Malas noticias: la infertilidad masculina viene aumentando en las últimas décadas.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Los crecientes problemas que experimentan muchas parejas para concebir un hijo parecen empeorar frente a una reducción en la fertilidad masculina, y esta situación contribuye a la baja tasa de nacimientos que se observa en muchos países, concluyó una nueva investigación.

 

Los crecientes problemas que experimentan muchas parejas para concebir un hijo parecen empeorar frente a una reducción en la fertilidad masculina, y esta situación contribuye a la baja tasa de nacimientos que se observa en muchos países, concluyó una nueva investigación.

 

"El fuerte impacto de la salud reproductiva de los hombres en la fertilidad de una pareja suele ser pasado por alto. Las mujeres postergan su maternidad y por eso su fertilidad se ve reducida, y ahora observamos que el esperma de baja calidad parece dificultar aún más las posibilidades de concebir", dijo Niels Skakkebæk, de la Universidad de Copenhagen (Dinamarca). uno de los autores.

 

LA INFERTILIDAD
Una pareja tiene problemas de fertilidad cuando no logra el embarazo tras un año de mantener relaciones sexuales sin usar métodos anticonceptivos. Esta dificultad para concebir puede deberse a problemas en la mujer, en el hombre o en ambos, y estas complicaciones pueden ser de índole física o psicológica.

 

Actualmente más del 10% de las parejas sufren de infertilidad, por lo cual continua aumentando la demanda de las diversas técnicas de reproducción asistida.

 

UN PROBLEMA RECIENTE
Los autores explicaron que el conteo de esperma, que indica la concentración de espermatozoides en el semen de un hombre, cayó fuertemente en los últimos 50 años. Actualmente, el semen de uno de cada cinco caballeros de 18 a 25 años es de una calidad menor a la adecuada.

 

A su vez, el nivel de la hormona testosterona está bajando y por ese motivo se observa un creciente número de cáncer de testículos y ciertas anormalidades que afectan a la fertilidad.

 

Por otro lado, ciertos factores del estilo de vida como la obesidad y el fumar también afectan la calidad del semen. A su vez, cuando una mujer embarazada fuma la fertilidad de su bebé corre el riesgo de verse afectada cuando crezca y se transforme en un adulto.

 

"Necesitamos una estrategia de investigación para lidiar con el pobre estado de la salud reproductiva masculina. Este problema creció tanto en tan solo unas décadas que podemos inferir que se debe a factores ambientales y de estilo de vida más que a cuestiones genéticas. Por lo tanto, es prevenible si se identifican las causas", concluyó Skakkebæk.

 

Fuente: Tucumán Noticias - NEO MUNDO - 29/04/11

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post