¿Masoquismo, irracionalidad, costumbre o moda ?

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Por María Esther Espinosa Calderón
Periodista, ha colaborado en diversos medios, entre ellos el Uno más Uno, Mira, El Universal, Etcétera, 'Triple Jornada' del periódico La Jornada, y en la revista Fem.



Estilizan la figura, hacen ver más alta, más sexi, más atractiva a la persona que los usa, los tacones realzan la belleza y elegancia de las piernas femeninas. Los utilizan las sexoservidoras, a las que se les ha llamado �las del tacón dorado�. También caracterizaron a la Penélope de Joan Manuel Serrat: �con sus zapatitos de tacón, sentada en la estación�, o al juez Domínguez, cuando se convierte por las noches en travesti interpretado por Miguel Bosé en la película Tacones Lejanos . Por supuesto, no olvidamos tampoco un clásico de la literatura infantil donde los zapatos juegan un papel estelar: la legendaria Cenicienta que gracias a su zapatilla perdida encuentra a su príncipe. Los tacones, sobre todo los altos, ya sea luciendo en las modelos de trajes de baño durante una pasarela, -aunque en la playa jamás se usen- o como accesorio para resaltar los atributos de las concursantes de belleza, son un fetiche: objetos con una fuerte carga erótica, que resulta muy evidente en las artistas porno que se despojan de todas sus prendas menos de sus vistosos y altos tacones.

Para los hombres, los zapatos de tacón representan un símbolo fálico. Para las mujeres, también, pero lo cierto es que al usarlos, para muchas son también una tortura o sacrificio que asumen con gusto por pura vanidad; por aquellos cánones de belleza que les dicta y ha dictado la moda y la sociedad. Los hay de diferentes modelos y estilos, de diversos diseñadores y marcas, de varias alturas, adornados con piedras preciosas o de fantasía, de piel o de material sintético, fabricados para todos los gustos y para todas las ocasiones pues son parte de la feminidad de la mujer, Lo dijo el desaparecido grupo musical Bronco con zapatos de tacón las nenas se ven mejor� No importa que trastabillen al caminar o se vean imposibilitadas para correr y ponerse a salvo en una situación de emergencia. Y es que los tacones también tienen su lado oscuro, tortuoso y nocivo, pero de eso se ha hablado muy poco. ¿Nos han contado acaso de su amenazante peligro para la salud?

Para Nora García, la protagonista de la novela de Margo Glantz, Historia de una mujer que caminó por la vida con zapatos de diseñador , �los tacones altos son una paradoja de la moda, un estereotipo a seguir y a la vez una tortura para quienes los usan�. Señala �a mi me han ocasionado enfermedades gravísimas empezando por la formación de juanetes, la deformación de la bóveda del pie o la dislocación de la columna vertebral, aunque también sean instrumentos que realzan las cualidades femeninas: las mujeres lucen seductoras, sensuales, femeninas, fascinantes: su porte se endereza, aumenta su estatura, el busto se estiliza��(1)

Con el paso del tiempo, la moda, los estereotipos consumistas y un sinfín de valores que arrastra y renueva la sociedad contemporánea, han coincidido para imponer extrañas y nada saludables formas o diseños a los zapatos, paradójicamente muy lejos de la comodidad y el confort. Exponer los pies al sacrificio o incluso a la tortura en aras de la belleza y la elegancia, ya es historia vieja, sucedía desde antes de que se inventara el tacón. En China durante mil años, las mujeres soportaron los fuertes dolores de pies cuando siendo niñas se los vendaban para que no les crecieran. La deformación de los pies fue llevada al extremo en nombre de la belleza y del �erotismo.

El balanceo al caminar ocasionado por el dolor de los pies vendados era considerado un signo erótico para los chinos. Se dice también, que el sitio preferido para la cópula era el hueco o espacio en medio de la planta del pie deformado, lo que se llamaba Lotus de Oro . El �pie perfecto�, era el pequeño de 7 cm y medio.

"Reducir las dimensiones de los pies de la mujer mediante el desplazamiento de los huesos estaba unido a la creencia de que esta intervención sobre el cuerpo determinaba una hipertrofia de los órganos sexuales, sucediendo algo semejante a lo que ocurre en la horticultura: con la poda se obtienen frutos más abundantes y jugosos. Como consecuencia, los pies empequeñecidos no sólo estaban cargados de simbolismo erótico, sino que además hacían de la mujer un óptimo partido: eran más deseadas en función de su incapacidad para caminar, por lo que la mujer que no tenía los pies minúsculos estaba condenada a quedarse sin marido�.(2) A las chinas les daba estatus tener pies pequeños y deformes, a pesar de la agonía que les provocaba al caminar y lo consideraban un símbolo de belleza femenina. Durante un milenio fue el tesoro más oculto de las mujeres (aunque las incapacitara para ciertas actividades laborales, entre ellas las labores del campo) y el soñado placer de los hombres.

Ideológicamente, creencias semejantes han invadido todo el orbe. El pie pequeño de Cenicienta concordaba con su belleza y bondad, y contrastaba con los pies grandes y feos de sus nefastas hermanastras. En México, María Graver le cantó al pie pequeño en su interpretación de Por si no te vuelvo a ver : �Tú, la de los ojazos negros, la de boca tan chiquita, la de tan chiquito pie, tú, la que eres tan orgullosa, por saber que eres hermosa, no me dejes de querer�. Ideas, creencias o costumbres a veces tan absurdas o arbitrarias que sorprende ver cómo perduran y se reproducen a pesar de sus consecuencias, como es el caso de la anorexia en las modelos que buscan la delgadez extrema.

¿Y el tacón de dónde viene?

El tacón fue inventado por el rey Luis LIV, quien impuso algunas costumbres en el vestir, entre ellas, los famosos zapatos de tacón, que lucía para disimular su corta estatura. Su artesano personal Nicholas Lestage siguió sus instrucciones para su diseño único: piedras preciosas, brocados, adornos vistosos, todo un derroche de imaginación, sofisticación y también exclusividad, pues nadie en la corte podía usar sus modelos y quien desobedeciera era castigado con la pena de muerte.

Se puede decir que la mujer moderna al usar zapatos de tacón, también sucumbe al paso vacilante de las chinas (al vendarse los pies), en un acto que es contra natura, porque desplaza el centro del equilibrio del pie hacia atrás.

Aunque la mayoría de las mujeres manifiestan que el uso de este tipo de calzado les causa molestias y dolor en varias partes del cuerpo (planta de los pies, rodillas y columna) lo toleran porque se ven más �guapas o formales�. Laura Hernández, asegura que si vas a una entrevista de trabajo, debes de ir bien arreglada y bien vestida, por lo tanto tienes que ir con zapatos de tacón, no puedes ni debes de ir con chanclas o con tenis.

Las mujeres que usan zapatos de tacón alto con puntas estrechas están propensas a desarrollar callos, ojos de pescados, dedos de martillo. Muchas tendrán que visitar al ortopedista o al podólogo; el cuerpo resiente la forma en que es tratado y cobra la factura años más tarde,.

Equivocadamente Marilyn Monroe decía: �No sé quién inventó el tacón, pero todas las mujeres le debemos mucho�. Y es que el tacón obliga a tomar posturas diferentes, no sólo las sexis y pomposas, sino algunas otras muy nocivas.

Los pies de las mujeres tienen cuatro veces más problemas que los de los hombres. El médico ortopedista Jesús Alberto Zavala, señala que el uso de los tacones es perjudicial para la salud, tanto al estar parado como al caminar. Los tacones de más de 5cm son inadecuados por razones médicas, posturales y de seguridad. No contribuyen al desarrollo normal de las fases de la marcha y sí a los problemas de columna vertebral y rodillas; los problemas por este tipo de calzado no se advierten ni en un mes ni en dos, sino con el transcurso del tiempo. Ciertamente hay más complicaciones en aquellas mujeres que llevan una vida sedentaria que en las que hacen ejercicio, pero ninguna es inmune a los estragos del tacón.

De acuerdo con el doctor Zavala Aguilar, las pacientes que han sido operadas por algún problema provocado por el tacón, lo han seguido usando a pesar de ello.

¿Masoquismo, irracionalidad, costumbre ó moda? Los cánones del consumismo y la mercadotecnia seguirán dictando parámetros de la belleza y la elegancia a través de incómodos y perjudiciales estilos de zapatos que las mujeres seguirán usando a pesar de sus consecuencias.

(1) Margo Glantz, Historia de una mujer que caminó por la vida con zapatos de diseñador, Anagrama, pág. 14

(2) Squicciarino, Nicola. "El vestido habla". Madrid, 1990. p. 21 , mencionado en www.7calderosmagicos.com.ar/Word/2005/A1N8.doc#Articulo

Artículo publicado en MujeresNet.info - Información social y periodística con perspectiva de género -
Directora y Editora ELSA G. LEVER MENTOYA - 

Etiquetado en SALUD

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post