México: Cine y sexo: la mirada femenina.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

almudena_filmando.jpg

Un festival de películas pornográficas de directoras mujeres pone en primer plano la importancia de la apropiación femenina de este tipo de discursos. Sus organizadoras reivindican el derecho de todas a explorar el placer y la imaginación erótica.

“La palabra ‘pornografía’ nos remite a algo deleznable. Sin embargo, es consumida de manera masiva y, para muchos, es el único referente de educación sexual. Por ello, no podemos seguir siendo tan mojigatos: reconsideremos el tema”, dicen las organizadoras del festival Cine y Sexo, La Mirada Femenina, una muestra de cine erótico y pornográfico con perspectiva de género. Se realiza en la ciudad de México desde el 20 al 26 de agosto, y en Guadalajara del 27 de agosto al 1 de septiembre.

 

“Existen muchas pornografías. La intención de esta pequeña muestra cinematográfica, es visibilizar la apropiación femenina del discurso pornográfico. Quienes hasta ahora habían sido el objeto pasivo pasan a ser los sujetos que deciden lo que ocurre en el set”, dicen las chicas. En este sentido, la psicóloga y sexóloga Adriana Arias dice en una nota de Entremujeres: “Así como el varón ha podido desarrollar su potencial amatorio -gracias al derecho de las mujeres de expresar las formas de su deseo- y hoy se permite disfrutar del prólogo erótico amoroso y de ese modo desatarse de su formato genital, también las mujeres estamos pudiendo permitirnos develar nuestros prejuicios, jugar con nuestra imaginación y sumergirnos en el juego que propone la pornografía como recurso sexual”.

 

Como describe Arias, las películas porno clásicas mantienen una acentuación de las zonas erógenas genitales (senos, glúteos, vulva) en primer plano. Sin embargo, la inclusión de la mujer como consumidora generó cambios y nos encontramos con filmes más elaborados, con mayor contenido argumentativo y cierto desarrollo estético que suma al producto de manera significativa. Justamente, toda la programación de este festival incluye películas de directoras mujeres, que aportan su mirada de género. Ellas “reivindican con su cine el derecho de las mujeres a explorar su placer y su imaginación erótica, el derecho a manifestar lo que les gusta y lo que no, el derecho a ver porno y disfrutarlo, el derecho a ser calientes y no por eso ser violentadas”. Y agregan: “La pornografía es un reflejo de la sociedad, de sus estructuras de poder, de sus temores, de sus deseos, de sus fantasías, de sus necesidades, de sus demonios”.

 

Ellas, las provocadoras

 

Una de ellas es Candida Royalle, una neoyorkina nacida en octubre de 1950. Es productora y directora de películas eróticas y ex actriz porno. En 1984 fundó su propia productora, Femme Productions, con la idea de situar el erotismo en el deseo femenino y contribuir a la terapia de pareja. Sus producciones están más dirigidas a las mujeres y a las parejas que a los hombres, y se destacan por tener un toque más artístico y por alejarse de algunas imágenes del porno “tradicional”, como el foco en la eyaculación masculina. Sus películas muestran la actividad sexual dentro de un contexto más amplio de la vida emocional y social de las mujeres.

 

Jennifer Lyon Bell, directora de cine erótico y dueña de una productora independiente, Blue Artichoke Films, es otra de las protagonistas. En sus películas -proyectadas en diversos festivales- combina sexo real con recursos artísticos. Su filme “Headshot” fue proyectada en el festival de cortometrajes de Cannes, “Cannes shortfilm Corner”, y en Londres en el Instituto de Arte Contemporáneo. Su película “Matinée” gano tres premios por mejor película, incluyendo el del Festival Australiano “Melbourne Undergroud Film Festival” a pesar de que fue técnicamente vetada por el comité clasificador debido a su contenido sexual. Además, es curadora del Museo de Sexo en Nueva York, Ladyfest, Pinched: Sex, Love and Couuntercultures y del Festival de Cine Erótico Indie de San Francisco. También imparte talleres sobre erotismo, porno, feminismo, y teoría cinematográfica en instituciones como La Universidad de Ámsterdam y La Academia de cine Holandés.

 

La sueca Erika Lust, por su parte, es co-fundadora de Lust Films, productora audiovisual y escritora. Entre sus trabajos se encuentran The Good Girl, Cinco Historias Para Ellas (su primer largometraje), la película experimental erótica Barcelona Sex Project, Life Love Lusty y Cabaret Desire, su última película, estrenada a fines de 2011. Además, Erika es la autora de los libros como Porno Para Mujeres, Por Qué Las Suecas Son Un Mito Erótico, La Biblia Erótica De Europa y Love Me Like You Hate Me. Erika Lust nació en Estocolmo (Suecia) en 1977, país en el que se licenció en Ciencias Políticas, especializándose en Feminismo (Universidad de Lund). Desde el año 2000 reside en Barcelona. Hablamos con ella en exclusiva.

 

Otra neoyorkina adquiere protagonismo. Tristan Taormino es escritora feminista, columnista, educadora sexual, activista, directora de cine para adultos y también, en algunas ocasiones, actriz. En su obra Tristan Taormino’s House of Ass exhibe a varias estrellas porno mientras practican sexo sin un guión. En el año 2006 dirigió Tristan Taormino’s Chemistry, la primera de una serie de películas de larga duración de Vivid Entertainment en las que actores y actrices eligen con quién tener relaciones sexuales, así como qué hacen, dónde y cuándo. Su nombre es famoso en las universidades estadounidenses debido a la frecuencia con la que es invitada como conferencista experta tanto en temas de sexualidad, género y feminismo como de homosexualidad y lesbianismo. Es columnista de The Village Voice y Taboo y fue editora de On Our Backs, la revista más antigua de contenido sexual para lesbianas.

 

Marit Österberg nació en Estocolmo, Suecia, pero vive en Berlín. Es directora y participa de la escena del cine porno feminista queer que se desarrolló en Europa en los últimos años. Sus películas fueron presentadas y discutidas en festivales alrededor del mundo.

 

La directora de cine, productora audiovisual, reportera cultural e investigadora y docente en el departamento de estudios cinematográficos de la Universidad de Estocolmo, Ingrid Ryberg, es otra de las directoras participantes. Es especialista en pornografía queer, feminista y lésbica.

 

Liandra Dahl produce, escribe, dirige y actúa filmes eróticos. “Produzco y aparezco en pornografía porque quiero devolverle al cine para adultos los cuerpos naturales, el sexo real y la verdadera química. Quiero que la atención esté puesta en los orgasmos reales y en la conexión auténtica entre la gente teniendo sexo. Para mí producir porno no se trata de encontrar a la gente más hermosa y hacerlas desempeñar una serie de movimientos sexuales en posiciones explícitas, de la manera más obvia. Es sobre la aceptación del cuerpo, de todo tipo de cuerpos, de encontrar a gente con sincera e intensa atracción, y que están dispuestos a compartirlo entre ellos y públicamente para generar algo sensual y hermoso para mi cámara”, dice la chica, modelo de desnuco erótico con posgrado en Estudios de Género y Sexualidad en University of Melbourne.

 

Publicado por: Entremujeres.com (Diario Clarín) - Sabrina Díaz Virzi - 22/08/12 -

 

Etiquetado en medios de comunicación

Comentar este post