Obesidad y cáncer.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres


2983919419_1793090698.jpg

Los estudios epidemiológicos han demostrado que la obesidad es factor de riesgo de algunas neoplasias. En la mujer obesa está incrementado el riesgo de carcinoma de endometrio, mama, ovario, cérvix, vesícula y vías biliares. En concreto, la obesidad abdominal y la ganancia de peso se consideran responsables del aumento del riesgo de contraer cáncer de mama posmenopáusico.
Teniendo en cuenta la alta incidencia (1 caso cada 10 mujeres), cualquier aproximación dietética que ayude a prevenir esta enfermedad sería muy valorada. Los estudios epidemiológicos muestran que la obesidad  durante los años de la adolescencia , es un factor protector del cáncer de mama (posiblemente la hiperinsulinemia en la pubertad produciría alteraciones de la esteroidogénesis y anovulación), pero la perpetuación o la aparición de la obesidad despúes de la adolescencia es factor de riesgo, posiblemente a través de las concentraciones aumentadas de insulin grwth factor de tipo 1 (IGF-1) y de la hiperinsulinemia, que podría interaccionar con los receptores estrogénicos de la mama.
En estudios recientes se ha demostrado que la hiperinsulinemia, los elevados niveles de IGF-1 y el cúmulo de grasa abdominal son marcadores de alto riesgo de cáncer de mama. al igual que las concentraciones elevadas de estradiol y testosterona libre.
El mecanismo por el que estas alteraciones metabólicas pueden promover la carcinogénesis es desconocido. En las obesas, es conocido el que el aumento de los depósitos grasos produce un exceso de ácidos grasos libres y de factor de necrosis tumoral alfa, y ambas sustancias están involucradas en la resistencia a la insulina. La hiperinsulinemia parece que puede favorecer la actividad proliferativa e invasiva de las lesiones preneoplásticas como el carcinoma ductal in situ. Por tanto, la disminución de peso combincada con el programa de ejercicio, podría disminuir las concentraciones de estrógenos e insulina en las mujeres obesas, y disminuir su riesgo aumentado de cáncer de mama.
La intervención debería llevarse a cabo alrededor de los 45 años, ya que en esta edad es a la que el carcinoma ductal in situ podría sufrir una involución espontánea.

Fuente: publicado por Nutrición Hospitalaria  - Organo Oficial de la Sociedad Española de Nutrición Parenteral y Enteral -Revisión - Obesidad en la mujer -  (Aula Medica Ediciones)

Etiquetado en SALUD

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post