Siete de cada diez recetas de psicofármacos, son para mujeres.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Así lo indica una investigación realizada por la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad "Juan Agustín Mazza" De 15.554 recetas vendidas durante un año, más de 10.800 estaban prescriptas para una mujer.

 

"Estuve angustiada un tiempo, hace como 15 años, fuí al psiquiatra y me recetó ansiolíticos durante unos meses y cuándo mejoré dejé de tomarlos, pero desde hace unos 3 años volví a consumirlos. Si bien no me siento deprimida, tengo que estar en muchas cosas: el trabajo, los chicos, la casa, la comida, la plata, mi marido".

"Todo eso es mucho; todas esas ocupaciones, tareas y problemas que me generan ansiedad, y el medicamento me ayuda. Volveré al psiquiatra cuando tenga plata. Por ahora consigo las recetas por mi cuenta", confies Mónica (47 años)Su relato es uno de los tantos que existen, debido a que el 70% de las recetas de

viagra_mujeres_3.jpg

 

psicofármacos fueron prescriptas a nombre de una mujer. Así lo indica una investigación realziada por la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad "Juan Agustín Mazza", en colaboración con la Unidad de Farmacología para el Uso Racional de Madicamentos; Área de Farmacología y Departamento de Patología de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Cuyo, (Mendoza).

Silvana Grilli, directora del proyecto de investigación, se ocupó de seleccionar todas las recetas vendidas por cinco sucursales de la cadena de farmacias del Centro durante 2007, y luego junto con otras instituciones, procesó la información. De esa forma, logró detectar el alto porcentaje de mujeres que compran psicofármacos: de 15.554 recetas vendidas en esas cinco sucursales, más de 10.800 estaban a nombre de una mujer.

 

Grilli considera que las mujeres aparecen como más consumidoras de psicofármacos, entre otras cosas, porque los hombres no son de ir tanto al médico, en cambio ellas sí. "Elloos dicen qie no están locos y que no van a ir a un psiquiatra. Les cuesta entender que no se trata de estar loco o no, sino de que son ansiosos y que se los puede ayudar de otra forma". El objetivo del estudio buscaba determinar la utilización inadecuada y abusiva de los psicofármacos.

"Tomo ansiolíticos de vez en cuando, pero últimamente comrpo cada ves más seguido porque me cuesta dormir por más que no paro en todo el día. Trabajo en la administración pública y tengo que ocuparme de mis hijos porque el pade no trabaj en Mendoza. Estoy sola para ellos y se hace todo muy difícil" comentó Alicia de 39 años. "Es feo tener que estar seprada de tu pareja por cuestiones de trabajo; él aceptó irse, pero lleva dos años viniendo cada 15 días, y ya casi ni se justifica por el dinero que trae. Son más lo sproblemas que los beneficios. Siento angustia en el pecho y los ansiolíticos me la sacan: por suerte puedo conseguir las recetas. Los comencé a tomar porque me los recetó un clínico. Por ahora no voy a ir al psiquiatra" aclara la mujer con su voz débil por tantos problemas, que con mucho esfuerzo lograba poner en palabras.

Los cambios sociales están relacionados también con el concumo de psicofármacos por parte de las mujeres. En la investigación de Grilli se indica que la franja etaria que más psicofármacos consume va de los 40 a los 59 años. Por su parte la psiquiatra Patricia Gorra, directora del Hospital "El Sauce", advierte que las mujeres son mayoría en las consultas que reciben en consultorios externos, pero dentro de la franja etaria que va de los 50 a los 64 años. No sucede lo mismo con las personas qe consultan entre 20 y 49 años. En este caso, los hombres son un poco más que las mujeres, mientras que en la gurdia están casi igualados. "Es común que despúes de los 50 las mujeres, por la menopausia y otros motivos, consulten más a un pasiquiatra", indicó Gorra.

En el trabajo dirigido por Grilli también se detectó un alto consumo de ansiolíticos. Si bien se realizó el seguimiento de la venta de recetas de seis psicofármacos (bensodiazepinas, antidepresivos, antipsicóticos, hipnóticos, anticonvulsionantes, y antiparkinsonianos) la que superó los valores promedios de dosis diarias establecidas por la Organiación Mundial de la Salud (OMS), fué la venta de ansiolíticos bensodiazepínicos. "Las dosis diarias de referencia de la OMS que se fija para el consumo de ansiolítico es de 1, y aquí el promedio de las cinco sucursales nos dío 3,94; casi cuatro veces más del valor establecido. Sin dudas hay abuso, pero también hay necesidadde tomar ansiolítico" apunto Grilli.

Cuenta además que en la farmacia ve gente que llega y compra tres cajas de ansiolíticos todos los meses. "¿Qué hacen con esos remedios?, ¿los consumen ellos, hacen la jarra loca, los venden?", se pregunta, y advierte también que muchas personas "se hacen confeccionar la receta a nombre de ellos, pero el medicamento es para algún familiar que no tiene obra social"

 

Fuente: Diario Los Andes - Mendoza - GASTON BUSTELO - gbustelo@losandes.com.ar 19/09/10

 

Etiquetado en SALUD

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
I
Los hombres nos vuelven locas, literalmente
Responder
L


De acuerdo contigo, pero segun ELLOS somos locas de nacimiento. Gracias por el comentario y por visitar mi Blog. Susana Giosa