Madres, monjas, putas y "machorras".

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

12-1.jpgSEMINARIO: "LA MEMORIA DE LA SEXUALIDAD DE LAS MUJERES EN EL FRANQUISMO". Destaca el control de la sexualidad de las mujeres y las grietas por las que el deseo sexual logró escapar para expresarse. . . . .

 

Un seminario organizado en Madrid entre el 5 y el 9 de abril, por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía; ha intentado recuperar la memoria de la sexualidad de las mujeres durante la dictadura. Bajo la atenta mirada de Dios, el Estado y el marido, las mujeres que vivieron el nacionalcatolicismo franquista cumplían para el régimen dos papeles bien definidos: o eran puntales del hogar, perfectas madres y esposas asexuadas al servicio del varón, o satisfacían, también al servicio del varón, los deseos no cumplidos por la "pin up" ibérica de laca y delantal.

 

Eran madres o prostitutas, cara y reverso de un modelo que negaba la sexualidad autónoma de las mujeres, condición imprescindible para que el sistema político y económico de la dictadura, el orden y la tradición se impusieron durante casi 40 años y cuyo rastro se puede seguir hasta la actualidad. Las mujeres libres que intentaron vivir su sexualidad fuera del matrimonio con fines reproductivos eran consideradas "mujeres de dudosa moral", más bien putas o desviadas, castigadas y amenazadas con el peso del pecado, el delito o la enfermedad mental.

"LIBRERAS" y "MACHORRAS" :

 

Constituían  la "transgresión de la transgresión", en palabras de Dolores Juliano, antropóloga de la Universidad de Barcelona. Las lesbianas no servían al varón (ni al varón-estado ni al varón-hogar) ni cumplían el papel reproductivo deseado. "El Franquismo ni siquiera les dá carta de naturaleza, no las reconoce como sujetos" explica la directora de las jornadas, la socióloga de la UNED, Raquel Osborne.El camuflaje social, la invisibilidad y el silencio se van a convertir, sin embargo, en estrategias de resistencia para algunas mujeres. Es el caso de las "libreras" catalanas, que se reconocían como lesbianas con este nombre cifrado en la Barcelona de los años `40 y ´50.  Mujeres, en su mayor parte trabajadoras, que organizaron redes de solidaridad cómplice entretejidas con los ambientes bohemios de la farándula del Paralelo, para poder generar espacios de libertad en acampadas, cafés, playas .....

Aunque la persecución sobre los hombres homosexuales se realizó de forma mucho más explícita con normas como la Ley de vagos y maleantes de 1933/34 (frente a la represión más difusa de las familias o la religión, que operaba de forma eficaz con las lesbianas), hacia finales del régimen, como señala la psicóloga e investigadora en la Universidad Complutense de Madrid, Raquel Platero; "existía una alarma concreta hacia la disidencia sexual que suponen las mujeres que aman a otras mujeres y las mujeres masculinas o "machorras", lo que es identificado como un problema en aumento"

 

<<<< CONTINÚA >>>>

Etiquetado en Historia de Mujeres

Comentar este post