"Si no te parece casarte con alguien de tu mismo sexo, no lo hagas: pero no se lo prohibas a otra"

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Kena (52) explica que aunque empezó a twitear (@KenaLorenziniL) con algo de susto, fue una necesidad para mantener informada a la gente sobre lo que “me parece tiene que ser difundido y que no se publica en los medios de comunicación masiva”

Su blog cumple una función similar. Le permite subir reportajes fotográficos sobre las últimas marchas y movilizaciones a favor de la igualdad y de los estudiantes. “Incluso la Marcha por tus valores”, que organizó un grupo en reacción a las movilizaciones por los derechos igualitarios —indica—, “porque me interesa ver la realidad. Están publicadas para que la gente las pueda ver y no se quede sólo con lo que muestran los medios de comunicación” (lorenzinilorenzinikena.blogspot.com/).

Resalta que nada de lo que hace es objetivo, ya que elijo lo que veo. Sabe que es políticamente incorrecta: “Digo demasiado lo que pienso, a la que no hay que invitar al Senado” explicando que tiene conciencia que es una persona con ideas que sacan roncha a varios sectores del país.

Y. claro, es de las que pregunta y cuestiona sobre la injerencia de la Iglesia en temas que atingen a la sociedad civil. Se interroga: “¿A quiénes representan las iglesias, instituciones en donde las mujeres no están representadas?” puntualizando que Chile tiene un Estado laico y que no debieran ser opinantes en nada que le corresponde a la sociedad civil.

Dice ser una mujer de izquierdas y se apasiona con los tema de la política contingente. Algo que nunca perdió desde que comenzó su trabajo como fotógrafa de las revistas Hoy y Análisis y que la llevaron a estar detenida durante la Dictadura por su labor registrando las protestas en las calles y poblaciones.

Cuenta que cuando fue a la Marcha por tus valores, se quedó conversando con un joven de 18 años que venía de Concepción. “Le pregunté por qué le temía a los matrimonios del mismo sexo. Me contestó que lo que lo preocupaba era que si se aceptaba el matrimonio homosexual, estos podrían perjudicar después a las heterosexuales. Como si el mundo se fuera a dar vuelta y todos se fueran a convertir en gays y lesbianas”

 

Y, usted, ¿qué le dijo?

Al rato le dije: “Mira soy lesbiana, feminista, tengo pareja y viste que ni te comí ni te traté mal ni te escupí. En 40 años ojalá te acuerdes de mí y veas que las cosas en la vida no son así”.

Le expliqué que lo que él pensaba era como si cualquier cosa a favor de alguien que le das mayor libertad la va a usar en contra tuya o si se aprueba la ley de matrimonio homosexual todos los hombres y todas las mujeres van a casarse entre ellos. Es un pensamiento demasiado básico que puedo entenderlo en un joven que está formado de cierta manera, pero lo que no puedo entender es que haya parlamentarios y jerarcas de la Iglesia Católica, que piensen así. Una institución donde sólo pueden votar algunos hombres, que son los cardenales, y las mujeres no tienen ni derecho a voto, son ciudadanas de segunda categoría. Es el único estado que tiene dictadura y que está aceptado en las Naciones Unidas. Donde sólo votan los hombres de cierta jerarquía. Es insólito.

 

Totalmente en contra de la Iglesia Católica…

“¿Pero como no voy a estar en contra si hemos vivido dos mil años de abusos a las mujeres? Primero nos dijeron que no teníamos alma, después no quemaron, luego que no teníamos derecho al placer y que no somos dueñas de nuestro cuerpo. Cómo voy a querer eso. Es como querer a tu torturador.”

“Aclaro que no es que me molesten las personas católicas. Cómo me va a molestar si mi madre lo es y creo que es un ser espiritual. Pero transformar la espiritualidad en dogmas para prohibir a otros lo que a mi me da miedo, eso es lo que no acepto. Tengo dos sobrinos curas y los encuentro fantásticos a los dos porque son personas espirituales. No estoy en contra de ello.”

 

ACUERDO DE VIDA EN PAREJA Estudiosa de la temática de género, se define como lesbiana política. Sobre el tema. cuenta que en su caso, no fue hasta los 28 años que se enamoró de una mujer. “Finalmente es una opción en la cuál decides u optas por un camino” puntualiza.

Profundizó el tema en el Master de Psicología Social con mención en psicoanálisis que terminó el año pasado en la Universidad Adolfo Ibáñez, cuya tesis es el libro que acaba de publicar, resultado de una encuesta realizada a parejas lésbicas en el sitio www.rompiendoelsilencio. cl. Al mismo tiempo señala que no cree en la heterosexualidad ni en la homosexualidad. “Somos seres sexuados que tenemos sexualidad y cómo juzgamos la sexualidad no tiene que ver con un ser humano fijó”

A propósito del tema ¿no le parece un avance en el ámbito de los DDHH el proyecto de Acuerdo de Vida en Pareja, AVP, enviado por el gobierno al parlamento?

No creo que sea un avance en los derechos humanos de la diversidad sexual. Como está planteado el proyecto de AVP no es la respuesta frente a la exigencia de DDHH iguales para todos y todas losas ciudadanos/as. quienes de acuerdo al artículo 1 de la Constitución deben ser iguales en dignidad y derechos. Por lo tanto, hablando de derechos propiamente tal no es un avance, quizás un retroceso en el sentido que instaura una alternativa que dejaría por escrito en la ley que hay ciudadanos de primera y segunda categoría.

Además, al leer el proyecto, se resalta el vínculo amoroso, el cuidado mutuo y mucha parafernalia en torno a eso, pero en el articulados desaparece, ya que no se cree en el vínculo afectivo pues se le pone como condición un mínimo de un año de convivencia, o que no pueden ser parientes —bueno aclaro que anecdóticamente yo soy hija de padres primos hermanos y eso es bien frecuente en Chile—, y así otra serie de cosas que a mí me parecen indignas.

Lo que se señala en el proyecto, podría bien ser un buen acuerdo legal ya que es meramente patrimonial, un acuerdo entre privados. que en una Notaría si tienes plata lo puedes hacer. Pero como hay gente que no tiene dinero para contratar abogados, deberán conformarse con esto.

¿Qué otras críticas le hace a este proyecto? Me parece gravísimo que no otorgue al contrayente superviviente una porción en la sucesión igual a la que recibe un cónyuge: lo que implica que sólo si se ha testamentado puedes dejar a tu pareja en mejor situación que a sus parientes. Subordina todos los escasos derechos hereditarios, ya sea en una sucesión en que haya o no testamento de por medio, al que haya transcurrido un año de vigencia del AVP, o sea si mi pareja se muere a los 11 meses 29 días yo sería nadie para ella ante la ley. El proyecto cacarea sobre el reconocimiento al vínculo afectivo y al cuidado mutuo, cuando la única causal para que el AVP se disuelva, sin siquiera advertirle al otro contrayente (además de la muerte de uno/a de ellos, obviamente) es que una/o de las/os dos se case. Todas las otras causales te exigen escritura pública, es decir, sólo el matrimonio heterosexual te permite “escapar” a este compromiso en forma algo artera según mi punto de vista, entonces me parece de doble filo. Y, aunque no tengo interés en casarme. el AVP no te cambia tu estado civil, sigues siendo soltero y menos aún propone o hace alguna mención al tema de la filiación.

Algo que me parece de la mayor gravedad — debido a la codicia que se produce muchas veces en algunas familias—, es el hecho que si uno de los contrayentes del AVP cae en una incapacidad el otro no pueda ser su representante legal, lo que es inaceptable.

El proyecto se presentó al Parlamento sin urgencia, ya veremos cómo se discute y qué cambios para peor o mejor van a hacerle, cuando la guerra ya está declarada por parte de algunos parlamentarios UDI, así es que a hay que esperar.

 

Del proyecto de AVP ¿no cree que se pueda negociar algo?

Si tuviera que negociar aceptaría el AVP a cambio de que YA! AHORA! (levanta la voz) se promulgue una ley antidiscriminación que incluya la identidad de género, sino de poco va a servir tener pseudo solucionado lo patrimonial si en cualquier momento te pueden echar del trabajo, o si eres transgénero no puedes usar tu nombre en concordancia con tu sexo para contraer el AVP. Eso atenta contra un derecho humano el derecho a la identidad personal.

Pero contestando la pregunta, pienso que parte de la sociedad civil que está involucrada en el tema y que han sido interlocutores válidos del legislativo, como la Fundación Iguales y el MOVILH. estoy segura que no estarán conformes con el proyecto de AVP y harán sugerencias. Fundación Iguales tiene bastantes claridades en lo que a asuntos legales se refiere. Ahora hay otras voces más disidentes, no tan legitimadas que han exigido su derecho a ser escuchadas. Por ejemplo la Corporación Humanas, el Movimiento Unificado por la Diversidad Sexual. MUMS y la Organización Trans. OTD que tienen mucho que aportar pero que su prioridad es la ley antidiscriminación, que incluye la identidad de género, a lo mejor resulta una mejor ley de AVP.

 

Es decir, hay discriminación dentro de la discriminación.

Una discriminación eterna. Discriminación, porque no se nos invita al debate, en el sentido que se invita a hombres, blancos. etc. En este caso. los únicos interlocutores válidos para el legislativo, la Comisión Constitución, Legislación y Justicia fueron Pablo Simonetti, Luis Larraín y el Movilh. La Corporación Humanas y el MUMS (Movimiento Unificado por la diversidad sexual) tuvieron que pedir ser escuchados. Cómo es posible que en temas tan importantes y controversiales para el país no investiguen más.

 

Y, honestamente, ¿esperaba que durante el gobierno de Piñera se tratara el tema del matrimonio homosexual?

Lo tendría que esperar de cualquier Gobierno. Estoy segura que si se tratara del tema del royalty, sabrían a quien convocar para escuchar. Invitan a quienes están más o menos de acuerdo con su discurso. No comparto para nada propuestas como que nosotros podemos adoptar niños porque es mejor que estén con nosotros que en un orfanatorio u hogar de menores. Creo que nosotros podemos tener hijos porque somos personas absolutamente normales. comunes y corrientes que tenemos derecho a ello, a adoptarlos, criarlos. amarlos y protegerlos. Punto. No creo que en vez de estar botados en la calle mejor que estén conmigo. Qué es eso. Eso es lo que sí cree alguna gente que dirige entidades de la diversidad sexual. Y ese es la gente que es invitada a hablar. Se pierde dignidad. Yo, Kena Lorenzini, pierdo dignidad si digo que es mejor que un niño esté conmigo a que esté botado. Por favor. qué estoy diciendo de mi al decir eso.

¿Usted quiere adoptar?

 

No. ya no tuve. Alguna vez quise hacerlo. fui al Servicio Nacional de Menores, Sename, dos veces y te juro que fue vergonzoso. Para adoptar como soltera —ni siquiera como lesbiana porque hubiera sido ridículo en ese momento— las posibilidades eran casi nulas. Estaba en una de las últimas posibilidades. Tal fue lo escandaloso que fue para mí la última charla, que me retiré cuando una de las funcionarias dijo algo así: “vayan sabiendo que todos los niños que nadie quiere son los que podrían ser para las mujeres solas que quieran ser mamás, para qué decir los hombres solos”

Volviendo al tema anterior, usted señaló que no ha tenido mala relación con algunas autoridades de este gobierno…

La verdad es que tengo una buena relación. Podré ser una persona muy puntuda, pero soy muy decente. En general tiendo a decir lo que pienso de frente. Un ejemplo de eso es en el Twitter donde uso mi nombre real. Me sigue gente de derecha, a varias las he entrevistado en la radio, con los cuales tengo una relación honesta y decente. No les deseo lo peor en sus vidas personales. Sólo quiero que fracase su sistema, que son dos cosas distintas. Y no creo que ellos me odien, habrá gente que debe pensar que soy una izquierdosa “upelienta” o una “degenerada” pero en general no tengo una mala relación. De hecho te puedo decir que tengo una buena relación con la ministra del Sernam y con la diputada Karla Rubilar, por mencionar algunas. con las que no estoy de acuerdo en un montón de cosas, pero le tengo respeto, son mis “adversarios políticos”.

Cuando estas personas piensan que no nos podemos casar, pero sí aceptan un acuerdo de vida en común, lo converso con ellos, sé que no son malas personas y que es un proceso que les va a costar pero es el mismo que ha hecho mi familia, o que yo misma he tenido que hacer. La diferencia es que ahora ellos son autoridades. por lo tanto no pueden demorarse lo mismo que un ciudadano común y corriente. Tienen que informarse y no meter sus creencias religiosas en los problemas de un estado laico. Ellos tienen mucha más responsabilidad que un ciudadano de la calle para entender que aquí hay que ampliar los derechos humanos. Los derechos humanos son dinámicos por definición y se tienen que ir adecuando a los seres humanos y a sus decisiones. No al revés. No que las personas se tengan que restringir y las personas conservadoras quieren restringirlos.

 

Y ahora que está en el tapete el tema de dialogar, ¿no cree que a veces hay que ir avanzando paso a paso, con los que no piensan igual que usted?

Lo que no se puede es restringir los derechos. Si no te parece casarte con alguien de tu mismo sexo, no lo hagas; pero no le prohibas a otra que lo haga. Yo, por ejemplo, no me quiero casar con mi pareja mujer. Pero no por eso lo voy a prohibir por ley. Eso es lo que trato que mis adversarios políticos entiendan. Corre lo mismo para el tema del aborto. El aborto terapéutico en especial. Puede que a ti te hayan violado y, una mujer puede decidir tener un hijo producto de esa violación, pero otra puede que psicológicamente no lo resista. Esa mujer tiene derecho a elegir si quiere mantener ese feto y le da vida o no.

 

¿Aborto a toda la ley?

Yo creo en la libertad de decidir de las mujeres. En lo personal soy una feminista atípica, seguro, ya que jamás hubiera abortado, porque tengo otras creencias.

Cuando hablamos de aborto, me refiero especialmente a las personas que no tienen recursos. La gente que tiene plata tiene todas las posibilidades de hacerlo. Lo mismo pasa con la entrega de la píldora del día después. Algunos alcaldes aún se niegan a entregarla en los consultorios y a cumplir con las políticas públicas. iY nadie los sanciona!

 

¿Lleva más de la mitad de la vida en la trinchera, iSe imagina en algún momento de la vida sin estar luchando por algo?

A ver… convengamos lo siguiente: ser contestaría no significa que estoy en contra de todo y de que sea una desgraciada en la vida. Estoy a favor de la libertad de decidir. de la alegría de las manifestaciones en las calles y de que ojalá todos puedan vivir como vivo yo, que vivo bien, que es lo normal como debiera vivir la gente. No soy millonaria ni tengo 2 mil millones de dólares que nunca podré gastar en la vida. Tengo lo que cualquier persona debiera tener producto de su trabajo y el de su pareja. Lo que debiera tener todo el mundo cuando es bien pagado. cuando tuvo una educación buena. cuando tuvo una familia que la pudo acompañar en su vida. Porque hay gente de escasos recursos donde la mamá y el papá tienen que salir a trabajar todo el día y no pueden proteger ni cuidar a sus hijos, porque tienen que pasar todo el día fuera de su casa trabajando más de 8 horas.

Tengo muy claro que puedo estar donde estoy porque tuve el privilegio de haber nacido en una familia de clase media con papá. mamá y hermanos que me querían, que me protegían, que les costó asumir que tenían una hija que se les convirtió en una mujer de izquierda, que más encima se transformó ideológicamente en lesbiana, en fin. Ellos me dieron herramientas para ser ahora lo que quiero ser, porque pudieron estar con nosotros. Si todo el mundo tuviera acceso a una vida equilibrada, nada de esto estaría pasando.

 

Fuente: LAS HUMANAS - Chile - (El Periodista) - KENA LORENZINI LORENZINI - *Feminista y lesbiana, fotógrafa y psicóloga, es vicepresidenta de la Corporación Humanas, y conduce el programa del mismo nombre en Radio Universidad de Chile donde revisa los avances en los derechos de las mujeres. Bloguera y twitera, tiene ya 2 mil 500 seguidores. Este año publicó tres libros: “Seca, relatos breves”, “Parejas lésbicas, tramas del sufrimiento y emergencia de nuevos imaginarios en la subjetividad femenina” y “Todas íbamos a ser reinas, fotografías de la ex presidenta Michelle Bachelet”.

Etiquetado en Diversidad Sexual

Comentar este post