Nicaragua: Feministas rechazan sentencia de Suprema Corte de Justicia a favor de agresor sexual.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Indignación y repudio. Ésta es la respuesta de organizaciones feministas a la sentencia emitida por la Suprema Corte de Justicia de Nicaragua a favor de Farinton Reyes, quien cumplía una pena de ocho años de prisión por violar sexualmente a Fátima Hernández. Para las entidades feministas, la decisión de la Corte favorece a los abusadores en detrimento de las víctimas.

 

La sentencia presentada el último 22 de julio redujo de ocho a cuatro años la pena de Farinton Reyes por la violación sexual de Fátima Hernández. Como justificación para esta decisión, la Corte señaló que el acusado "actuó en estado de arrebato estimulado por la cerveza que había ingerido” y que "la víctima fue permisiva”.

 

Además de la reducción de la pena, Reyes obtuvo la libertad. Después de 18 meses en prisión, la Corte liberó al agresor por no tener antecedentes criminales y por tener buena conducta. "Esta sentencia sienta un precedente nefasto para todas las mujeres en la medida que justifica los comportamientos abusivos del agresor, a la vez que culpabiliza a las víctimas por no haber opuesto una resistencia heroica frente al violador”, destacó el comunicado del Movimiento Feminista de Nicaragua.

 

El rechazo de la sentencia de la Corte también partió del Movimiento contra el Abuso Sexual (MCAS), el cual consideró que los jueces cometieron el delito de prevaricación. "La sentencia carece de base científica y jurídica. Sienta un precedente al ser emitido por la máxima autoridad de justicia de nuestro país, permitiendo a los abogados utilizar los mismos argumentos para defender a los abusadores sexuales. Además el consumo de alcohol no justifica ningún acto de violencia”,expresó Marvin Mayorga, integrante del Movimiento, a El Nuevo Diario.

 

El camino para que Fátima Hernández consiguiera justicia no fue fácil. Reyes cometió el delito el 25 de julio de 2009, pero recién se anunció su sentencia casi un año después: en junio de 2010, cuando fue condenado a ocho años de prisión. De acuerdo con el Movimiento Feminista de Nicaragua, Fátima, "a lo largo del período que duró el juicio ha realizado tres huelgas de hambre como recurso extremo para lograr que se haga justicia”.

 

Ahora, la joven, además de luchar contra el sentimiento de injusticia, es blanco de persecuciones y amenazas. En una conferencia de prensa realizada en la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Fátima afirmó que ha recibido amenazas a través de llamados telefónicos y que es vigilada por autos sin chapa patente. "Si salgo al frente, hay gente que pasa gritando improperios”, reveló.

 

La violencia sexual contra niñas y mujeres en Nicaragua llama la atención de muchas organizaciones de derechos humanos del país y del mundo. Amnistía Internacional, por ejemplo, realiza la Campaña "Mariposas de Esperanza”, orientada a la cuestión de la violencia sexual contra las mujeres en el país.

 

De acuerdo con un informe divulgado por la organización internacional el año pasado, análisis policiales revelaron que, entre 1998 y 2008, se registraron 14.377 denuncias de violación y abuso sexual contra mujeres y niñas nicaragüenses.

 

Fuente: Agencia de Información Fray Tito para América Latina - ADITAL - KAROL ASSUNÇAO - 02/08/11 -

Traducción: Daniel Barrantes – barrantes.daniel@gmail.com

Etiquetado en abuso sexual

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post