Parir desde la pobreza.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres


bebedurmiendom1Desde que tenía apenas 6 años los pibes del barrio lo empezaron a llamar "El Ratón".Pasaron muchos años desde aquel bautismo de prepo. Ahora yá ronda los 18 y ya nadie se recuerda que alguna vez, cuándo todavía estaba en la panza de su mamá, lo soñaron Alejandro; con un destino magno que nunca llegó. El siempre fué y será "el Ratón" para todos. Cargando con un apodo que le asestaron por esa altura siempre escasa, la melena renegrida y salvaje y la histórica manía de andar corriendo, como queriendo escapar. Todo el tiempo. Fugando quién sabe de qué dolores de ese barrio al que alguien, en la ciudad, llamó "El Progreso" como una ácida ironía de un lugar anclado en la exclusión más honda. 
Su mamá, la Rosa, tuvo desde siempre y sin saberlo una pertenencia de fuego. Es parte de ese colectivo de madres que se ubican hoy en el 37% de mujeres en edad fértil hundidas en la pobreza o la indigencia. Una investigación de la ONG "Observatorio de la Maternidad" reveló que 2.943.371 mujeres, de entre 19 y 49 años de edad, habitan en los principales centros urbanos argentinos. Y de ellas "el 28,6% es pobre y el 9,1% es 9,1% es indigente". Pero además, el mismo informe resaltó que "la transmisión intergeneracional de la pobreza comienza en el hogar, y los hijos de madres y padres pobres tienen una alta probablidad de ser pobres, y las y los niños que crecen en hogares pobres, incluyendo los hogares encabezados por mujeres, crecerán y replicarán estas condiciones".
Ni "el Ratón" ni la Rosa saben que llegaron marcados por el estigma de pertenencia a esa estadística que no perdona. Que no deja margen alguno para volar hacia otras tierras menos crueles. Predestinados a la resignación o al odio por ese karma devenido sistémico. Nacidos y empujados a los abismos en geografías que repiten la historia una y otra vez en un círculo que se parece demasiado a un sino feroz. "Es como llevar una cruz encima, ¿no?. La cargó mi mamá y la voy a cargar yó también; tiene que ser así", dice resignadamente Romina, con sus 15 años, mientras ve rondar los dolores de su madre sobre sí misma como un fantasma que la busca y la seduce. Como una araña que va tejiendo su tela en la que espera pacientemente que se pose su enemigo para atraparlo y luego devorarlo impiadosamente.
El informe del Observatorio de la Maternidad desnuda que "las mujeres que son madres en Argentina se encuentran en una condición social de mayor vulnerabilidad" con respecto a las que "están en la misma situación", son "jefas de hogar o cónyuges pero no tienen hijas o hijos". Y recordó que en "el período 2003-2006" el 39,9% de las madres eran pobres, una cifra que caía al 8,6% frente a las mujeres sin hijos.
Las inequidades de un país que empuja a los acantilados de la nada a millones que juntan desde las migajas que deja la brecha del desamparo, generan que el grueso de las mujeres en edad fértil padezcan anemia ya crónica que simboliza la crueldad de la desnutrición. Es un círculo sanguinario, nacido en la más férrea determinación de un sistema dispuesto a sobrevivir a partir de la expulsión. De la estigmatización de quienes van aportando más y más vidas a un ejército de vulnerados. Que responde a la lógica atroz de que pertenecer es un verbo destinado a unos pocos.
Mientras desde el otro lado de la vidriera hay millones que miran y crecen sin la oportunidadde la vida justa.
Fuente:  artículo publicado por CLAUDIA RAFAEL el 25/01/10 en PELOTA DE TRAPO - citando fuente de datos: DIARIO HOY - La Plata - 13/01/10 - Edición 1686

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post