Nicaragua: Mujeres con el virus VIH-Sida piden inclusión en programas sociales.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Las mujeres que conviven con el virus del VIH-Sida demandan al Estado nicaragüense ser incluidas en programas sociales como el bono productivo y casas para el pueblo, y además exigen presupuesto para ser atendidas en el sector salud, dijo María Teresa Martínez, vocal de la Asociación de Personas que Conviven con VIH-Sida (ASONVIHSIDA).

La ASONVIHSIDA es integrante de la Red Latinoamericana de Mujeres con VIH, y está conformada por unas 300 personas, de éstas –unas 200 mujeres entre adolescentes y jóvenes, madres solteras y embarazadas, algunas por violación- tienen muchas dificultades para sobrevivir en este país centroamericano por falta de empleo y oportunidades en programas sociales.

 

 

Un 85 por ciento de estas mujeres sufren de extrema pobreza, muchas de ellas apenas tienen la educación primaria y las más jóvenes tienen problemas con sus parejas, ya que al enterarse de su condición las abandonan, intimidan o las explotan sexualmente, denunció Martínez. Es un gran reto el que tienen principalmente las adolescentes y jóvenes que conviven con el VIH.

De acuerdo con los registros de ASONVIHSIDA, hay mujeres de 14 a 16 años con hijos y con el gran problema de poder mantenerlos, por lo que se emplean en el trabajo doméstico y acuden a los controles de salud a escondidas de sus patrones, ya que si se enteran de su padecimiento las despiden, con lo que violan la Ley 238, que protege a las personas que conviven con VIH, explicó la activista.

Aunque se ha mejorado la atención en los hospitales de referencia nacional, únicos que atienden estos casos, aún hacen falta medicamentos.

El tratamiento antirretroviral lo reciben las personas que conviven con el virus gracias al aporte del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, porque el Ministerio de Salud, aunque tiene un presupuesto, no especifica cómo lo destina especialmente para estos casos, dijo Martínez.

Aunque existen siete instrumentos internacionales suscritos por Nicaragua y ocho estrategias de políticas nacionales, hacen falta garantías del cumplimiento de los derechos a favor de las mujeres adultas, adolescentes, niñas y niños que conviven con el VIH-Sida.

La Estrategia sobre VIH-Sida, basada en la promoción y defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes de Nicaragua 2008-2012, elaborado por la Federación Coordinadora de ONG que trabajan por los derechos de la niñez y la adolescencia (Codeni) y Save The Children, analiza el estado de la niñez y la adolescencia respecto a esta enfermedad y hace una propuesta para una atención integral basada en Derechos Humanos (DH).

Según esta Estrategia, las representaciones sociales nicaragüenses insisten en relacionar al VIH-Sida con la inmoralidad, el pecado y el castigo divino, lo que afecta la posibilidad de tomar medidas de prevención en el país.

Las acciones del Estado y de algunas organizaciones sociales se enfocan en motivar el uso del condón en las relaciones sexuales como una forma de prevención dirigida a las y los adultos y a las y los jóvenes que tienen vida sexual.

Sin embargo, se carece de otras acciones con enfoque de derechos y desarrollo humano y se “invisibiliza” a niñas, niños y adolescentes víctimas de agresiones sexuales.

Las mujeres, niñas, adolescentes, jóvenes y adultas que ya conviven con el virus del VIH-Sida, no sólo luchan contra la enfermedad sino que la mayor batalla la tienen que enfrentar en el campo social, educativo y laboral, sostuvo Arely Cano, presidenta de ASONVIHSIDA.

Se estima que en Nicaragua la actividad sexual inicia entre los 12 y 13 años de edad, por lo que urgen planes de educación sexual y reproductiva para las y los adolescentes, sostienen ASOMVIHSIDA y la Estrategia de la Codeni.

Sobre el Manual de Educación Sexual aprobado este año por el gobierno “no sabemos qué ha pasado, no tenemos noticias de su aplicación”, dijo Cano.

La activista manifestó su preocupación por la situación de las adolescentes que se encuentran desprotegidas, no sólo por la falta de información y educación sexual en hogares y escuelas, sino también porque están expuestas a las agresiones sexuales, lo que también las hace vulnerables ante embarazos, infecciones de transmisión sexual y el VIH-Sida.

Es urgente que en las escuelas se pueda aplicar el Manual de Educación Sexual y que los funcionarios del Ministerio de Educación no sigan predicando que la abstinencia es la solución, porque en muchos casos aunque la adolescente se abstenga está expuesta a la violencia sexual.

Un monitoreo de medios del Movimiento Contra el Abuso Sexual (MCAS) indica que este 2011 se reportaron 80 procesos judiciales por delitos sexuales sufridos por menores de edad, principalmente niñas y adolescentes.

El MCAS demanda al Estado nicaragüense brindar protección y atención a las niñas, niños y adolescentes agredidos sexualmente, y que el Poder Judicial vele porque las niñas y adolescentes víctimas de violación accedan a la justicia sin trámites de mediación y cero manipulaciones de estos casos.

Hasta 2008 se reportaron en Nicaragua 164 adolescentes con VIH-Sida, y 31 con Sida; en 2011 se registraron 700 nuevos casos de personas que contrajeron el virus, para sumar un acumulado de 6.706 personas que conviven con la enfermedad, según ASONVIHSIDA. Aunque también se estima que hay un subregistro de más del 60 por ciento.

La Estrategia de Codeni recomienda la necesidad de una educación de calidad para niñas, niños y adolescentes desde el hogar, la escuela y la comunidad, con una nueva cultura de la sexualidad basada en la igualdad de género, respetuosa, autónoma, sana, placentera, y sobre todo responsable frente a los desafíos básicos de la vida como los embarazos y las enfermedades.

La Codeni recomienda al Estado cumplir con los instrumentos jurídicos nacionales e internacionales como la Cumbre Mundial a Favor de la Infancia, celebrada en 2002, donde se reiteró el compromiso de luchar contra los VIH-Sida como obstáculo para el desarrollo integral de niñas, niños y adolescentes, y el cumplimiento de un mundo justo para ellas y ellos.

 

Fuente: Amecopress/Cimac - Managua - NELSON RODRIGUEZ - 19/12/11 -

Etiquetado en SALUD

Comentar este post