“Sumisa y subsidiaria”, así es la mujer en la televisión mexicana:

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

Como un objeto, sumisa y subsidiaria; así es la mujer que la televisión mexicana intenta perpetuar en sus contenidos audiovisuales, particularmente en las telenovelas; una situación que responde a los más "nefastos y atrasados”esquemas ideológicos, aseguró Epigmenio Ibarra, productor de teleseries como Las Aparicio, El sexo débil y recientemente Infames.

Durante su participación en "La noche de las publivíboras”, que tuvo lugar el pasado domingo y donde se "premió” a lo más misógino de la publicidad en la televisión mexicana, el productor señaló que para dejar de representar a la mujer de manera tradicionalista, lo que hace falta es otra televisión, porque "con la que tenemos actualmente no hay manera de variar el discurso, pues es una televisión que, así como le da la espalda a la realidad, al país, también le da la espalda a mujer”.

Sin embargo, Ibarra se dijo convencido de que erradicar esta representación de la mujer no sólo es tarea de los medios de comunicación, sino también de la familia, del hogar, de la escuela y en general de todas las instituciones del país.

Por su parte, la actriz Eréndira Ibarra afirmó que de todos los estereotipos que se intenta perpetuar en la mujer, el más "espantoso” es el que supone que una mujer con libertad sexual es una puta; "ya basta de ese tabú, nosotras tenemos la misma libertad sobre nuestro cuerpo como un hombre la tiene sobre el suyo, y por lo mismo debemos ser tratadas igual”.

"Las mujeres han crecido; quien preocupa es el hombre mexicano”

En "La noche de las publivíboras” también estuvo presente el crítico de televisión Álvaro Cueva, quien al respecto de la representación que de la mujer se hace en la pantalla chica, señaló que, si bien todavía hay mucho estigma hacia las mujeres, existen ejercicios televisivos que merecen ser reconocidos.

"Se parte del supuesto de que en todas las telenovelas la mujer aparece como una criatura babosa, que aspira a casarse y a tener un final feliz; en efecto, un alto porcentaje de las telenovelas que se consumen, no sólo en México, sino en todo el mundo, siguen esa línea, pero ahora ya tenemos otra clase de ejercicios que tienen que ser reconocidos, por ejemplo los realizados entre Argos y Cadena Tres, o recientemente dos telenovelas de Televisa: "Por ella soy... Eva”, que manejaba el tema de género, o "Porque el amor manda”, donde se nos presenta a un papá soltero que se hace cargo de su hija”.

Al preguntarle qué tanto la mujer mexicana ha cambiado en los últimos años, como para aún seguir contenidos televisivos hechos a base de esquemas tradicionales de los años 50, década en la que nacieron las telenovelas, el crítico aseguró:

"No me preocupa la mujer mexicana, me siento muy orgulloso de ella; incluso estoy convencido de que no tenemos una, sino muchos tipos de mujer mexicana, las cuales han crecido, han madurado, han logrado cosas admirables; quien me preocupa es el hombre mexicano”.

Para Álvaro Cueva es necesario involucrar a los hombres en este tipo de discusiones, porque, dijo, ellos son tan víctimas del machismo como las mujeres, lo que sucede es que culturalmente los hombres no se dan cuenta.

"Tenemos que despertar a los hombres, las mujeres ya están más que despiertas, ellas todo el tiempo discuten sus temas, no tienen miedo a hablar de sexualidad, de cáncer de mama, de vaginas; en cambio, ¿cuántos hombre hablan de su próstata? ¿cuántos del tamaño de su pene? ¿cuántos de disfunción eréctil?, concluyó el crítico.

 

Publicado por: ADITAL - Notiese - Guillermo Montalvo Fuentes - 16/10/12 -

Etiquetado en medios de comunicación

Comentar este post