Represión a las Damas de Blanco en Cuba.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Damas-20de-20blanco-20-afiche.gifEn medio de fuertes críticas de EE.UU y de la Unión Europea sobre la situación de los derechos humanos en Cuba, donde según grupos independientes hay alrededor de 200 presos políticos y del planteo realizado por Amnistía Internacional, que instó al régimen castrista a revocar todas sus leyes represivas y a liberar a todos los "presos de conciencia", un nuevo incidente puso al gobierno de Raúl Castro en la mira política internacional. Sucedió con la violenta represión que sufrieron las denominadas Damas de Blanco, un grupo formado por mujeres y esposas de opositores cubanos presos.

Fueron detenidas mientras realizaban una marcha pacífica en La Habana, en protesta por el 7º aniversario del encarcelamiento de 75 disidentes y luego de haber visitado a un periodista que realiza una huelga de hambre, desde el 24 de febrero, denunciando el trato que reciben los presos políticos en las cárceles de la isla. Guillermo Faríñas, el disidente que realiza la huelga de hambre, inició su reclamo luego de la muerte de Orlando Zapata, otro dirigente que practicó una protesta similar durante 68 días y denunció que en su país se ha multiplicado la construcción de cárceles, asegura también que no existe un programa de reinserción social de los detenidos y la falta de higiene y medicamentos. Afirma, a su vez, que el acoso a los presos políticos aumenta por el enfrentamiento público contra el régimen y dice que esa situación genera represalias tales como la quita de visitas reglamentarias conyugales y amenazas a los familiares de los detenidos.

En el caso de las Damas de Blanco, las mujeres marchaban en conmemoración del aniversario del arresto, en 2003, de sus esposos y familiares en una redada conocida como "la primavera negra". A la salida de una misa, cuando iniciaban una marcha hacia la casa de Guillermo Fariñas, fueron acosadas por partidarios del régimen castrista y luego llevadas por la fuerza por policías de civil hacia dos autobuses, obligándolas a subir y trasladándolas hacia la casa de otra de las disidentes. Cuba ha negado en forma permanente la existencia de presos políticos y denomina "mercenarios" a los detenidos por delitos no comunes o penales. De acuerdo con los informes recabados por organizaciones extranjeras, aún hay en Cuba unos 200 detenidos "políticos", entre ellos 75 condenados en 2003 (fuente del reclamo de las Damas de Blanco) a quienes se habrían sumado en las últimas semanas unos 25 detenidos para que no asistieran al funeral de Tamayo Zapata. Muchos esperaban que el cambio de Gobierno en Cuba, con la asunción de Raúl Castro luego de la renuncia de Fidel, modificara la situación interna de la isla. Más aún cuando EE.UU dió señales de cambio en su actitud de anunciar que flexibilizará el bloqueo económico que mantuvo durante décadas, e inclusive apoyó la moción de abrir las puertas para que Cuba reingresara a la Organización de Estados Americanos.

Lo que ocurre en Cuba es incomprensible en un mundo globalizado que impulsa el respeto de los derechos individuales. Al gobierno se le van agotando las excusas para mantener una estructura férrea y criticable; cuando la realidad marca la necesidad de una apertura democrática, solicitada aún por aquellos que defendieron al régimen ante los organismos internacionales.

 

Fuente: URL.http://www.los andes.com.ar/notas/2010/4/3/editorial-481724.asp 

Etiquetado en derechos humanos

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post