Prostitución infantil en ascenso. (2)

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

El informe de la UNICEF sostiene que verse en la necesidad y muchas veces en la obligación de prostituirse tiene su razón en los altos índices de pobreza extrema de las familias que integran las víctimas, sin servicios sociales que garanticen la salud, educación y protección, según las conclusiones del informe.

No hay cifras oficiales o de organismos que tengan un seguimiento de la explotación sexual asociada al turismo y tráfico de drogas, no hay estadísticas en ningún país se sostiene. En nuestro país hay, como se denomina, un reclutamiento de jóvenes para prostíbulos y trabajo en la calle.

A esto se debe asociar la violencia contra los niños que no sólo es feroz, es parte de una sociedad donde ha penetrado la práctica de la tortura, y el eslabón más frágil son los niños y niñas. El relevamiento que realizó el Juzgado de Menores de Eldorado, provincia de Misiones, nos muestra que hay 850 casos en el año 2004: estos casos son de abuso sexual, incesto, golpes y abandono.

El SIDA-HIV aumenta, sobre todo en las mujeres, aumenta el analfabetismo y los indocumentados. Aumentan los índices de mortalidad infantil, desnutrición, inadecuado saneamiento básico, no hablemos de vacunación, ni medidas de prevención para las adolescentes madres. A esto se agrega el lamentable cuadro de la falta de registro de nacimientos y la documentación correspondiente.

El informe sostiene que: ¨En los municipios argentinos ni siquiera existen datos actualizados sobre la cantidad de niños no registrados y sin documentos¨.

Las enfermedades prevalentes en la infancia, que son las enfermedades del aparato respiratorio, infecciosas y parasitarias, preocupan en los tres países. 'Esto demuestra la necesidad de ampliar los programas de promoción de salud y prevención de enfermedades', dice el informe.

La mayoría de los departamentos argentinos y paraguayos tiene una tasa de mortalidad infantil superior a la media de Brasil (14,4 por mil nacidos vivos en la Argentina y 19,4 en Paraguay). En los tres países hay que mejorar la atención prenatal, parto y posparto. El embarazo adolescente es otro gran problema.

Y nuestro país tiene la triste realidad de ser la ruta por donde sale la prostitución infantil, ya que Misiones es la provincia por donde se provee de negocio sexual para el interior del país y exterior.

Mientras Misiones es la gran proveedora, la Triple Frontera es una suerte de paraíso e infierno a la vez, el paraíso de los grandes negocios de las organizaciones criminales que se dedican a la explotación sexual infantil y el infierno tan temido para miles y miles de niños, niñas y adolescentes, la mayoría de ellos en situación de calle.

Esta es una red, según informó un medio gráfico masivo, diario La Nación, que indica como actúan los criminales del negocio y explotación sexual que operan en red y buscan menores en esta provincia para "exportar" a otras como Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires y a otros países, en especial a los países limítrofes de Brasil y Paraguay. Porque no sólo hay una ruta de tráfico de niños interna, sino que también hay una internacional. Chicos que van y chicos que vienen.

Los niños y niñas, adolescentes invisibles, aquellos que nacieron en un hogar invisible y diezmado por la pobreza, donde hizo estragos la desocupación, luego el alcohol, posteriormente la droga de niveles altamente perjudiciales como es el paco, posteriormente el delito y como última salida la entrega de sus propios niños en las redes de la prostitución.

Son familias, por llamarlas de alguna forma, que han quedado en las redes de la marginación total. Sobre estas bases acuden las organizaciones criminales de prostitución infantil, se trata de no buscar, no delatar, no denunciar la desaparición de los niños. En otros, en miles de casos, los chicos son secuestrados e inducidos por las prácticas más salvajes a prostituirse.

Por otro lado sostienen que Buenos Aires es un lugar de tránsito, de ahí al sur del país y hacia ciudades portuarias o a las zonas de frontera.

En el caso de las provincias de Misiones, Formosa y Corrientes hacen el intercambio con los países limítrofes, sobre todo con Paraguay. En el caso de la provincia del Chaco aparece como una distribuidora de chicos, más que una receptora.

También, es bueno conocer cuales son los pasos fronterizos más débiles como sostienen los especialistas, de estas zonas calientes de la trata de niños. Bella Vista y Paso de los Libres, en la provincia de Corrientes; Resistencia y Las Palmas, en el Chaco; Clorinda, en Formosa; Alberdi, en Paraguay; Bernardo de Irigoyen, San Pedro, San Antonio y El Soberbio, en la lúgubre Misiones.

El paraíso desaparece y la hoguera se enciende una y otra vez, cada niño, niña, adolescente, un chico menor de 18 años que queda atrapado en el negocio criminal de la prostitución infantil, es un ser humano que tendrá un presente nefasto y un futuro infernal.

Muchos son los mecanismos que se pueden utilizar para intentar solucionar este infierno, pero lo real es que desde los gobiernos, las políticas de estado no albergan ese pensamiento de Cajade sobre pensar el país desde la infancia. Sólo son políticas emparchadas, donde afloran las mezquinas estadísticas de si se ha bajado un punto la desocupación, la desnutrición, o la pobreza. Mezquinas y que esconden otra realidad no tomar como esencia que cada niño, niña o adolescente merece una vida digna.

Por eso, como decía Carlos Cajade, recientemente ha muerto, hombre dedicado a proteger, cuidar los niños, niñas y adolescentes. El cuidado integral de los niños debe ser una política de Estado, aquel Estado, gobierno de cualquier nivel que no lo toma como tal es responsable de insuflar la hoguera donde estos niños se quemarán definitivamente.

En algún momento histórico, nuestros niños fueron los únicos privilegiados, hoy son los que alimentan la hoguera de la perversión, el negocio y la explotación en todos sus niveles y estamentos, son perseguidos, reprimidos y golpeados hasta el hartazgo.

No hay políticas de Estado, hay un profundo cinismo, encubrimiento y falta de sensibilidad ante la problemática de la niñez en nuestro país.

Se piensa en largos informes, se ejecutan largos discursos, pero las soluciones no afloran, los parches se están rompiendo, y la hoguera sigue consumiendo millones de niños.

Fuentes: Clarín, TELAM, La Nación, UNICEF y Periodismo Social
Publicado por: LA FOGATA DIGITAL

Etiquetado en abuso sexual infantil

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post