus esposas e hijos. Esta ley niega la igualdad entre hombres y mujeres en términos de nacionalidad y socava la condición de las mujeres como ciudadanas con los mismos derechos, al tiempo que contraviene la Constitución libanesa que establece que todos los ciudadanos libaneses son iguales ante la ley y tienen los mismos derechos civiles y políticos. También contradice muchas de las normas internacionales de derechos humanos ratificadas por el Líbano, en particular la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención sobre los Derechos del Niño.

 

Fuente: Igualdad Yá - Acción Mujeres 36.1 - 29/11/11 -

Etiquetado en ciudadanía

Comentar este post