Prostitución infantil en ascenso.(1)

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

'Hay que tratar de pensar el país desde la infancia'
Carlos Cajade

La Argentina no es el paraíso esperado para millones de niños y adolescentes, es más puede asemejarse al infierno. Si se piensan en las cifras que arrojan los organismos internacionales sobre pobreza, mortalidad infantil, deserción escolar, niveles de analfabetismo, hogares más pobres comparados con los más ricos y que el 58,5 por ciento de los niños y adolescentes menores de 18 años son pobres o indigentes, esto implica que cerca de 12,5 millones de niños y adolescentes, o sea el 33,3 por ciento de la población total, sin contar adultos, son pobres o indigentes. Esto lo afirma el Informe anual de la UNICEF: ¨Estado mundial de la Infancia 2006¨.

La cifra de por sí es escalofriante, la realidad mirada sin el prisma economicista que se le intenta imprimir a estos informes, que luego bajan los grandes medios de comunicación, son un infierno más que temido, porque no es que darán calor, sino que los queman en las hogueras de la exclusión.

En este panorama siniestro y doloroso, estos millones de niños que todos convocados sumarían varias multitudinarias movilizaciones históricas de nuestro país. Pensemos en una 9 de julio desde el Obelisco hasta la avenida San Juan o más allá, de vereda a vereda, toda ella repleta de niños y adolescentes, como fueron las movilizaciones de antes de las elecciones del 31 de octubre de 1983, tanto por el partido radical como el justicialista. O pensar en la convocatoria de la CGT – Confederación General del Trabajo, del 21 de agosto de 1951, cuando le pidieron a Eva Perón que fuera vice presidenta de la República. En la movilización para recibir a Perón, el 20 de junio de 1973, en Ezeiza y podemos agregar las exequias de Juan Domingo Perón, el 1º de julio de 1974, todas estas movilizaciones multitudinarias duplicadas sumarían la pobreza de niños, niñas y adolescentes de nuestro país.

Las imágenes son el mejor testimonio de pensar que estas cifras no son cifras, son pobreza y que estos niños, niñas y adolescentes pagan por un país quebrado, envuelto en la corrupción supina y donde las responsabilidades son claras, no se puede seguir mirando al costado.

La prostitución infantil es producto de la pobreza, las niñas de cinco y seis años en adelante se ofrecen en lo que se denomina la Triple Frontera, donde el turismo y el sexual también, busca de pequeñas y adolescentes para el placer y la depravación adulta.

La región está comprendida entre la provincia Argentina de Misiones, cuya capital es Posadas, Foz do Iguazú en Brasil y Ciudad del Este en Paraguay, zona de turismo explosivo en los últimos años, sostienen diversos informes, entre ellos el de la UNICEF. Donde es paradójico pero la Central de Inteligencia Americana (CIA) sospecha que allí hay un centro terrorista internacional. En ese lugar miles de niños, niñas y adolescentes son impulsados a prostituirse, porque la oferta turística es importante.

Por otro lado, y lo hemos sostenido en varias oportunidades, los informes internacionales y el trabajo de estos organismos son importantes a la hora de develar flagelos, pero con escasa preponderancia cuando se trata de solucionar dichos azotes.

Este 12 de diciembre el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia – UNICEF - en la localidad brasileña de Foz do Iguazú, a partir de las 10,30, en la sede de Itaipú Binacional, se dio difusión a dicho informe, el cual analiza la problemática de la infancia en la región, en el ámbito de la salud, educación, protección y sida y fue elaborado por las oficinas de Unicef de los tres países.

Por otro lado, el estudio comprendió el análisis de 62 municipios de la región, 15 argentinos, 32 brasileños y 15 paraguayos, donde viven cerca de 880 mil niños y niñas, que representan en promedio el 45 por ciento de la población de la frontera compartida por los tres países.

Además, la Organización Internacional del Trabajo, OIT estima que hay entre las tres ciudades que componen la zona de la Triple Frontera unos 3.500 chicos menores de 18 años en situación de explotación sexual, que se divide en dos modalidades: los que son obligados por sus padres a prostituirse y los que son utilizados como mercancías por mafias. "Es muy fácil cometer un delito aquí", señaló en alguna oportunidad Marcelina Antunez, responsable del programa de la OIT, y justificó sus dichos en la permeabilidad de la Triple Frontera. "Cruzan el río en canoa y se llevan chicos. Es un far west", sostuvo.

Por otro lado sostuvo que la única explicación que encontraba era que "se trata de plata fácil, porque a los turistas no les cuesta nada dar unas monedas". El turismo constituye la principal clientela y las organizaciones que explotan chicos se sirven de la infraestructura turística para concretar su negocio. "Antes, era muy difícil que la gente reconociera que eso estaba pasando. Pero de a poco fuimos generando conciencia y nos llegaron muchas denuncias", indicó.

Para los misioneros la explotación sexual de los niños y adolescentes en Puerto Iguazú no es novedad. Tampoco lo es para los miles de turistas que se alojan en los hoteles del lugar. Basta entrar por la ruta 12, sobre todo cuando cae la tarde, para encontrarse con pequeños de entre seis y 18 años ofreciendo sus servicios a los recién llegados.

Además, ese mismo escenario se repite en Foz de Iguazú y Ciudad del Este. Hasta se conocen los boliches nocturnos donde se ofrecen a los menores mientras la policía "custodia" las calles.

<<<<continua>>>>

Etiquetado en abuso sexual infantil

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post