Trabajo "invisible" ¿yó no trabajo?

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

image011En la puerta del Jardín de Infantes, varias mujeres conversan mientras esperan que entren los chicos.
- En la oficina me están matando, nueve horas todos los días, a veces ni puedo salir a comer .... dice una mujer
- ¿Nueve horas te parece mucho? Mi cuñada entró hace poco en una fábrica de alfajores y ¡no baja de 12 horas por día! ¡Pobre! Antes no trabajaba y tenía tiempo.
- ¿Y vos que hacés Mariana?
- Nó, yo no trabajo, soy ama de casa.
- ¡Vos sí que zafaste! Todo el día en tu casa .... comentaron las demás. Sonó el timbre y se saludaron.
Mariana se fué pensado "¿vos sí que zafaste?"
Es un lugar común pensar que las tareas domésticas no son trabajos, que las amas de casa no trabajan ... ¡Hasta las mismas mujeres, muchas veces, creen que lo que ellas hacen no es "nada"! También se suele pensar que las mujeres que trabajan fuera de su hogar, cuando regresan de la empresa, escuela, hospital o fábrica, terminaron su jornada laboral y pueden descansar como cualquier otro trabajador. Sin embargo, las mujeres son las que mayoritariamente ponen la ropa a lavar, la tienden, la planchan, preparan la comida, hacen las compras, limpian la casa, tienden las camas, ayudan a sus hijos con las tareas escolares,etc. ¿Y esto no es trabajo?
¿Qué diferencia existe entre la tarta hecha en casa y la que se puede comprar en la rotisería? ¿Qué diferencia hay entre lavar, colgar y planchar la ropa en casa o mandarla a un lavadero automático? La diferencia no está en los resultados del trabajo, (comida, ropa limpia); sino en el trabajo mismo: en la rotisería y en el lavadero hay una empleada o empleado que cocina o lava la ropa a cambio de un salario. En casa, no se cobra un peso por hacer las mismas tareas: es un trabajo gratuito que realizan mayoritariamente las mujeres y niñas desde hace siglos.
Millones de personas en el mundo viven de la venta de su fuerza de trabajo, a cambio de un salario. Sólo una minoría de capitalistas son los dueños de las fábricas y empresas que en muchos casos explotan a estos millones de trabajadoras y trabajadores. Entre los "gastos" de los dueños de las empresas, está el "mantenimiento de las máquinas". Para que funcionen bien hay que repararlas y limpiarlas, tarea que hacen los operarios de mantenimiento, a los que se les paga un salario para hacerlo. Pero los trabajadores y trabajadoras también necesitan "mantenimiento" para poder vender su fuerza de trabajo: cada mañana tienen que estar descansados, con energía renovada, con la ropa limpia y bien alimentados. A diferencia de lo que sucede con las máquinas, gran parte de ese "mantenimiento" no lo cubre el salario que cobra el trabajador: se hace gratuitamente en el hogar de la familia trabajadora.
Ese trabajo "invisible", hecho generalmente por las mujeres, permite que millones de asalariados y asalariadas se levanten todos los días preparados para ir a su trabajo, que a cada generación de trabajadores, le siga otra generación de asalariados, y que todos los miembros de la familia que se encargan del trabajo doméstico, no sean "productivos" para el sistema, y son mantenidos sin que se les reconozca su fuerza de trabajo y sin que al capital le cueste un centavo.
Vos, ¿trabajás o sos "ama de casa"?

Fuente consultada: Suplemento Nº 2 de Pan y Rosas publicado por LA FOGATA digital -

Etiquetado en Trabajo

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post